Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 VIERNES DE ESTRENO abc. hoycinema. com VIERNES 14 s 9 s 2007 ABC Creía que rodar en Pakistán con una estrella sería peor Michael Winterbottom s Director El periodista Daniel Pearl fue secuestrado en Karachi en 2002. Un corazón invencible cuenta la desesperada búsqueda que emprendió su mujer con ayuda de la CIA y de la inteligencia paquistaní. Angelina Jolie es la protagonista y Brad Pitt produce TEXTO: FEDERICO MARÍN BELLÓN FOTO: SIGEFREDO MADRID. Michael Winterbottom es un director hiperactivo. Mientras usted termina de leer esta página, es probable que el británico dé los últimos retoques a una nueva película. La última que estrena en España es Un corazón invencible en la que Angelina Jolie se mete en la piel de la mujer de Daniel Pearl, secuestrado en enero de 2002 en Karachi, donde trabajaba como corresponsal del Wall Street Jounal La actriz es la protagonista absoluta de la cinta, que no por casualidad coproduce su marido. Brad Pitt fue quien llamó al director de Wonderland para ofrecerle el proyecto. Tenían un guión que no les gustaba demasiado y estaban interesados en reescribirlo y en ponerlo en marcha inmediatamente. Eso me gustó- -asegura Michael Winterbottom- porque a veces te ofrecen cosas que tardan 18 meses en empezar El siguiente paso del director fue marcharse a París a conocer a Mariane, quien le contó su traumática experiencia. Ambos fueron a Namibia para conocer a Brad y Angelina. El cineasta descubrió allí que las dos mujeres ya se conocían, por lo que el entendimiento fue absoluto desde el primer instante. Brad me dijo que les gustaba mucho mi forma de rodar y que querían que hiciera la película a mi manera, con mi propio equipo, sin necesidad de ir a Hollywood siquiera. De hecho, técnicamente es una película británica apunta. Winterbottom explica que el rodaje en Pakistán fue complicado, pero él ya había ido allí ocho veces y rodado dos películas, aunque en este caso, como era una historia muy conocida y con una estrella de protagonista, pensaba que sería peor Su estrategia fue llevarse unas pocas cámaras al principio, además del diseñador de vestuario, entrar en contacto con los personajes reales y rodar en plan informal, para tener un poco de metraje por si las cosas se ponían feas y no podíamos volver a Pakistán Dos o tres semanas más tarde, sin embargo, pudieron regresar al país, aunque conseguir los permisos definitivos se convirtió en una quimera. El equipo decidió seguir adelante, pese a todo, aunque nunca consiguieron un papel oficial. Lo más curioso es que las agencias de seguridad nos espiaban todo el rato relata Michael Winterbottom. El ministro del Interior, que durante el secuestro era el capitán encargado de la investigación, nos ayudaba mucho, pero el actual jefe de inteligencia, una de las personas implicadas en el secuestro, ponía toda clase de trabas. Esa confrontación retrata cómo fue el rodaje añade. Al final, llegó un momento en que la Policía de Karachi no pudo seguir colaborando y los servicios de inteligencia arrestaron a tres personas, por lo que tuvieron que salir de allí. Entretanto, los actores americanos, que esperaban en Dubai, sobre todo Dan Futterman- -quien da vida a Daniel Pearl- nos insistían en que no podíamos rodar en Karachi, que nos iban a matar a todos El problema se acentuaba, según el director, porque los americanos no les dejaban salir a la calle sin la protección de dos agentes especiales como guardaespaldas, lo que a algunos les daba más miedo que sensación de seguridad. la otra. Se llevaban muy bien añade el director. Sobre el papel de Pitt en la película, asegura que aunque estuvo presente durante el rodaje en la India, se comportó más como un padre de familia, cuidando de los niños fuera del plató La elección de Dan Futterman sí fue suya. El británico explica que no sólo le parece un gran actor que ofrecía la ventaja añadida de parecerse al personaje, sino que también es escritor- -suyo es el guión de Capote por ejemplo- por lo que no había que explicarle lo que supone interpretar a una persona que se dedica a escribir Acostumbrado a rodar películas sobre asuntos polémicos- -su anterior título versa sobre tres detenidos en la prisión de Guantánamo- Winterbottom se resiste unos segundos, pero no duda en lanzar sus dardos contra los dirigentes del primer mundo: Realmente hay terrorismo por ambos lados. La escala de violencia ha ido escalando de forma similar Por ejemplo, las palabras que usa Rumsfeld para definir su política son las mismas que utilizan los terroristas islámicos añade. La mayor diferencia que encuentra el director es que en Pakistán su película sólo ha podido ser vista en internet. Más información sobre la película: www. amightyheartmovie. com La elección de Angelina Winterbottom confiesa que pasó tan poco tiempo entre su contratación y la puesta en marcha del proyecto, apenas dos semanas, que ni siquiera tuvo tiempo de pensar en si Angelina Jolie era la actriz idónea para el papel principal. Una vez que la vi con Mariane me di cuenta de que era la persona perfecta. Es verdad que si me lo hubieran comentado un año antes me podría haber causado algún quebradero de cabeza No sólo las dos mujeres se parecen bastante, sino que Angelina estaba embarazada, como Mariane en la época en la que ocurrieron los hechos. Bastaba con verlas hablar para ver la compenetración que existía entre ellas a pesar de venir de dos mundos my distintos. Cada una había reconocido algo en Un corazón invencible EE. UU. G. B. 2007 100 minutos Género- -Drama Director- -Michael Winterbottom Actores- -Angelina Jolie, Dan Futterman, Archie Panjabi, Irrfan Khan Noticia de un secuestro F. M. B. Tras unos inicios casi neorrealistas (o neoneorrealistas) y un repaso a géneros tan dispares como el western, el musical y el porno (o neoporno) Winterbottom se ha convertido en un cronista naturalmente interesado de algunos de los males que aflijen al mundo. Y como estos no dejan de proliferar, trabajo no le falta al director británico, quien una vez cogida la carrerilla parece capaz de disparar en varias direcciones a la vez. Después de su repaso a la vergüenza de Guantánamo contada desde el punto de vista de tres presuntos inocentes, aquí cuela sus cámaras en Pakistán, donde sigue el secuestro del periodista Daniel Pearl a manos de fundamentalistas islámicos. Se puede discutir hasta la eternidad sobre el punto de vista de la película, que a priori no es otro que el de la mujer de la víctima. En la práctica, resulta imposible no dejar rastros ideológicos y de alguna otra clase aún peor a la hora de retratar a la CIA, a la inteligencia paquistaní, a los responsables del diario y al propio pueblo de Karachi. En una historia que no puede ser más sucia, ni siquiera la tortura evidente (aunque no del todo explícita) sobre algún detenido, con el urgente propósito de extraerle información necesaria, merece una mirada mínimamente censora o justificativa. ¿Era imprescidible algún desmarque? Lo cierto es que el resultado narrativo es irreprochable. Cámara en ristre, Winterbottom maneja su herramienta de la mejor manera posible para guiar al espectador en medio de un enjambre de nombres, dentro de una megalópolis caótica y sofocante, inmersa a su vez en un complejísimo conflicto, última piel de una matrioshka inabarcable. La claridad expositiva de su cine es compatible con un tono documental (o neodocumental) que sabe huir de la reiteración y que sólo en contadas ocasiones consigue productos tan apasionantes, entretenidos y, en definitiva, bien contados. Michael Winterbottom posa ante el cartel de la película durante su visita a Madrid