Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Baloncesto s Campeonato de Europa VIERNES 14 s 9 s 2007 ABC España, a dos pasos del oro Los de Pepu esperan rival del Eslovenia- Grecia de hoy después de apabullar a Alemania JAVIER HERNÁNDEZ MADRID. Va a empezar la ceremonia, con los himnos de ambos países, y Pau Gasol abandona corriendo el parqué. Enfila la zona mixta y acaba en los servicios. Nowitzki no quiere ser menos. Le acompaña Femerling tras escuchar las músicas nacionales. Hay tensión y, hasta en los mas mínimos detalles, las estrellas parecen marcarse, incluso en los prólogos. Apenas diez minutos y da inicio el partido. Al poco, otro leve contratiempo. Esta vez con el reloj que controla el tiempo de posesión. Un par de minutos, anuncian por megafonía, que se prolongan más de lo esperado. El público aguarda lo que se supone un buen espectáculo. Vuelta a calentar los jugadores. La afición se impacienta, quiere ver a sus ídolos, aunque el Palacio no registre un lleno torero como era de esperar- -hay zonas vacías- como en el Telefónica Arena, cuartel de la segunda fase, o el municipal de San Pablo, en Sevilla. El contratiempo con los relojes encima de los tableros no se soluciona. Eight seconds esto es, cuando queden ocho segundos de ataque, el speaker se convierte en apuntador de la cuenta atrás. Con este statu quo parecía difícil encontrar el ritmo en el encuentro. Tarea pues para tipos como Carlos Jiménez, etiqueta en la entrega y el compromiso. Su aportación, eso que llaman intangibles (rebotes, recuperaciones de balón... está en ese territorio. No hizo ningún punto en el primer cuarto, pero fue un bastión (3 capturas, una asistencia y 2 robos de balón) en defensa. Sin necesidad de hacer personales. No como Femerling, el center alemán, que acabó con dos faltas. Diferencias cualitativas. Y en el marcador. De este asunto se encargó Jorge Garbajosa a ritmo de mini parcial (5- 0, del 8- 9 al 13- 9, m. 8) Le siguió Rudy con otro tiro desde el perímetro. Herber maquilló el resultado sobre la bocina (18- 14) a la espera de ver el duelo deseado entre dos astros de la NBA. Hubo que esperar a finales del segundo acto para ver cómo el maverick perdía la partida ante el grizzly Gasol asiste en la siguiente jugada a Jiménez (35- 27, m. 18) La sombra del Europeo de Belgrado, aquella canasta en semifinales, estaba desapareciendo. Al tiempo, Alemania notaba su desconexión, los minutos mágicos, 83 55 1 c 18- 14 18- 14 2 c 3 c 22- 13 26- 16 Acumulado 40- 27 66- 43 JUGADOR Gasol Rudy Fdez. Cabezas Navarro Calderón Reyes Jiménez Sergio Rguez Berni Rguez. Marc Gasol Mumbrú Garbajosa TOTAL ESPAÑA ALEMANIA 4 c 17- 12 83- 55 España Min 26 16 10 14 22 18 22 8 10 20 18 16 PT T 2 T 3 TL 7 3 5 0 0 1 2 12 3 3 2 4 0 0 3 1 1 0 1 1 1 12 2 4 2 3 2 2 17 4 6 2 3 3 3 6 3 5 0 0 0 0 3 1 1 0 1 1 2 1 0 0 0 1 1 2 3 0 0 1 3 0 0 10 4 5 0 0 2 4 2 0 1 0 1 2 2 7 2 2 1 4 0 0 83 23 33 8 21 13 18 R 5 1 2 0 0 4 5 1 3 5 3 1 32 A 1 1 1 1 1 1 2 0 1 0 2 0 11 JUGADOR Demirel Okulaja Arigbabu Garrett Herber Hamann Greene Roller Gruenheid Femerling Nowitzki Jagla TOTAL Alemania Min PT T 2 T 3 15 7 2 3 1 3 29 5 1 8 1 3 3 0 0 1 0 0 13 4 2 3 0 3 18 7 2 4 1 3 21 2 1 4 0 3 20 0 0 0 0 2 7 0 0 1 0 2 6 1 0 2 0 1 18 8 4 7 0 0 30 11 2 6 2 4 18 10 2 5 2 2 55 16 44 7 26 TL 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 2 0 1 1 2 0 0 2 5 R 2 4 2 2 2 