Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -9- -2007 VIERNES deESTRENO 79 Daniel Auteuil llegó a sacarme de quicio Jean Becker s Director F. MARÍN BELLÓN MADRID. El francés Jean Becker presentó en Madrid Conversaciones con mi jardinero un canto a la inteligencia de los hombres sencillos protagonizado por dos que no lo son, Daniel Auteuil y Jean- Pierre Darroussin. Hijo del mítico Jacques Becker- -autor de títulos como Los amantes de Montparnasse y París bajos fondos Jean empezó a dirigir tras la muerte de su padre, cuando éste tenía 53 años. El escritor Jose Giovanni le echó un cable al pedirle que terminara La evasión adaptación de una de sus novelas, cuando el gran Becker estaba ya muy enfermo. Más tarde llegarían filmes como Un crimen en el paraíso y la deliciosa La fortuna de vivir Conversaciones... es también una película de actores, lo más importante de una película dice Becker, aunque él se niegue a dirigirlos: Yo les digo: Allá tú; si sales mal eres quien paga el pato Su método (o falta de) no evitó que Auteuil se quejara de lo duro que fue al principio trabajar con él. Se sentía desestabilizado llegó a decir el gran actor galo: Hay actores que tienen tanta facilidad delante de la cámara que quizá se relajan demasiado replica Becker. Tuve que explicarle que el personaje del pintor es inseguro, inestable. Lo entendió a la perfección, obviamente. Y de hecho creo que al final es él quien más transmite Otro problema surgió con la forma de rodar de Becker, que consigue una puesta en escena invisible en buena parte al rodar con dos cámaras. Creo que la puesta en escena debe estar al servicio de la historia y no al revés. Las dos cámaras me permiten muchas posibilidades en el montaje y que se note lo menos posible el paso de un plano a otro Auteuil, sin embargo, desacostumbrado a rodar planos secuencia de hasta seis minutos, tuvo dificultades para memorizar el papel. Llegó a sacarme de quicio confiesa Becker, aunque está claro que todo terminó bien personaje del jardinero, extraído de una novela de Henri Cueco- -quien realmente conoció a una persona así- está tan unido a la tierra que riega con sus hallazgos incontables minutos de la cinta. Becker pensaba para el papel en el malogrado Jacques Villeret La cena de los idiotas pero Darroussin llena de humanidad su personaje y evita cualquier añoranza inútil. Quizá la única pega provenga de la calidad de Auteuil, quien sabe escuchar con tanta profundidad que dota de un contenido excesivo al payaso blanco de la historia, pensado como mero receptor de las ocurrencias del hortelano. Qué grande que ese sea el mayor defecto. El actor John Travolta, en una escena de Hairspray estupenda, aprendí que para triunfar en este negocio, aparte de tener talento, hay que ser una persona gentil La década del rock and roll es sin duda la otra gran protagonista del filme, y los guiños humorísticos hacia esta época son constantes. Desde referencias al pelo tieso de Jackie Kennedy o la mítica serie Lassie hasta el posible montaje de la llegada del hombre a la Luna o las escuchas de Hoover todo indica que el mundo estaba cambiando, salvo por ciertas escenas como la que muestra al director de una televisión gritando a Tracy: ¡Detengan a esa gorda comunista! Para Zac fue estupenda esa vuelta al pasado, porque mi madre creció en los 60 y a mí siempre me parecía que lo que bailaba era muy antiguo; y ahora resulta que lo volvemos a poner de moda. Además, creo que en EE. UU. fue una época de grandes cambios y es gratificante mostrar a la gente joven cómo era aquel entonces Ambos poseen ahora nuevos proyectos, como la tercera entrega de High School Musical que realizará Zac, o el filme Herald que Nikky estrena este verano. Pero hasta entonces, podrán verlos entre piruetas y un mar de laca en Hairspray Y sentirán al salir del cine, como si fueran Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia que los pies se mueven solos. Bienvenidos a los 60, cuando la vida era ritmo. ABC Hairspray EE. UU. 2007 97 minutos Género- -Musical Director- -Adam Shankman Actores- -John Travolta, Queen Latifah, Michelle Pfeiffer, Christopher Walken, Nikki Blonsky, James Marsden, Zac Efron Dulces sixties Ingenuos colores a todo ritmo JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Un musical. Complejo asunto. O son la repera, que no suelen, o la gente los mira con recelo. Empero, una vez que se entra en ellos son como todo, los hay buenos, malos, regulares, con trama, sin ella, con música buena, regular... Sólo que la gente del cine está acostumbrada a ver cine, para lo otro se van al teatro, que tampoco van por cierto. Pero esta Hairspray es ya casi un clásico, y como tal hay que tomarlo. Se trata de un remake de la película que realizó John Waters en 1988. De la misma se realizó una obra en Broadway que tuvo un éxito brutal, con premios por doquier y reconocimientos de todo tipo. Ahora llega esta adaptación de Shankman en el que se han jugado diversas bazas para compensar la frescura que tenía el trabajo de Waters. La mayor es la presencia de un John Travolta travestido en una ama de casa grande y oronda, pero también la presencia del ídolo mundial de adolescentes Zac Efron y, sobre todo, de Michelle Pfeiffer, que intenta hacer de mala malísima, de forma infructuosa claro, porque es bella, bellísima. Con independencia de los ac- tores, Travolta por Divine, Pfeiffer por Deborah Harry y Efron por Gerard, la película se sustenta en la música, y en la música negra, que es lo mejor. Mucho rythm blues, y del bueno, de raíces ancestrales, de cruce de caminos, de Tamla Motown, del principio de todo. Y bailarines de color que son muy superiores al resto, con el ritmo metido en el alma y la goma presente en los músculos. Pero salvando el asunto musical, la película como trama en sí es de una cortedad tremenda, con una ingenuidad irreal hasta el paroxismo. Existe en todo el guión un color pastel que huele a decorado cartón, a historia inventada para y por la música, más para ser oída que para ser filmada. Ni Efron se va a fijar en Cenicienta, por muy encantadora que sea, ni la sociedad va a dejar de ser racista chasqueando los dedos. La vida real es tan cruda como eso y los sapospríncipes no existen. En el haber, la valiosa presencia de Christopher Walken, en un corto pero jugoso placer, si bien no se le ha sacado todo el jugo a lo que mejor sabe hacer, que es bailar. Conversaciones con mi jardinero Francia 2007 109 minutos Género- -Drama, comedia Director- -Jean Becker Actores- -Jean- Pierre Darroussin, Daniel Auteuil, Fanny Cottençon, Hiam Abbass, Alexia Barlier Saber hablar, saber escuchar F. M. B. La naturaleza explícita del título permite ahorrar mayores explicaciones. Dos amigos de la infancia se reencuentran en diferentes escalones de la escalera social, lo que no impide una comprensión mutua, sobre todo en sentido descendente. El Más información sobre la película: http: www. hairspraymovie. com Existe en todo el guión un color pastel que huele a decorado cartón, a historia inventada para y por la música, más para ser oída que para ser filmada El director Jean Becker y el actor Jean- Pierre Darroussin EFE