Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -9- -2007 Mundial de Fórmula 1 s McLaren, culpable de espionaje Joan Villadelprat Jefe de Mecánicos de F- 1 Max Mosley Presidente de la FIA Gerhard Berger Ex piloto de Fórmula 1 DEPORTES 89 Martin Whitmarsh Presidente de McLaren F- 1 Mariano Rajoy Presidente del PP Creo que hay motivos para apelar; leeremos los fundamentos en los que se ha basado la FIA, los estudiaremos cuidadosamente y decidiremos Es una sanción en la línea de la FIA, para no fastidiar el espectáculo; Dennis está pasando por muy mal momento y esto ha manchado su imagen muchísimo La Federación Internacional del Automóvil ha hecho justicia y ha aplicado una sanción que considera justa a McLaren- Mercedes Es una sanción severa, pero es positivo que no se haya penalizado a los pilotos y que sólo se trate de un perjuicio para la economía de la escudería británica Lo más importante es que Fernando Alonso puede seguir compitiendo y puede volver a ser por tercer año consecutivo el campeón del mundo Aburrido en el campamento de McLaren desde que llegó a primera hora de la mañana en avión privado, el asturiano se encamina a la rueda de Prensa con aire despreocupado, sin litigar con la sinfonía que se vive en París. Tres minutos de Menchov, ¿eh? ¿Es bueno el ruso, eh? repite burlón mientras expresa su confianza en que Carlos Sastre pueda darle alguna emoción aún a la Vuelta a España. No comment Fernando Alonso se llevó toda la expectación a su llegada a Spa, mientras sus compañeros estaban en París EFE Alonso, pendiente de Menchov Sin agobios por el día de locos en Spa y aparentemente despreocupado ante la decisión que debía adoptar la FIA en París, se encontró con un campamento de McLaren vacío, sin personal y lleno de polvo. No quiso comentar nada sobre la reunión y la sanción POR J. CARLOS CARABIAS SPA. Un par de kilómetros más allá de Francorchamps, fundido entre un bosque de abetos, integrado en el paisaje de las Árdenas, el recuperado circuito de Spa recibe a la caravana de la Fórmula 1 en medio de una congestión. Un ojo en la curva de Eau Rouge y el otro, en París, Campos Elíseos abajo, imperial Plaza de la Concordia, donde la Federación Internacional de Automovilismo juzgó a McLaren. El paddock pinta especial a las doce de la mañana, como la reputación del circuito. Los hoteles rodantes de las escuderías se acomodan en un callejón estrecho, unos frente a otros, en vez de la hilera habitual. Falta glamour. Es un día diferente. Y algo inaudito: el pabellón McLaren está lleno de churretes, cristales sucios, estantes polvorientos. Lo nunca visto. En realidad, los doce camiones de McLaren que se pliegan y despliegan como un acordeón para armar el mayor mamotreto de la vanguardia del diseño en la F- 1 están a medio hacer, a camino entre Spa y París. Closed (Cerrado) decreta uno de los pocos empleados de la escudería al prohibir el paso. En obras, más bien. Vacío, en todo caso. La puerta automática del pabellón McLaren capta el clic de la proximidad y al fondo del pasillo se ve a Fernando Alonso sentado en una mesa y rodeado de su séquito (su padre y su representante) en medio de un desierto. No hay nadie en McLaren. Frente a la normalidad de un jueves (batallones de cocineros, empleados, gente corriendo de un lado para otro) la despoblación total. Un cocinero, dos o tres montadores, un asistente de Prensa y mesas desocupadas. Tres minutos de ventaja de Menchov, ¿eh? suena en el interior de la estancia como un resorte intempestivo. Fernando Alonso no se declara partícipe del ambiente de funeral que se vive durante todo el día en McLaren. Ha venido a ganar una carrera de Fórmula 1 y en ese objetivo concentra sus esfuerzos. Una carrera más, aunque ésta no tenga ningún síntoma de normalidad. El canal inglés de televisión Sky News repiquetea insistente en los monitores de McLaren la imagen de Ron Dennis y Lewis Hamilton ingresando en la sede de la FIA en París. El camión no está limpio y falta personal. Falta actividad. Alonso no da una vuelta de reconocimiento al trazado, tal y como era su costumbre estando en Renault. Sólo tiene una cita pública a lo largo de la tarde: la rueda de Prensa oficial de la FIA, tres de la tarde, que comparte con Sutil, Kubica, Rosberg y Massa. Pendiente de la Vuelta ¿Por qué no estás en París y sí Hamilton y De la Rosa? No quiero hablar sobre lo que pasa fuera del paddock Estoy concentrado al cien por cien en la carrera Del día de locos en conexión entre París y Spa Francorchamps, ni una palabra. Silencio administrativo en la rueda de Prensa oficial de la FIA. Fernando Alonso, al estilo J. B. Toshack. No comment advierte a un periodista inglés a propósito de la sesión de París. No quiero hablar sobre lo que pasa fuera del paddock Estoy concentrado al cien por cien en la carrera repite ante la lógica repetición de la pregunta. ¿Por qué no estás en París y sí Hamilton y De la Rosa? vuelve el interés periodístico. Y nueva ración de J. B. No comment Entre tanto habla de las condiciones especiales de Spa, de los tramos secos y mojados en los siete kilómetros de cuerda, del cambio de giros izquierdaderecha. Termina la conferencia y el campeón del mundo regresa a la rutina: reunión vespertina con sus ingenieros. Una hora de deliberaciones sobre neumáticos duros o blandos, etc, etc. Antes de que Alonso abandone la cita con sus ingenieros, aparece Lewis Hamilton por el circuito. En menos de una hora ha llegado desde París en el avión privado de Ron Dennis que ha aterrizado en el aeropuerto de Lieja. Sin nada que hacer, sin conocer la decisión del sanedrín de la FIA, despreocupado y sin agobios, el asturiano se marchó de Spa a las cuatro y media, pendiente de los tres minutos del líder de la Vuelta. ABC. es Más información sobre el Mundial de Fórmula 1 en http: abc. hoymotor. com especiales formula 1