Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 TOROS www. abc. es toros DOMINGO 16- -9- -2007 ABC Hermoso, Bautista y Perera arrasan en una intensa jornada taurina en Nimes BURLADERO NIMES (FRANCIA) Intensa y triunfal jornada taurina en Nimes. Por la mañana, Pablo Hermoso de Mendoza se convirtió en el triunfador indiscutible tras dos importantes actuaciones, premiadas con cuatro orejas y rabo. Salió a hombros en compañía del francés Juan Bautista, que remató dos buenas faenas con soberbias estocadas. Por su parte, El Juli cortó una oreja por una labor perfecta. Con lleno, se lidiaron dos toros para rejones, uno de Carmen Lorenzo (1 y otro de San Pelayo (4 y cuatro para la lidia a pie, dos de García Jiménez (2 y 3 uno de Peña de Francia (5 y otro (6 de Olga Jiménez, desiguales de presentación y juego. Pablo Hermoso de Mendoza, dos orejas y rabo y dos orejas. El Juli, oreja y saludos tras aviso. Juan Bautista, oreja y dos orejas tras aviso. Por la tarde, Miguel Ángel Perera cortó un rabo a un toro de José Vázquez de vuelta al ruedo. El matador extremeño hilvanó una gran faena, muy templada y consiguiendo sacar tandas de importancia. Tras una serie de adornos y una soberbia estocada, el público le otorgó con los máximos trofeos. Daniel Luque paseó una oreja por una labor en la que se mostró por encima de su oponente, mientras que César Jiménez se fue de vacíio. Con dos tercios de entrada, se lidiaron toros de Las Ramblas y José Vázquez (2 premiado con la vuelta al ruedo. César Jiménez, silencio y saludos. Miguel Ángel Perera, dos orejas y rabo y vuelta al ruedo. Daniel Luque, saludos y oreja tras aviso. Javier Valverde, un oasis de paz SALAMANCA Plaza de toros de La Glorieta. Sábado, 15 de septiembre de 2007. Séptima corrida. Más de media entrada. Toros de Puerto de San Lorenzo, desiguales de presentación; destacó el encastado y bravo 1 dentro de un conjunto mansurrón y manejable. César Rincón, de habana y oro. Estocada (silencio) En el cuarto, pinchazo y estocada (pitos) Finito de Córdoba, de grana y oro. Dos pinchazos y estocada corta. Aviso (silencio) En el quinto, tres pinchazos, uno hondo y tres descabellos (gran bronca) Javier Valverde, de azul marino y oro. Pinchazo, pinchazo hondo y descabello (petición y saludos) En el sexto, pinchazo y dos descabellos (oreja) ZABALA DE LA SERNA SALAMANCA. No sólo se dispersó gran parte del ambiente de las tres últimas tardes, sino que además el que quedó- -algo más de media entrada- -fue áspero y ácido. Nada que ver con la afabilidad sin límites de los días pasados. Al menos con César Rincón y Finito de Córdoba, porque con Javier Valverde las lanzas se volvieron cañas automáticamente. Se jaleó con entusiasmo una faena firme del torero de la tierra, que enceló, con la muleta siempre puesta, la rajadita y noble embestida del toro de Puerto de San Lorenzo. Todo muy a pulso y ligado. Y de no fallar con la espada, hubiera cortado una oreja. No sería porque la parroquia no la pidió. Las verónicas del saludo de César Rincón al primero desprendieron empaque, torería añeja. Por cómo el toro tomó el vuelo del capote parecía que era una pera en dulce. Pero en Javier Valverde obtuvo la única oreja de la tarde las seis o siete dobladas por bajo de Rincón, como principio de faena, marcó otros registros. De dulce poco; de casta mucho. Y con cierta violencia por el pitón izquierdo. De hecho, el maestro no planteó luego ni una vez el toreo al natural. Langostillo de illo tenía poco. Se comía la muleta y repetía con carbón. El César se