Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 15 s 9 s 2007 ABC AD LIBITUM MACIÁ ATACA DE NUEVO partir de la gran inconsistencia de sus raíces históricas, y dejando a un lado el uso de la violencia como herramienta política, existen dos grandes diferencias entre el separatismo vasco y el catalán: la amplitud de sus bases sociales, notablemente más extensas y profundas en Cataluña que en el País Vasco, y la perseverante contundencia en el uso de la propaganda que marca a quienes tienen su cuartel general en Barcelona. En esto último los vascos son mucho más españoles que los catalanes, que tienden a compensar esa carencia patriótica con el fomento y el desarrollo del también nacionalíM. MARTÍN simo victimismo. FERRAND Sin parar en gastos, y siempre con cargo a la caja común del Presupuesto, los soberanistas catalanes, incluido en ellos el mutante PSC que, tras la transformación germinada por Pasqual Maragall, puede vérselas de tú a tú con ERC y CiU, no dejan pasar un solo día para, con gran lujo de medios, predicar que Cataluña es una nación mediterránea en busca de un Estado propio. La última pieza en ese machacón despliegue propagandístico consiste en la distribución por el resto de España, unos meses después de su estreno en Barcelona, de una película rebosante de ayudas públicas, desde el Institut Catalá de Industries Culturals a la Fundació Caixa Catalunya, que, curiosamente, obtiene la mitad de sus recursos en provincias no catalanas. La película, El coronel Maciá dirigida por el muy veterano Josep Maria Forn, empieza con su título por ascender un grado a Francesc Maciá que era teniente coronel cuando, como repulsa al asalto de La Veu de Catalunya y el CuCut! abandonó el Ejército español. Ni la dedicación de esta columnilla ni mi gusto personal discurren por la crítica cinematográfica; pero sí es de notar, y políticamente relevante, un intento de reivindicar ahora a quien después de haber fundado, en 1922, el Estat Catalá y tras un brillante ramillete de intentonas golpistas, fue también fundador de Esquerra Republicana de Catalunya y llegó a proclamar, aunque sólo fuera por un ratito, la República catalana, reconducida después a Generalitat. El estreno de la película en Madrid, al que no faltó el president Montilla, es una anécdota más, producida con dinero público y sin público en sus proyecciones, que evidencia la deslealtad constitucional que acarrea el separatismo en cualquiera de los grados, de moderado a tonante, con el que se reparten los papeles los integrantes de un Govern que, al tiempo, incumple las obligaciones con quienes les llevaron al poder, en un territorio desarbolado de servicios y más atento a una definición soberana que a la atención de la demanda social. Esa sobredosis propagandística no modificará el ánimo de quienes no queremos dejar de ser españoles, pero está desvirtuando el análisis de quienes no quieren seguir siéndolo. EN FIN PREGUNTAS SOBRE IMAZ estas líneas de su carta de despedida: Conceptos como AS viejas polémicas dentro del nacionalismo vasestado- nación, soberanía o independencia adquieren co sobre independentismo y estatalidad siempre hoy tintes necesariamente diferentes de lo que en el pase resolvieron a favor del pragmatismo (Josu Jon sado representaban. Las fronteras se debilitan e incluImaz, enero de 2005) El presidente del PNV afrontaba la so desaparecen en nuestro entorno, y desde el nacionapapeleta de acompañar a Ibarretxe a la presentación lismo vasco democrático tenemos que ser pioneros en la del plan que lleva el nombre del lendakari en el Congrereflexiones de actualización de nuestro bagaje fundacioso de los Diputados. Y se esforzaba, ante un grupo muy nal Directo al corazón. Ningún nacionalismo sin estareducido de interlocutores, en explicar por qué no había do, esa fantasmagoría tan evocada este 11 de seprazones para temer al lobo. La espantada protatiembre por el geriátrico nacionalista catalán, gonizada por el presidente del EBB, dos años y puede soportar pasivamente que le hagan diana medio después de aquella sentencia, deja en el aien la santabárbara. re dos hipótesis sobre los augurios del Imaz proNo es frecuente que un político apele al sentifeta: o bien estaba totalmente confundido y hado común. Sólo Solbes parece hacerlo en estos bía extraído conclusiones equivocadas de la histiempos. Imaz lo invocaba con frecuencia. Era toria de su partido; o, como sugieren algunos opuno de los tres argumentos que utilizaba para timistas, nos encontramos en el descanso de un partido cuyo resultado final favorecerá a la lí- EDUARDO SAN despejar el tufillo secesionista que desprendía el tocho del lendakari. Los otros dos: la constataMARTÍN nea pragmática del PNV ción de que el concepto de estatalidad, como ha No es mi pretensión en estos momentos ilusrecordado el miércoles en su carta de agur, está en procetrar a nadie sobre las secuelas que están por venir tras so de relativización acelerada en el mundo actual; y la la retirada de Imaz. Otros lo harán con muchas más lucerteza de que nuestros hijos ya no hablarán de estas ces y un conocimiento menos superficial. Sí me interecosas También por entonces, año y medio antes de que sa destacar la absoluta convicción con la que el Imaz a ETA declarase su última tregua hipnótica, aceptada quien conocí defendía un modelo de nacionalismo que por tantos otros sin mayores garantías y sin comprobaestaba a años luz del que estábamos sufriendo, por desciones fiables, Imaz sostenía con absoluta claridad que gracia, desde que el PNV se echara al monte de Lizarra por ausencia de violencia no podía entenderse simpletras la insurrección ciudadana que siguió al asesinato mente que ETA dejara de matar, sino que tenía que signide Miguel Ángel Blanco. ficar una renuncia a las armas total y definitiva Se lo Hace diez años dije en una entrevista que no soy parhemos oído repetir durante la tregua y después de ella, tidario de un estado vasco, y hoy sigo pensando lo mislo que le ha valido el honor de convertirse en blanco premo Con esta afirmación, Imaz acaso trataba de despeferente de los libelos terroristas; y de ganarse la desconjar en sus contertulios la sospecha de que su muy benésideración pública del aitite Arzallus. vola explicación sobre el plan Ibarretxe- no es una ¿Un personaje real o un producto de marketing polítipropuesta separatista sino un proyecto para quedarco en tiempos de zozobra? me preguntaba entonces. nos -escondía en realidad el propósito de una separa ¿Un ingenuo o un embaucador? se han interrogado ción por etapas: nos quedamos, pero sólo por ahora, y otros. Cada cual piense lo que le pete, aunque su retiraahí tenemos el preámbulo y el artículo 13 para cuando da despeja bastantes dudas. Yo veo en el Imaz de la desdecidamos marcharnos. Ahora pienso que Imaz era abpedida a la misma persona de principios de 2005. E idénsolutamente sincero, y que esa es una de las razones por ticas convicciones. Y no me hago más preguntas. las que ha tenido que hacer las maletas. Lo corroboran A L -España necesita un PNV unido, que nos exija la independencia para el País Vasco, sin divisiones internas.