Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 S 6 LOS SÁBADOS DE CALEIDOSCOPIO EN BREVE Ojo vago con tres horas de parche al día basta. Los niños con ambliopía, también llamada ojo vago no necesitan llevar un parche en el ojo durante todo el día para corregir su visión. Un estudio realizado en dos hospitales de Londres concluye que basta con utilizarlo entre 3 y 4 horas al día durante un año para corregir el problema. Tradicionalmente, los oftalmólogos han recurrido al parche ocular, aplicado durante diferentes horas y todos los días de la semana, para erradicar un trastorno que suele tener su base en la presencia de estrabismo o en la diferencia de graduación de un ojo a otro. El nuevo trabajo descarta que sea necesario tapar durante tanto tiempo el ojo más fuerte para forzar al niño a utilizar el ojo afectado. Involucrar a los padres en el tratamiento de la bulimia duplica las posibilidades de éxito. Si desea ayudar a un hijo a luchar contra la bulimia nerviosa, participe en su tratamiento. El primer ensayo controlado que evalúa los tratamientos de este desorden en Estados Unidos ha comprobado que las terapias familiares, en las que se cuenta con la colaboración de los padres, son más eficaces que los tratamientos convencionales. Las posibilidades de éxito se duplican con la participación de los progenitores, según la investigación de la Universidad de Chicago que se publica en Archives of General Psychiatry Los padres están en una posición única para ayudar a sus hijos y para vigilar que coman de la forma más normal posible dice Daniel le Grange, director del Programa de Trastornos Alimentarios. Tomar la píldora durante menos de ocho años, reduce el riesgo de algunos tipos de cáncer. Los anticonceptivos orales tienen una extraña relación con el cáncer. Un estudio publicado en la revista British Medical Journal ha desvelado que tomar la píldora puede ser tan beneficiosa como dañina. Si el consumo se mantiene durante menos de ocho años proporciona un efecto protector frente al cáncer de útero, de ovario y recto. Pero si se supera ese tiempo la protección desaparece y se convierte en un riesgo añadido, en particular para el cáncer de útero. Expertos de la Universidad de Aberdeen (Escocia) han realizado este estudio, uno de los más detallados realizados hasta la fecha de este medicamento. El análisis cuenta con los datos clínicos de 46.000 mujeres, casadas o con relaciones estables y con una edad promedio de 29 años, que en 1968 aceptaron tomar parte en esta larga investigación. La salud de estas mujeres se siguió de cerca hasta el año 2004. Hallazgos génicos en cambios de personalidad na nueva mutación genética estrechamente vinculada a la demencia frontotemporal o enfermedad de Pick, que constituye cerca del 15 por ciento del total de demencias degenerativas primarias, ha sido finalmente identificada por un equipo multidisciplinar de investigadores italianos y canadienses, dirigidos por Amalia Bruni. Estos científicos han estado estudiando, durante los últimos diez años, a los componentes de una familia que vive en el sureste de Italia. El árbol genealógico de estas personas que han reconstruido los científicos abarca quince generaciones, y llega hasta el siglo XVI. El equipo de la doctora Bruni ha utilizado avanzadas pruebas de análisis del ácido desoxirribonucléico (ADN) en setenta miembros de esta familia, trece de ellos con la enfermedad de Pick. En los libros básicos de Medicina se define a la enfermedad de Arnold Pick como una rara e irreversible forma de demencia, que ocasiona cambios de personalidad, pérdida de habilidades sociales y de la función intelectual y trastornos del habla. Además, la aparición U Por Jose María Fernández- Rua La doble cara de la píldora contra el cáncer ABC temprana de cambios de personalidad es lo que ayuda a los clínicos a diferenciar la enfermedad de Pick con la de Alzheimer, cuyo síntoma principal es la pérdida de memoria. La mutación génica identificada en este estudio está en el cromosoma 17 y fue localizada en nueve miembros de esta familia que padecen la enfermedad y en otros diez que todavía son muy jóvenes para desarrollarla. Sin embargo otras cuatro personas de esta familia que padecen el síndrome de Pick no tienen la citada mutación genética. Según detalla la doctora Bruni, estas cuatro personas pertenecen a una rama de la familia que sufre la enfermedad en, al menos, tres generaciones. Estos resultados intrigan a los científicos, ya que esta familia parece tener dos enfermedades genéticas distintas, que aparentemente son idénticas. La importancia de este hallazgo, publicado en Neurology se centra en el hecho de que hay diversas variedades del síndrome frontotemporal que, según algunos clínicos e investigadores, no serían entidades distintas sino la manifestación de la difusión topográfica diferente de los procesos histológicos.