Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 s 9 s 2007 MADRID 69 PECADOS CAPITALES Mayte Alcaraz LAS CERCANÍAS apatero ha vuelto a engañar a Madrid. El presidente del Gobierno ha negado la transferencia de las Cercanías a la Comunidad, con la excusa de que sólo se cederán estas competencias a aquellas regiones cuyos Estatutos recojan esa previsión, es decir, según el Gobierno, tan sólo a Cataluña. Mal pretexto el del jefe del Ejecutivo, teniendo en cuenta que el Estatuto de Madrid señala en su artículo 26 que la Autonomía tiene competencia exclusiva en materia de ferrocarriles, carreteras y caminos cuyo itinerario discurra íntegramente en el territorio de la Comunidad de Madrid Va a ser difícil explicar a los ciudadanos madrileños el discriminatorio argumento que utiliza el presidente para justificar la negativa a un proyecto largamente deseado por la Comunidad de Madrid, tan largamente deseado que han pasado ya tres legislaturas y la región capital no ha recibido los servicios que le pertenecen por justicia y por derecho. Pero que el Gobierno haya hecho caso omiso le pasará factura al PSOE en las elecciones generales, tal y como ya ocurrió en los pasados comicios autonómicos y municipales, en los que los votantes madrileños expresaron con rotundidad su indignación por la falta de inversión en Madrid en obra nueva por parte de Zapatero. Además, el agravio comparativo está servido al comprobar cómo, tras las presiones de los grupos catalanes, el propio jefe del Gabinete se comprometió, a principios del mes de julio en el Congreso, a permitir que Cataluña gestione en solitario todo lo que tenga que ver con sus Cercanías. Pero no queda ahí la cosa ya que, además, el presidente puso fecha a su trapicheada promesa; será a partir del próximo enero- -a dos meses de las urnas- -cuando su Gobierno comience a traspasar a José Montilla las competencias. No hay que olvidar que el PSOE necesita indefectiblemente el respaldo de los grupos catalanes (ERC, CiU e IU- ICV) para sacar adelante los Presupuestos de 2008 y la Ley de Memoria Histórica que tanto interés personal tiene Zapatero en llevar a buen puerto. He ahí la cuestión. LA LEJANÍA DE Z Sebastián, en su último acto público donde explicó su renuncia al acta de concejal del Ayuntamiento de Madrid CHEMA BARROSO Camino de regreso Un año después de ser designado candidato a la alcaldía de la capital, Miguel Sebastián dejará de lado de forma definitiva su faceta política. Con el inicio del nuevo curso, en octubre, retomará su labor docente en la Universidad Complutense de Madrid LETICIA TOSCANO MADRID. Su voz no resonará en la sede del Ayuntamiento de Madrid en la plaza de la Villa. Tampoco será escuchada por los pasillos del Palacio de Correos donde se trasladará el Consistorio en los próximos meses, ni dará la réplica a Alberto Ruiz- Gallardón durante la legislatura. El auditorio de Miguel Sebastián, el que fuera candidato socialista a la alcaldía de Madrid, será, en esta ocasión, más modesto. El economista emprenderá en octubre el camino de regreso a las aulas de la Universidad Complutense de Madrid, donde ejercía como profesor antes de embarcarse en su malograda aventura política. El próximo 2 de octubre comenzarán las clases del nuevo curso académico en la Complutense y, con ellas, volverá la actividad docente del ex político. Después de enfrentarse a RuizGallardón en su carrera hacia la alcaldía en una dura campaña, este año aparcará los mítines, las declaraciones y los debates televisivos que lo convirtieron en protagonista de muchas y desafortunadas polémicas, para dedicarse a sus labores de profesor. Antes de ser designado como candidato a la alcaldía de la capital, Sebastián ocupaba el puesto de director de la oficina Económica del presidente del Gobierno y ejercía como profesor Titular de Fundamentos del Análisis Económico en la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid, labor de la que solicitó una excedencia para embarcarse de lleno en la campaña. Casi un año después de iniciar su carrera hacia el Ayuntamiento- -fue designado el 25 de octubre de 2006 como candidato- Sebastián volverá a transmitir su experiencia económica a los que, como él hiciera en su momento, comienzan los estudios económicos en la Complutense. Durante el primer cuatrimestre- -de octubre a febrero- -impartirá Introducción a la Microeconomía a los alumnos de 1 C, los recién llegados a la universidad. En el año de su regreso, también se atreverá con los no tan nuevos en la facultad de Somosaguas. Macroeconomía Superior I será la asignatura que dará a los estudiantes de cuarto de la Licenciatura en Economía. Durante el segundo cuatrimestre- -de febrero a junio- Sebastián se hará cargo de otra materia de primer curso: Introducción a la Macroeconomía que impartirá en dos clases diferentes. Durante su breve candidatura- -duró siete meses y seis días como contrincante de Ruiz- Gallardón- el político socialista no tuvo la oportunidad de demostrar sus dotes docentes y, a pesar de que intentó explicar su amplio programa a los madrileños, sus técnicas de profesor universitario no lograron convencer al electorado ni derrotar a Ruiz- Gallardón en la lucha por el puesto de alcalde de la capital. No obstante, durante la campaña, Sebastián no se mantuvo completamente alejado de las aulas. Dos semanas después de ser designado como candidato por José Luis Rodríguez Zapatero, Sebastián se desplazó hasta un instituto de Usera, llamado Enrique Tierno Galván, para realizar su primer acto público. Allí, en un entorno amigable entre alumnos, pizarras y profesores, el recién estrenado candidato se enfrentó a los medios de comunicación y fue consciente, por primera vez, de que sería el centro de las miradas durante meses. En ese instituto, Sebastián tuvo que enfrentarse también, con un sentido del humor muy particular del que hizo gala durante toda la campaña, a una pregunta que le perseguiría en casi todos los actos: ¿Ese quién es? Y es que, más allá de los escollos típicos de cualquier contienda electoral, Sebastián tuvo que luchar contra la indiferencia del pueblo madrileño para el que el economista era un completo desconocido. En su nueva etapa como profesor la situación se torna. Ahora, él será el único conocido para los alumnos que ingresen por primera vez en la facultad, por lo que la expectación será máxima y los comentarios y cuchicheos por los pasillos, inevitables durante unos meses. Novatos y veteranos Pasar página Impartirá clase en la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales a alumnos de primero y cuarto de carrera Su primer acto electoral lo realizó en un instituto, donde se siente más cómodo Después de la derrota electoral y de su dimisión como candidato, Sebastián ha pasado un largo verano intentado que la sombra del olvido borrara el recuerdo de los últimos acontecimientos. Durante este tiempo marcado por el mutismo, sólo se puso en contacto con los medios en una ocasión para reconocer no haber valorado correctamente la importancia de la batalla por Madrid. Dentro de dos semanas dejará definitivamente su breve pero intensa faceta política para pasar página y dedicarse de lleno a su papel como profesor. A partir de entonces, Sebastián dejará de ser examinado por la sociedad y será él, el encargado de evaluar a todos los alumnos que pasen por sus clases.