Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15- -9- -2007 Alarma en Perú por los contagios de sida y hepatitis en transfusiones de sangre Alan García, presidente 29 Ofensiva de Sarkozy para que La Casa Blanca vuelve aumenten las sanciones a Irán a reconocer los El presidente francés se alinea con EE. UU. y pide a sus empresas que no inviertan en el país persa como medida de presión JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nicolas Sarkozy se aproxima a Washington en el terreno estratégico del proyecto iraní de enriquecimiento de uranio- -que podría suponer su acceso al armamento nuclear- -y propone a la UE o, en su defecto a un grupo de aliados europeos, el lanzamiento de sanciones coercitivas contra Teherán para evitar la disyuntiva catastrófica: Bomba iraní o bombardeo de Irán Se trata de un giro importante de la diplomacia francesa, que Sarkozy instala así en primera línea ofensiva contra las ambiciones nucleares iraníes. La nueva estrategia francesa contra Teherán tiene varios frentes: aproximación hacia Washington, desconfianza y alejamiento de la ONU, ambición al liderazgo europeo y posibles alternativas dentro y fuera de la UE. Nicolas Sarkozy discutió con George W. Bush, el mes de agosto pasado, el nuevo proyecto francés de sanciones coercitivas contra Irán y fue motivo de satisfacción para el presidente americano, que recibe así el apoyo velado del nuevo presidente francés, con un ministro socialista de Asuntos Exteriores que propone una diplomacia muy semejante a la norteamericana. A juicio de Sarkozy, las sanciones de la ONU y su bizantina parálisis se confirman inoperantes Las sanciones multilaterales no han dado ningún resultado concreto y la ONU es un terreno ideal para que Teherán reciba el apoyo de Moscú y Pekín en un inquietante frente común. Sarkozy propone sanciones coercitivas más allá del marco de Naciones Unidas, siguiendo el modelo unilateral de Washington. De entrada, Sarkozy aspira a convencer a Alemania y el Reino Unido de lo bien fundado de su proyecto de presiones más duras contra los ayatolás iraníes. Y, llegado el momento, Francia podría proponer un proyecto de sanciones colectivas de la UE contra Irán. La Presidencia francesa no se hace excesivas ilusiones al respecto. España e Italia son reticentes Angela Merkel apoya el proyecto Sarkozy, pero sus socios gubernamentales- -socialdemócratas- -se manifiestan poco entusiastas. Sarkozy pudiera contentarse con un pequeño grupo de países prestos a seguir a Francia por la vía de las sanciones coercitivas. El presidente francés, incluso, está embarcando a los grupos energéticos franceses, comenzando por Total en su proyecto de campaña diplomática contra Irán, con un previsible coste comercial de muy primera importancia. Irán es una suerte de tierra prometida para los grandes grupos energéticos mundiales. Por parte francesa, Total tiene ambiciosos proyectos, que pudieran quedar congelados o aplazados si Sarkozy sigue adelante con su proyecto de nuevas sanciones fuera del marco de Naciones Unidas. Se trata de un giro diplomático ambicioso, arriesgado e imprevisible. Es un proceso de hondo calado. Nicolás Sarkozy ya anunció en su primer gran discurso de política exterior que Francia y Europa debían actuar con más energía ante las amenazas iraníes, resumiendo su punto de vista con una fórmula muy dura: La diplomacia debe evitar que desemboquemos en una alternativa catastrófica: la bomba iraní o el bombardeo de Irán fracasos que acumula el Gobierno de Irak Suspenso en el baremo de 18 objetivos planteado por el Congreso de EE. UU. En todos los frentes Sarkozy visitó ayer oficialmente Hungría AP PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. La Casa Blanca volvió ayer a informar sobre la falta de avance positivo en los 18 objetivos marcados por el Congreso de Estados Unidos como condición para seguir financiando la factura bélica de Irak. A pesar de que el presidente Bush ha reiterado la existencia de una serie de mejoras en materia de seguridad, el informe remitido ayer al Legislativo federal indica que el gobierno de Irak sigue arrastrando los pies a la hora de cumplir con este baremo económico, político y de orden público. En este nuevo estudio, la Administración Bush mantiene que el Gobierno de Bagdad solamente ha avanzado en el objetivo de integrar a los miembros del Partido Baas en puestos gubernamentales. La formación política de Sadam Husein fue desarticulada hace cuatro años pero la marginación de sus militantes se ha convertido en un escollo para la reconciliación nacional de Irak. La calificación positiva en este punto se basa en un pacto alcanzado el mes pasado entre diferentes líderes iraquíes, con el precedente de acuerdos similares anunciados pero nunca puestos en práctica. El análisis de 28 páginas indica que el Gobierno de Irak solamente está realizando progresos satisfactorios en nueve de los 18 objetivos asignados por el Congreso. Para explicar estos contabilizados incumplimientos, la Casa Blanca recalca que solamente han transcurrido 58 días entre el informe entregado ayer y la versión anterior de julio. Un espacio de tiempo muy limitado para lograr progresos tangibles, según indicó el portavoz presidencial Tony Snow. Con todo, la Casa Blanca destacó la existencia de pasos relevantes en Irak, como la aprobación de un presupuesto nacional y un principio de acuerdo para repartir equitativamente los beneficios de las exportaciones petroleras. Además de insistir en la esperanza de que el entendimiento logrado en zonas como la provincia de Anbar termine por contagiarse a otras partes del país y sirva de ejemplo para Bagdad. En otro informe separado publicado ayer, el Departamento de Estado ha llegado a la conclusión de que la libertad religiosa se ha deteriorado gravemente durante el año pasado en Irak. Con una ofensiva de violencia especialmente dirigida hacia personas con inclinaciones seculares o determinadas creencias religiosas, incluso más allá de la tradicional rivalidad entre musulmanes suníes y chiíes. Bush, que ayer visitó una base de los marines a las afueras de Washington, volvió a insistir en que los sacrificios realizados en Irak no son inútiles. Según el mandatario, la esperanzadora realidad es que existe un montón de valor y compromiso entre los iraquíes a pesar de la falta de avance en los objetivos marcados por el Congreso de Estados Unidos. Punto de vista coreado por el vicepresidente Cheney al insistir también ayer en que los refuerzos enviados a Irak han logrado resultados sólidos en un periodo de tiempo relativamente corto Durante esta semana crítica para el pulso político en Washington sobre la guerra de Irak, Bush ha anunciado por primera vez una retirada militar limitada y condicional, empezando con la repatriación de un contingente de 5.700 efectivos para antes de Navidades. Según ha recalcado el presidente, todas sus decisiones sobre niveles de tropas en Irak van a estar sometidas al principio de retorno en función del éxito Un montón de valor ABC. es Vídeo sobre la polémica de la retirada de tropas de Irak en abc. es internacional