Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo VIERNES 14- -9- -2007 ABC Un estudio marca el grado de separación entre etnias para garantizar la paz Los conflictos entre grupos responden a criterios de distribución geográfica EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. La regla de oro para evitar conflictos entre grupos étnicos, religiosos o culturales es pura cuestión de distribución geográfica: o muy mezclados los individuos, o los grupos conveniente separados con claros límites y a suficiente distancia entre ellos. Esta es la situación ideal. Un estudio de psicología y comportamiento sociales, realizado por los investigadores May Lim, Richard Metzler y Yaneer Bar- Yam y publicado hoy en Science aportar un enfoque distinto al dado de modo habitual a los conflictos interétnicos, centrado normalmente hasta ahora en el análisis de los condicionamientos económicos y sociales y en el reparto del poder que suele acompañar el cuadro en el que se producen las tensiones intergrupales. Para los tres sociólogos norteamericanos, en cambio, el factor principal que explica el estallido de violencia entre grupos es en realidad el reparto espacial. La violencia aparece como consecuencia de la estructura de los límites entre grupos, más que como resultado de conflictos inherentes a los grupos mismos afirman. Los investigadores desarrollan un modelo de cómo los individuos se distribuyen en el territorio, para luego establecer aquellas situaciones en las que se genera mayor conflicto. De esta forma, logran predecir dónde pueden generarse problemas en determinados países, o incluso establecen las políticas adecuadas para mantener la paz. El modelo ha sido aplicado con éxito a los conflictos de la ex Yugoslavia y en la India. Los individuos, preferentemente, se desplazan hacia áreas donde viven más individuos de su mismo grupo. Esa dinámica lleva progresivamente a establecer grandes manchas (en forma de islas o de penínsulas de cada grupo. Cuando los individuos viven muy mezclados, a pesar de pertenecer a distintos grupos étnicos o religiosos, normalmente conviven en paz. Pero cuando las personas se van congregando en islas o penínsulas de un único tipo, entonces es cuando se genera la violencia. Para evitarla, la distancia entre los grupos debe ampliarse, y conviene establecer claras fronteras o límites geográficos entre unos y otros. En regiones con un grado de mezcla muy alto- -indica el artículo- los grupos de un mismo tipo no son suficientemente grandes para desarrollar una fuerte identidad colectiva, o para identificar espacios públicos como asociados con uno u otro grupo cultural. Unos grupos no se imponen sobre los otros, y ninguno es percibido como una amenaza para los valores culturales o la autodeterminación social o política de otros grupos. Una separación parcial, con una pobre definición de los límites, favorece el conflicto. La violencia estalla cuando los grupos son de tal tamaño que son capaces de imponer normas culturales en espacios públicos De esta forma, según los investigadores, la distribución espacial de los grupos étnicos es un fuerte elemento en la predicción de las localizaciones de la violencia De acuerdo con la aplicación de este modelo a los conflictos en Yusgoslavia, en los años 90, y a los brotes de violencia entre grupos étnicos en la India, en el último decenio, los tres investigadores concluyen que los grupos que viven separados entre ellos a una distancia menor de 10 kilómetros, o superior a 100, pueden mantener la convivencia. Esas cifras se derivan de los dos casos reales a los que se ha aplicado el modelo desarrollado por Lim, Metzler y Bar- El terrorismo interétnico sacude la India AP Las tensiones interétnicas en la India, un país mosaico de lenguas, religiones y culturas, han causado miles de muertos durante las últimas dos décadas. Atentados contra trenes y estaciones, como el de Dewara (en la imagen) son atribuidos a grupos terroristas de origen cachemir. Ocupación del espacio público Predecir los estallidos Los Balcanes, paraíso de la limpieza étnica REUTERS Serbios, croatas, musulmanes bosnios y albaneses... han campado a sus anchas y sembrado el terror al amparo de las guerras que desintegraron Yugoslavia tras la caída de Milósevic. Fosas comunes como la de Gorica- -Bosnia- -siguen aportando pruebas sobre la limpieza étnica. Yam. En los conflictos de la ex Yugoslavia, la violencia aparecía sobre todo cuando los grupos rivales estaban a una distancia de entre 10 y 60 kilómetros. En la India, país de mayores espacios, la ausencia de violencia se registraba siempre más allá de un radio de 100 kilómetros. El análisis sugiere que las regiones de una amplitud menor de 10 kilómetros, o mayor de 100, puede proveer suficiente mezcla o aislamiento para reducir la posibilidad de violencia Aunque los investigadores se inclinan por sugerir la separación como la alternativa más eficaz para asegurar la paz entre distintos grupos, las conclusiones no son en reali- dad tajantes a la hora de aconsejar a los países una política de mezcla étnica, o por el contrario establecer la conveniente distancia geográfica entre los diferentes grupos. Más información sobre el modelo: http: www. eurekalert. org jrnls sci emb scipak pdf lim. pdf