Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -9- -2007 Google ofrece 21,5 millones a la primera empresa que ponga un robot en la Luna 85 Unicef registra una caída histórica de la mortalidad infantil en el mundo La lactancia materna, la vacunación y el uso de mosquiteras en zonas de malaria reducen los fallecimientos s África suma casi la mitad de las muertes infantiles ABC MADRID. La tasa de mortalidad infantil vuelve a descender. Pero, por primera vez, lo hace por debajo de los diez millones de muertes anuales. Es un momento histórico dijo ayer la directora ejecutiva de Unicef, Ann Veneman, durante la presentación del último informe de la agencia de Naciones Unidas para la infancia. Medidas tan sencillas como la alimentación exclusiva de los bebés con leche materna durante los primeros seis meses de vida o el uso de mosquiteras impregnadas en insecticida para prevenir la malaria en zonas donde la enfermedad es endémica han logrado bajar la barrera histórica de los diez millones de muertes. Sólo en Kenia, los fallecimientos de niños se han reducido a casi la mitad por las campañas de prevención realizadas entre 2004 y 2006. Fue cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) repartió de forma gratuita mosquiteras e insecticidas entre las familias de las zonas rurales más pobres. Hoy, el 52 de los niños en Kenia duermen protegidos con mosquiteras, frente al 5 de 2003. También las campañas de vacunación de enfermedades típicas de la infancia como es el sarampión o la polio, así como la administración de suplementos vitamínicos han sido claves en la reducción de la mortalidad. La administración de suplementos de vitamina A en regiones con desnutrición crónica ha mejorado el sistema inmune y el desarrollo de millones de niños en el mundo. Sin olvidar el impacto de las mejoras realizadas para facilitar el acceso al agua potable y mejorar la higiene. Estos dos gestos han reducido las enfermedades diarreicas, una de las principales amenazas para la salud de las zonas más pobres. Estas medidas básicas de salud han logrado que la mortalidad en los menores de cinco años pase de los casi 13 millones registrados en 1990 a los 9,7 millones actuales. Hoy sobreviven más niños que nunca dijo Veneman. aunque aún es insuficiente El objetivo de Unicef es reducir en dos tercios la mortalidad infantil entre 2010 y 2015, para salvar 5,4 millones de vidas infantiles. Su intención es lograrlo facilitando el acceso a servicios sanitarios en sus comunidades. En todos los continentes, hay países que han hecho progresos para mejorar la esperanza de vida de sus menores. Aunque los niños que nacen en el África subsahariana son los que menos posibilidades tienen de sobrevivir. Esta región acumula casi la mitad de todas las muertes infantiles, con 4,8 millones de fallecimientos. Pese a las cifras, los datos han mejorado en muchos países. La tasa de mortalidad ha bajado al 29 por ciento entre 2000 y 2004 en Malaui, mientras que la reducción ha sido del 20 por ciento en Etiopía, Mozambique, Namibia, Níger, Ruanda y Tanzania. La elevada tasa de infecciones por el virus del sida es la principal amenaza para la supervivencia infantil. Al África subsahariana le sigue el Sur de Asia, en número de muertes. En esta zona del mundo mueren cada año 3,1 millones de niños. Las mejorías más rápidas se produjeron en América Latina y el Caribe, Europa central y oriental y en Asia Oriental y en el Pacífico. El informe de Unicef también destaca el esfuerzo de otros países- -Marruecos, Vietnam y la República Dominicana- -donde la tasa de mortalidad entre los menores de cinco años descendió en más de un tercio. América Latina y el Caribe gozan de la mejor situación. En los últimos 17 años, las muertes de niños se han reducido en más del 50 y están a punto de lograr el objetivo de Naciones Unidas. El estudio de Unicef se detiene también en la situación de los países desarrollados. En el primer mundo, también se observan diferencias notables entre los niños que viven en áreas rurales y en los hogares más pobres. El último pueblo indígena aislado del mundo vive en Paraguay ABC MADRID. Indígenas ayoreos han descubierto en Paraguay evidencias sobre individuos de su grupo étnico que todavía no han entrado en contactado con el mundo exterior, al sur de la cuenca del Amazonas. La deforestación de ese área puede acabar con este pueblo, ya que el bosque es su medio de vida, informa Ep. La semana pasada, miembros de este pueblo indígena que viven en contacto con el mundo vieron huellas y hogueras aún humeantes de origen desconocido. Las noticias han alarmado a los simpatizantes de la tribu de los ayoreo, ya que la zona está siendo objeto de una rápida y creciente deforestación, ha alertado la ONG Survival en un comunicado. Los indígenas ayoreo intentan desde 1993 proteger lo que queda de su selva. Muchos de sus parientes todavía viven allí, evitando el contacto exterior. Todos los miembros de esta etnia indígena, incluidos los que mantienen contacto con la civilización exterior, dependen del bosque para sobrevivir. Diferencias en áreas rurales La barrera de los diez millones de muertes desciende por primera vez entre los menores de cinco años La mejoría más rápida se produjo en América Latina, el Caribe, Europa y en Asia Oriental Más información en: http: www. unicef. es Medidas básicas de salud EFE Un templo romano bajo la catedral La prospección geofísica que a lo largo de esta semana se realiza en el subsuelo de la catedral de Tarragona ha permitido detectar la presencia de algunos vestigios que podrían pertenecer a un templo dedicado al emperador romano Augusto, de unas dimensiones similares al Partenón ateniense. Aunque el Gobierno de Paraguay está legalmente obligado a entregar la propiedad de sus tierras a los ayoreo, sólo una pequeña parte ha sido devuelta a los indígenas, y ahora tala ilegal está descontrolada. El pasado agosto, Survival entregó a las autoridades paraguayas 57.000 firmas en demanda de una rápida devolución de sus territorios a los ayoreo. Se trata de una de las 18 tribus diferentes que viven en Paraguay. Son un pueblo nómada de cazadores- recolectores, que habitó antaño una extensa región de bosque bajo. Su primer contacto duradero con los hombres blancos tuvo lugar durante los años cuarenta y cincuenta del siglo XX, cuando los granjeros menonitas establecieron colonias en sus tierras. Más tarde, los misioneros intentaron contactarlos y sedentarizarlos. Hasta ahora, se pensaba que sólo sobrevivía un pequeño grupo de ellos que, con una vida nómada pero localizada por las autoridades, vivían aislados en el bosque. La amenaza de la tala ilegal Más información sobre esta tribu: http: www. survival. es