Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 s 9 s 2007 ESPAÑA 25 Arrestan a cinco guardias civiles en una redada contra el contrabando de tabaco en Vigo El juez ordenó prisión para tres de los seis civiles vinculados a la trama delictiva ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. La Unidad de Asuntos Internos de la Guardia Civil ha detenido a once personas, cinco de ellas agentes del propio Instituto Armado, acusadas de un delito de contrabando de tabaco a través del puerto de Vigo. Los guardias civiles tenían sobrada experiencia en los Servicios Fiscales del muelle de la ciudad olívica donde estaban destinados y, al parecer, aprovechaban su función para camuflar la llegada ilícita de contenedores que transportaban cajetillas, después distribuidas sin efectuar los controles fiscales debidos. Tras prestar declaración en el Juzgado de Instrucción número 2 de Vigo, dos de los agentes ingresaron en prisión preventiva en la cárcel pontevedresa de A Lama- -a la que le acompañaron tres de los seis civiles por orden del magistrado- un tercer agente quedó en libertad con cargos, y otro guardia se encontraría en un hospital al haber sufrido una arritmia en el momento de su detención. El mutismo sobre las diligencias, que aún continúan abiertas, es absoluto y sólo ha trascendido que la operación fue iniciada el pasado 31 de agosto, bajo inspección de un juzgado tinerfeño a favor del que se inhibirá el de Vigo. Las primeras detenciones se produjeron el pasado 2 de septiembre cuando en el muelle de Bouzas, las Fuerzas de Seguridad del Estado se incautaron de un contenedor que portaba tabaco de contrabando, estando su llegada supervisada por el personal de la Unidad Fiscal del puerto. Así saltó la liebre, que continuó después con la detención de los civiles que, ya en tierra, se encargaban del traslado de los cigarrillos y su comercialización en el mercado. El delito del que se acusa a los agentes no podría rebasar los tres años de cárcel, adujeron fuentes jurídicas, aunque al de cooperación con una red de contrabando se podrían unir los de cohecho y omisión del deber de perseguir la delincuencia. El caso ha concitado gran atención en la comunidad gallega toda vez que el contrabando de tabaco- -no así el de otras sustancias- -está de capa caída a través de los puertos del litoral atlántico. La mayor operación que se recuerda tuvo lugar en 2001 cuando el Servicio de Vigilancia Aduanera apre- hendió un contenedor con unas 430.000 cajetillas Magnum y detuvo a 17 personas. Entonces, como ahora, se encontraban entre ellos varios guardias civiles y funcionarios de aduanas en Galicia. Desmantelado el operativo, aunque no se descartan más detenciones, sólo habló el subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández, quien salió en defensa de la honradez de la Guardia Civil, sin minimizar el hecho de que algunos se dejan llevar por la tentación en un Cuerpo que aglutina en España a unos 80.000 agentes. Aplicar el mismo rasero La Unión Federal de Guardias Civiles (UFGS) reivindicó ayer, a través de un comunicado, la necesidad de aplicar el mismo rasero a agentes que a oficiales y altos mandos, ya que a juicio del sindicato, es sospechoso que las detenciones hayan recaído sólo en la escala básica, sin que sus mandos superiores estuviesen al tanto de sus presuntas hazañas. El sindicato recomendó una subida salarial urgente para frenar la corrupción interna. La Unión de Guardias Civiles pide que se investigue con el mismo rigor a la escala básica y a los mandos