Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID SÁBADO 15 s 9 s 2007 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano HOJAS sta mañana, al salir de casa, me ha caído una hoja encima, y al doblar la esquina, un saco de hojas. ¿Qué? ¿Los violines del otoño hiriendo nuestro corazón con monótona languidez? No; los soplahojas municipales en la vendimia madrileña de la hoja. Me extraña mucho que a ningún arbitrista local se le haya ocurrido todavía la idea de hacer algo con tantas hojas: una bandera, como los canadienses, o un orujo, como los gallegos. En cualquier caso, mala noticia para los farsantes del cambio climático: como cada año, con los primeros vagidos del otoño, caen las hojas. ¡Somos la utopía! gritan en un colegio de Leganés unos arbitristas a quienes una mala lectura de Bertrand Russell y una buena exposición al sol del verano los han llevado a descubrir la educación sin libros y sin exámenes, como un artículo de fondo de Suso de Toro, que bien podría dar nombre al colegio. Ya lo avisó Dostoievski: Si Dios no existe, todo está permitido En Madrid, todos los días aparece algún bebé en el cubo de la basura. Lo feo, al parecer, es echarlo al cubo de casa, con las sobras de la cena, en lugar de depositarlo asépticamente en el contenedor de un hospital. Algunos de esos bebés sobrevivirán, pero entonces deberán hojear el catecismo progresista del comisario Marina, y con esa catequesis, votar democráticamente un logo para Madrid 2016, que es el objetivo olímpico de Gallardón para una ciudad donde está prohibido el deporte urbano del skate El centrocampista Drenthe, que en Holanda era un gran skater en Madrid, para matar el rato, tendrá que dedicarse a leer el As en el Café Gijón, porque, de subirse a una tabla de patinar, los hombres del concejal Calvo, que son como la UME de ZP, pero con el viril tuteo falangista por delante, lo podrían arrestar. Contra tanta banalidad álzase, como una torre de coraje, el diseñador Alberto Corazón, enemigo de la elección democrática del logo olímpico. Desde luego, invitar al pueblo a escoger un diseño de lo que fuere tiene, en efecto, un peligro muy gordo, y es que el pueblo no escoja el diseño de Alberto Corazón, que es, desde hace treinta o cuarenta años, el diseñador escogido por todos los políticos de pueblo. Cae la hoja. E Gallardón inauguró junto a Carlos Berzosa, rector de la Complutense (a la izquierda) la ampliación de la plaza de Menéndez Pelayo SIGEFREDO Dos edificios y una plaza modernizan el entorno de la Ciudad Universitaria Las facultades de Derecho y de Filosofía y Filología tendrán dos nuevos centros que se comunican a través de una biblioteca subterránea y de un aparcamiento LETICIA TOSCANO MADRID. Una gran puerta al siglo XXI Así es como definió ayer el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, la ampliación de la plaza Menéndez Pelayo, inaugurada ayer en Ciudad Universitaria. La obra arquitectónica integra dos nuevos edificios, que se destinarán a las facultades de Derecho y de Filosofía y Filología, con la plaza exterior, que ha sido ampliada en 12.000 metros cuadrados. El proyecto, que se enmarca dentro del Plan Especial de la Ciudad Universitaria, ha sido realizado por los arquitectos Javier Sáenz y Zacarías González y ha contado con una inversión de 4,3 millones de euros aportada por el Ayuntamiento de la capital. En total, la actuación inaugurada ayer por el alcalde y el rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Carlos Berzosa, abarca 28.000 metros cuadrados. Los dos nuevos edificios, destinados a las facultades, todavía no cuentan con el mobiliario pero, según indicaron los trabajadores de los centros, esperan que estén operativos para el inicio del próximo curso, el dos de octubre. También se ha construido un edificio subterráneo que, además de comunicar los inmuebles que se sitúan a cada lado de la plaza, acoge una biblioteca de 6.000 metros cuadrados y un aparcamiento con 300 plazas. El nuevo espacio al aire libre conjuga la funcionalidad con la estética. Grandes tramos de escaleras salvan el desnivel de diez metros que presenta la construcción y un ascensor panorámico, forrado en madera, permite el acceso a las personas con discapacidad. El proyecto ha incluido la instalación de 208 metros de bancos de granito y el ajardinamiento de 5.750 metros cuadrados con cesped, plantas aromáticas y arbustos. Aunque el continente es precioso en sí mismo, lo es sobre todo por el contenido; y el contenido es la docencia y la investigación indicó Ruiz- Gallardón, quien destacó que el espacio se adapta a los nuevos tiempos que vive la comunidad universitaria de Madrid en la actualidad. Aunque el entorno de Ciudad Universitaria fue declarado Conjunto Histórico en 1983 y Bien de Interés Cultural en 1999, el alcalde indicó que la labor actual no tiene que basarse únicamente en la preservación y conservación de la Ciudad Universitaria, ya que no es un espacio museístico y debe centrarse también en la evolución, adaptación y modernización de las instalaciones. Así, Berzosa afirmó que este tipo de mejoras en la Ciudad Universitaria contribuirán a que las diferentes universidades que tienen presencia en el campus- -UCM, Politécnica y UNED- -se integren con éxito en el Espacio Europeo de Educación Superior. Con las infraestructuras estrenadas ayer se remata la cornisa de la Ciudad Universitaria en la zona Oeste del campus, ya que la nueva plaza conecta con el eje que comienza en la plaza de las Ciencias y continúa por el Paraninfo. Por último, Ruiz- Gallardón garantizó ayer que la Ciudad Universitaria contará con el apoyo del Consistorio en los próximos años, pero respetando la independencia de la universidad. El alcalde señaló que cualquier gobierno que se precie tiene que respetar siempre la independencia de sus universidades porque esa es la garantía de que se cumplen los fines para los que estas fueron concebidas El regidor calificó el campus madrileño, como una ciudad dentro de la ciudad y un auténtico motor de progreso social y cultural para la capital. Estético y funcional Un ascensor panorámico, forrado en madera, permite el acceso de las personas con discapacidad