Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El nacionalismo se radicaliza s La crisis en el PNV DOMINGO 16 s 9 s 2007 ABC Ángel Collado Imaz reaparece tras su renuncia para desmarcarse del nacionalismo radical En un acto junto con Mas y Quintana en Barcelona, envía un recado a su partido, descarta el camino de la confrontación y defiende el pactismo MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. El presidente del PNV Josu Jon Imaz, reapa, reció ayer en Barcelona- -en un acto organizado por Convergencia al que asistió también el portavoz del BNG, Anxo Quintana- -para reafirmarse, una tras otra, en las mismas tesis que han forzado su renuncia. Un político sin elecciones a la vista- -advirtió- -es peligroso, porque tiene mucha libertad para decir lo que piensa Y lo que piensa Imaz es que la confrontación entre la periferia y el Estado no conduce a ninguna parte. Sólo tenemos dos caminos, el de la cooperación o el de la confrontación, y si tomamos la segunda vía perdemos todos subrayó. Emocionado con el caluroso recibimiento que le dispensó la militancia convergente, el dirigente vasco no hizo ninguna alusión a la situación que atraviesa el PNV, pero sí mandó un claro mensaje a su partido al desmarcarse de las tesis del nacionalismo radical ahora que me puedo permitir el lujo de ser más honesto que nunca Su discurso a favor de la estabilidad, el progreso y la cooperación- -muy similar a las tesis del líder de Unió, Josep Duran Lleida- -contrastó con el del líder de CiU, Artur Mas, más dado a alimentar cierto nivel de tensión con el Estado. Imaz defendió un mayor compromiso del nacionalismo en la construcción del Estado. Para ello, se reafirmó en la necesidad de abrir un diálogo con los sectores aperturistas de la sociedad española que creen que la pluralidad del Estado y en la necesidad de una regeneración democrática El presidente del PNV instó al nacionalismo vasco a acometer un intenso trabajo de pedagogía y de sensibilización de la sociedad española No se trata, en su opinión, de ir con exigencias, sino de convencer a la sociedad española de que buscamos compartir un proyecto desde el respeto a la pluralidad de lo que representamos Nadie quiere irse de un entorno donde se le acepta como es sostuvo Imaz, desmarcándose así de nuevo de los propósitos del lendakari, Juan José Ibarretxe, de convocar un referéndum sobre la autodeterminación del País Vasco. Josu Jon Imaz recurrió a un símil bíblico para comparar al Estado con Goliat y a las periferias con David. David le ganó una vez a Goliat hace 3.400 años, pero no ha vuelto a ganarle... Y nosotros somos David, de forma que el camino debe ser el de la convicción y el de la cooperación con el Estado por convencimiento señaló. Imaz intervino, junto a Mas y Quintana, en una mesa redonda sobre la aportación de Galeuscat -la asociación entre los nacionalistas de CiU, PNV y BNG- -a la construcción del Estado. Los tres líderes defendieron una alianza entre sus respectivas formaciones para abordar, de forma coordinada, sus actuaciones en el Congreso y el Senado. Artur Mas incluso se mostró partidario de negociar conjuntamente con el vencedor de las próximas elecciones generales para que el próximo inquilino de la Moncloa acepte unas reglas de juego, que son el respeto a las naciones que representamos Sería algo así como un pacto de sangre en palabras del propio Mas. EL GUIÓN DE LA VEGA LEE a vicepresidenta del Gobierno pudo incurrir en un lapsus cuando calificó de asunto menor la quema de un retrato del Rey por independentistas catalanes- -igual queZapatero calificaba de accidente el atentado de la T- 4- pero en la distribución de títulos de radicalidad política ha leído el guión de la legislatura: sus aliados republicanos, independentistas y de extrema izquierda son progresistas y hay que disculpar y ocultar sus excesos. Los radicales están en la oposición, son el PP lasasociacio, nes de víctimas del terror, la iglesia y los que se oponen a su proyecto. El giro de los anuncios del Gobierno de España no incluye recuperarlosconsensosconstitucionales. Al contrario, sirven para el encubrimiento, como en las renovaciones del CGPJ y del TC. El Ejecutivo ha desatado una campaña contra la oposición para denunciar el rechazo del PP a entrar en un reparto por cuotas de sus miembros con reserva previa de mayoría para socialistas y nacionalistas. El compromiso histórico alcanzado por el PSOE de Zapatero con lo que queda de IU y los nacionalistas catalanes y vascos para cambiar el ordenamiento constitucional desde dentro, sin contar con la derecha ni consultar a los ciudadanos, sigue adelante. En la Transición se fijaron mayorías cualificadas para elegir al gobierno de los jueces y a los árbitros del sistema. Se garantizaba así que los dos grandes partidos se tuvieran que poner de acuerdo para renovar, por consenso, esos órganos con jueces, magistrados y juristas, de izquierda o de derecha moderada, pero comprometidos con el régimen constitucional. Y así ha sido hasta la llegada de Zapatero al poder: primero se ponían de acuerdo socialistas y populares sobre la mayoría de los miembros y dejaban a CiU y PNV una cuota casi proporcional a su peso parlamentario. Ahora el PSOE quiere hacerlo al revés, asegurarse una mayoría cómoda en el TC con todos los nacionalistas, incluido ERC, para en la próxima legislatura proseguir con sus reformas de vaciamiento de la Constitución desde dentro. Por eso el Gobierno tiene que insistir en que el radical es Rajoy y disimular lo ultras que son sus socios. Y si se complica como con la apuesta por Imaz, insistir en que no pasa nada. L Mas e Imaz, ayer en la reunión de Galeuscat en BarcelonaYOLANDA CARDO Alianza nacionalista Dirigentes del PNV invitan a Egibar a que siga el camino de Imaz S. N. BILBAO. La posición firme de los dos sectores del PNV que in, sisten en presentar sus respectivas opciones- -Íñigo Urkullo y Joseba Egibar- -ralentiza, si no bloquea, de momento, la posibilidad de un candidato de consenso que sustituya a Josu Jon Imaz al frente del EBB, pero los llamamientos de las bases y de cualificados dirigentes a la unidad dejan abierta la puerta para un acuerdo final. Por lo pronto, Íñigo Urkullu toma posiciones y este mismo fin de semana ha presentado ante la Comisión de Garantías y Control las firmas de más de un centenar de afiliados del partido, cumpliendo así el primer requisito para formalizar su candidatura. Sin embargo, de manera paparela, sus afines tienen abierta la negociación con el sector más duro, el que encabeza el guipuzcoano Joseba Egibar. El delfín de Arzalluz guarda un silencio sepulcral. Ello, según algunas fuentes, podría ser un síntoma de que tampoco desde los más ortodoxos se quiere cerrar la posibilidad del acuerdo. Así, el entorno de Egibar debería valorar el gesto de Imaz de abandonar para no ser un obstáculo, y facilitar la elección de Urkullu, moderado como Imaz pero, también, más manejable. En este contexto, un hombre que no oculta sus simpatías hacia el todavía presidente del PNV como es el diputado ge, neral de Vizcaya, José Luis Bilbao, elogió ayer la actitud de Imaz de apartarse de la disputa electoral, en un artículo titulado Adiós y honra Bilbao destacó que con su decisión, Imaz ha dado una lección de estar y saber no estar en este último caso, dejando que los responsables de cada momento hagan su trabajo con tranquilidad Este parece ser el mensaje que tratan de transmitir ahora dirigentes cualificados del PNV: sacrificarse en aras de la unidad