2 2 0 4 4 6 7 41 A 2 1 0 1 1 6 0 0 0 0 1 0 12 LO MEJOR El tono general del equipo, que funcionó como un rodillo Todos anotaron y aportaron. Del primero al último. En ataque y en defensa, aunque Calderón fuera el máximo anotador del duelo. Calderón entra a canasta ante la oposición de Jagla Alemania cruza su destino, aparece en cuarto menguante ante un enorme- -otra vez- -Calderón. Caen las canastas como el agua, el buen manantial de un nuevo 5- 0. Rudy roba el balón y se fabrica el sólo la jugada. Gasol, Marc, cierra los puños, con la victoria ya asegurada, en los últimos segundos del AP El reloj fue barrido Apenas se habían jugado dos minutos cuando el partido se detuvo durante cinco. El marcador no funcionaba- -no lo hizo durante la primera mitad- Al parecer la avería se debió a la potencia del barrido de señal que, por motivos de seguridad, hizo la Policía ante la presencia del Príncipe de Asturias en el palco. imprevisibles, que siempre tiene el equipo de Pepu. Puede ser en la salida, en el segundo plato o en el epílogo. Siempre salen a relucir con los protagonistas rotando en el guión. Ahora le tocó a Calderón, responsable de los últimos cinco puntos antes del descanso (40- 27) La bestia negra estaba perdiendo el color, disecada por los pequeños parciales. esas pequeñas cosas que van decidiendo los acontecimientos. Otro 5- 0 a la vuelta de la ducha. Sigue la fiesta, esta vez ya con el rugir de la afición en un Palacio tradicionalmente frío. penúltimo acto. Se huele la gloria de luchar por las medallas (58- 41) siguiendo un guión escrito con una sola tachadura, la croata, rectificada a tiempo. Ahora sí, el oro se ve más cerca, a dos pasos, a dos peldaños, y este equipo tiene ansia de ir a por él. El penúltimo escollo saldrá del Eslovenia- Grecia de hoy. LO PEOR El único pero, el rebote, sobre todo el ofensivo La estadística hubiese sido perfecta si hubieran superado al cuadro alemán en este apartado: 32 por 41. AR. J AR. H AR. I El gran duelo LOS COMPAÑEROS DE GASOL na tras otra, las leyendas del baloncesto que entraron a formar parte esta misma semana del Salón de la Fama de la FIBA subrayaron en su discurso de ingreso la esencia U colectiva del baloncesto. En la magnífica Fundación Ferrándiz, Dalipagic, Marzorati, Bill Russell y Zeravika, entre otros, quisieron compartir el galardón con sus compañeros en sus discursos de ingreso. Si hemos de hacer caso a los más grandes, el corolario del Alemania- España es bien sencillo: los de Gasol son mejores que los de Nowitzki. Era un secreto a voces. Por más que la simplificación de los titulares así nos lo vendiera, el partido no se iba a decidir con un duelo entre sus jugadores emblemáticos, quienes, por otra parte, apenas se cruzaron en la cancha. Ayer, además, co- mo si se afanaran en reforzar el discurso de sus predecesores, Pau y el alero de los Dallas Mavericks desaparecieron del centro de la escena y dejaron todo el protagonismo a sus compañeros. Y, claro, planteada la batalla en este campo, la diferencia entre ambos equipos es abismal. Los nuestros, oliendo ya las semifinales, afilaron la mirada, apretaron las líneas defensivas y dieron rienda suelta a su imaginación para completar una brillante actuación que encandiló a la afición, reforzó nuestra moral y, seguro, metió el miedo en el cuerpo al rival, Eslovenia o Grecia, que nos toque en suerte.