Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 14 de Septiembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.511. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Ayunar como Alá manda Llega el Ramadán, y los clubes de fútbol tiemblan. Los musulmanes que figuran en sus filas comienzan su mes de abstinencia: ni comida, ni bebidas ni sexo durante el día, para alimentarse sólo de noche JOSÉ MANUEL CUÉLLAR o primero que dijo Yaya Touré cuando llegó al Barcelona fue: Soy musulmán con lo que dejó sentado que iba a cumplir con todos los preceptos de su religión. Como Abidal, su compañero de equipo, también se ha convertido al Islam, Toni Tramullas, médico jefe azulgrana, se puso a la tarea para ver qué necesitaban y cómo podían mantener los niveles de nutrición para no bajar su rendimiento. Es una tónica común en los clubs porque hay varios jugadores que cumplen con el Ramadán: Sólo alimentos y bebidas mientras no se pueda distinguir un hilo blanco de uno negro a la luz del día Es decir, de noche. En ese tramo de oscuridad, los futbolistas musulmanes deben alimentarse y beber lo que no pueden hacer por el día. Y son bastantes. Diarra en el Madrid, Nekounam en el Osasuna, Moha en el Español, Kanouté en el Sevilla más los nombrados Touré y Abidal en el Barcelona. No todos cumplen con el Ramadán de igual forma. Por ejemplo, Touré sólo lo va a seguir en los días de fiesta mientras que Abidal dice que lo hace durante las vacaciones porque su trabajo también es importante. Kanouté y Diarra lo cumplen de forma más devota y rígida, aunque ninguno lo hará en los días de partido, si bien lo recuperan luego. En el caso del madridista se llegó a decir que el bajón sufrido la temporada pasada fue debido precisamente a la falta de energía que le produjo el Ramadán. Diarra, que siempre reza en el campo antes de los partidos, basa su juego en la potencia física, y aquel mes en el que el Madrid cayó en picado su bajón fue notorio. Para evitar que esto vuelva a suceder el cuadro médico blanco le ha EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno VINO Y ROSAS os días se están acortando por las tardes y, por las mañanas, empieza a comérselos la noche. Las rosas florecen con menos fuerza y el vino está ya en la uva que negrea y mulatea y se oscurece como los días. Todavía hace sol y los rayos atraviesan las hojas de la parra y le sacan algo de aroma y huele a moscatel aunque no haya empezado la vendimia. Dos mirlos pasan la mañana comiendo uvas. Se sostienen gracias a los alambres del emparrado y pican los racimos. Algunas uvas caen en la mesa y bajan a comerlas. Se las sirve la gravedad en bandeja. Al igual que hacen con las manzanas, que las dejan tiradas a medio comer y con la huella de la medialuna del pico, dejan todo el hollejo de la uva y se comen la mitad de la pulpa y se llevan algunas semillas volando en el estómago. Las diseminan por la orilla del río y de ellas nacen esas parras silvestres de los sotos que se llaman labruscas. Las ramas del año que son los sarmientos, y que parece que tienen siglos, ya no se desangran como en primavera cuando hacen charcos de savia dulce y clara en el suelo si se tronzan. Los perros los muerden para beber esta agua de las cepas. Pero ahora toda el agua está en la uva y los sarmientos se han vuelto secos y ásperos como las manos de un campesino. Cuando los queme, darán un humo dulce. Empieza el equinoccio de otoño en el que los días se igualan en duración con las noches en todas las latitudes de la Tierra. Doce horas de día y doce de oscuridad. Para cambiarle la dirección a esta luz, habría que ir al otro lado del mundo. Empieza la mañana y empieza como termina, el sol rojo y, el cielo y las nubes, rosas como el vino. L L Kanouté brinda sus goles al cielo de Alá preparado un complejo vitamínico extra y un aporte mayor de hidratos de carbono y proteínas que deberá tomar de noche y en el desayuno de madrugada. Durante el Ramadán se ora cinco veces al día y los musulmanes se abstienen de comer, beber, fumar, usar perfurmes o tener relaciones sexuales. Diarra y Kanouté son los que más cumplen con estos preceptos. Además, el madridista llama siempre a su madre antes de los partidos (otra costumbre en el mundo árabe antes de ir a trabajar) mientras REUTERS que el sevillista ora en el vestuario. El que lo tendrá más fácil será Javad Nekounam. El centrocampista de Osasuna, un iraní que profesa la rama chií del Islam, está lesionado para medio año y se ha ido a Alemania a curarse. Se trata de un espartano que apenas concede entrevistas, es disciplinado y muy encerrado en sí mismo. Sólo ha salido de su refugio para decir que haré el Ramadán cuando no afecte a mi condición de futbolista Es una prueba de fe, pero cada uno la hace a su manera.