dispuso, y un sector enseguida se indispuso. Unos cuantos recriminaban y silbaban con potencia pastoril la colocación de Rincón, que tocase las embestidas por fuera, arqueado aunque asentado. Los pitos se incrementaron tras un desarme. César Rincón se desconcentró, se molestó, amagó con cortar la faena. Volvió a los medios y ofreció una distancia larga. Se tragó la serie con orgullo y raza. Pero se lo debió de pensar, pues la tralla de aquellas últimas arrancadas no había disminuido un ápice. En el túnel del tiempo habría que haber teletransportado la situación hasta los años noventa, con el maestro en plenitud, haciendo historia. Un zambombazo con la espada tapó bocas de quienes ni la conocen ni la respetan. Y, dicho todo esto, con el sobrero que sustituyó al descaderado cuarto dudó constantemente y les entregó armas a los detractores. Finito se mostró animoso con el segundo de la tarde, queriendo sacar lo mejor de sí mismo a la verónica, con dos lances por el pitón izquierdo extraordinarios en la ejecución de un quite. Quiso agradar también con la muleta, aprovechar EFE la nobleza de la que disponía. Una tanda de derechazos, después de algunas más lineales, destacó por su excepcional concepto, más traído el viaje a la cadera. Aun así, los mismos silbaban, y el fino torero de Córdoba insistió en alargar la faena, con buenos muletazos a veces. No sabían los que le hostigaban que estaban viendo la mejor cara de Juan Serrano. Lo descubrieron con el sainete que pegó con el manso y orientado quinto. Entonces sí que hubo razones. El ambiente hostil terminó en monumental y justa bronca. Valverde trajo de nuevo un oasis de paz con el noblón sexto. Una larga cambiada, un vistoso quite y actitud y temple con la muleta por las dos manos. Media estocada, dos descabellos y la oreja de la felicidad. Otras plazas Albacete El Cid hace lo mejor y logra la única oreja Con lleno, se lidiaron toros de Buenavista (1 y 6 dos de Marqués de Domecq (2 y 3 y dos de Núñez del Cuvillo (4 y 5 Manuel Amador, silencio y división. El Cid, ovación y oreja con petición. Alejandro Talavante, silencio en los dos de su lote. Guadalajara Triunfal mano a mano de Tejela y El Juli Matías Tejela y El Juli- -que hizo doblete, pues por la mañana toreó en Nimes- -salieron a hombros en su mano a mano en la cuarta de la Feria de Guadalajara. Con casi lleno y lluvia a partir del tercero, se lidiaron cinco toros de Torrealta y uno de Victoriano del Río, desiguales de presencia, nobles y manejables. Julián López El Juli oreja, aplausos y oreja. Matías Tejela, oreja, dos orejas y dos orejas. Villapalacios (Albacete) Manolo Manzanares corta un rabo Manolo Manzanares cortó un rabo en su presentación en público en España en un festival. El hijo del maestro José María Manzanares, que se ha decantado por el rejoneo, no pudo torear a caballo al novillo de Samuel Flores, que rehuía del equino. Echó pie a tierra y entusiasmó al público, que llenó la plaza y lo premió con los máximos galardones. Dos orejas se llevaron Eduardo Dávila Miura y Serranito. Ubrique (Cádiz) Lluvia de trofeos para Jesulín en su adiós Jesulín de Ubrique cortó once orejas y tres rabos en la despedida de su tierra. Con la plaza llena, se lidiaron toros de distintas ganaderías. En Fuenlabrada (Madrid) toros de Escolar; el 5 de vuelta al ruedo. El Fundi, dos orejas y ovación. Rafaelillo, cuatro orejas. Chaves, tres orejas. En Torralba (Ciudad Real) toros de Adolfo Martín. Antonio Barrera, dos orejas y silencio. Sánchez Vara, ovación y oreja. Lancho, tres orejas.