Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 9 07 SALUD Obesidad Intervenciones que salvan vidas La cirugía de la obesidad se despoja de su mala fama. Dos estudios confirman que las reducciones de estómago logran que descienda en un 40 el riesgo de mortalidad de los obesos TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO E n plena depresión post vacacional, cuando buscamos la mejor dieta tras las vacaciones se publican dos amplios estudios científicos que apoyan el paso por el quirófano para tratar a los pacientes más obesos. Las investigaciones, que se han prolongado durante diez años y han contado con miles de pacientes, concluyen que la cirugía de la obesidad reduce en un 40 el riesgo de morir de las personas con más problemas de peso. Al adelgazar, las muertes relacionadas con la diabetes cayeron en picado en el 92 de las personas operadas. También se redujo drásticamente la mortalidad por otras enfermedades relacionadas con la obesidad, como las enfermedades cardiovasculares. Los beneficios superaron con creces los peligros del quirófano. La posibilidad de fallecer por complicaciones relacionadas con la cirugía se limitó a un 1 aunque en manos expertas el riesgo es aún menor. Los resultados de estas investigaciones de las universidades Sahlgrenska (Suecia) y de Utah (EE. UU. podrían ampliar el número de personas candidatas a la reducción de estómago. Ambos trabajos, publicados en la revista New England Journal of Medicine constituyen la mejor información proporcionada hasta la fecha. Con la cirugía se reduce el estómago y se consigue que desaparezca el apetito de las personas con sobrepeso. Pero la operación también tiene un efecto directo en el metabolismo. Reduce la cantidad de tiempo que el organismo necesita para absorber las calorías de los alimentos, con lo que se consigue que las personas operadas pierdan peso con facilidad. La cirugía también tiene un efecto directo sobre la diabetes del tipo 2. Hasta el punto de que algunos médicos han emprendido estudios para probar si este tipo de cirugía en personas que no tie- Eliminar la diabetes tipo 2 nen obesidad mórbida, puede ser la mejor solución para combatir su diabetes. La universidad sueca siguió a más de 4.000 personas obesas. La mitad de estos pacientes optaron por resolver su sobrepeso con la ayuda del bisturí. Diez años después, los operados perdieron entre el 14 y el 25 de su peso corporal frente al 2 de los que combatieron su obesidad con dieta. En el tiempo que duró el estudio también fallecieron más pacientes del segundo grupo. En el segundo trabajo, los investigadores estadounidenses midieron el impacto de la cirugía de la obesidad tras revisar la información de 10.000 pacientes que se sometieron a la reducción de estómago. Los datos se compararon con la información proporcionada por los certificados médicos exigidos para conducir. Después revisaron esa información con el registro de mortalidad para determinar cuántas personas de esos dos grupos murieron y por qué. En esta ocasión también comprobaron que la mortalidad fue menor en el grupo de los operados. La reducción de estómago es la opción más radical contra la obesidad. Para las personas a las que el quirófano no les convence, la alternativa es el balón intragástrico. Se trata de un globo de silicona relleno de una solución salina, que se introduce en el estómago a través de la boca, mediante endoscopia. Así se consigue la sensación de saciedad y la pérdida de peso sin necesidad de reducir su estómago. Se pueden perder entre 20 y 30 kilos, a un ritmo de un kilo por semana. Sin embargo, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad advierte que sus indicaciones están limitadas y su eficacia sólo se mantiene si se acompaña de unas correctas medidas nutricionales y de ejercicio físico. La alternativa a la cirugía Cirugía de la obesidad en el Hospital de Getafe (Madrid) ABC El balón intragástrico es una de las opciones más demandadas porque no necesita cirugía, pero la Sociedad para el Estudio de la Obesidad advierte que tiene limitaciones