Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID LUNES 17 s 9 s 2007 ABC La naumaquia de Ulpiano Checa (1860- 1916) un ejemplo de la maestría de su pincel ABC Arte en movimiento Madrid acoge estos días la obra de un gran desconocido de la pintura española, Ulpiano Checa. Este genial artista navegó entre corrientes del siglo XIX y XX, y a todas les imprimió su propio carácter. La Real Academia de Bellas Artes le rinde homenaje POR LUIS MIGUEL GÓMEZ MADRID. Las salas de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando exhiben estos días la obra del que fuera uno de sus alumnos más aventajados, Ulpiano Checa (1860- 1916) un gran pintor, un artista entre dos siglos que cultivó el dibujo, la escultura, el cartelismo o la fotografía. Checa ha regresado a España, país que abandonó cuando aún era joven y al que nunca regresaría como pintor. Fantasía y movimiento es el título de la exposición (hasta el 30 de septiembre) en la que podremos disfrutar del secreto mejor guardado de la pintura española según el consejero de Cultura, Santiago Fisas. Carrera de carros romanos El barranco de Waterloo o Entre dos oasis son algunas de las 50 obras que se muestran tal y como lo hubiera hecho el propio artista en una de sus exposiciones individuales: Era un poco caótico. Da la sensación de que son muchos artistas en una única muestra afirma el comisario y director del Museo Ulpiano Checa de Colmenar de Oreja, Ángel Benito. Un artista que fue exponente del historicismo, el costumbrismo, el retrato, el orientalismo... Destaca especialmente su concepción del movimiento, su mirada cinematográfica. La obra de Checa nos transporta al Hollywood dorado, al mundo de Ben- Hur Espartaco o Lawrence de Arabia superproducciones que recurrieron al imaginario de Ulpiano Checa para inspirar escenografías, vestuarios y movimientos. Checa nunca fue profeta en su tierra. Contemporáneo y amigo de otros grandes pinceles del XIX, su nombre quedó eclipsado por compañeros como Madrazo o Sorolla. Se formó en la capital a la sombra del academicismo de San Fernando, pero desarrolló toda su vida y obra en Francia, país que lo colmó de éxitos y honores (fue caballero de la Legión de Honor) y donde hizo fortuna gracias a su trabajo. Según el comisario, fue un pintor tan profuso y dominante de la técnica que era insultante para sus colegas Fue un artista rico, un pintor de encargos, un auténtico dandy cuyos pinceles estaban al servicio de la aristocracia europea de su Un pintor eclipsado El anticuario ABC Amigo de otros grandes pintores, su nombre quedó eclipsado por compañeros como Madrazo o Sorolla tiempo (nunca española) a la que retrató en innumerables ocasiones. La gloria nunca le interesó. Estaba más pendiente de su propia economía señala el comisario. Su muerte significó su olvido. Nunca dejó de ser un extranjero en Francia. Nunca dejó de ser un francés en España. Ese fue su gran drama según Benito. Es el Ayuntamiento de su ciudad natal, Colmenar de Oreja, quien más está haciendo por recuperar la obra del artista. En 1960 se creó el Museo Ulpiano Checa con más de 30 obras donadas por sus hijos, y desde entonces no ha dejado de crecer. Más información: http: rabasf. insde. es