Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -9- -2007 El Patronato del CARS se reunirá el día 25 de septiembre para refundar el museo 73 Una soprano de origen español María Malibrán nació en París el 24 de marzo de 1808; su verdadero nombre era María Felicia García Sitjes, y su padre fue el tenor español Manuel García. A pesar de su tempranísima y trágica muerte, desarrolló una fecunda y aplaudida carrera. Compositores como Rossini o Bellini estaban fascinados y entregados a ella. Viajó por todo el mundo: Nápoles, París, Londres, Nueva York... Allí se casó con Eugene Malibrán, treinta años mayor que ella; al poco tiempo descubrió que su marido está arruinado y durante mucho tiempo dedicó sus ingresos a cubrir las deudas de Malibrán. Finalmente, le abandonó y se enamoró del violinista Charles- Auguste de Bériot. Tardó varios años en poder casarse con él, y mientras tanto su convivencia fue motivo de escándalo. En septiembre de 1836, con sólo 28 años, murió tras caerse de un caballo en Manchester. Cecilia Bartoli- -en la imagen de la izquierda, con un brazalete que perteneció a la Malibrán- -ha dedicado buena parte de los últimos años a investigar sobre la vida y la obra de la soprano. Fruto de este trabajo es el disco que se publicará la próxima semana Malibrán, y cuya marquetería diseñó la propia soprano. Cuántos cantantes de hoy en día, hombres y mujeres, no saben ni coserse un botón- -ríe- y todo lo que sabía hacer La Malibrán Sus grandes y expresivos ojos negros se iluminan cuando habla de ella, y sus brazos se disparan en gestos interminables: Lo primero que me impresionó de ella fue su historia; pertenecía a una familia de músicos, que llevó a Estados Unidos la música de Mozart. Presentaron Don Giovanni delante de Lorenzo Da Ponte, el autor del libreto. María desarrolló sus dotes musicales: cantaba con una técnica excepcional, tocaba el arpa, la guitarra, el piano, componía... Era una mujer con un extraordinario carisma sobre la escena y que fue en contra de todas las convenciones. Ella era una artista que no sólo cantaba bien, sino que actuaba, expresaba la emoción de la música; había otras cantantes, como Giuditta Pasta, con un canto más clásico, más puro. Para La Malibrán, la música era expresión, movimiento, vida... Una revolución absoluta para su época Fuera de la escena, María Malibrán era también una mujer fascinante. Chocó con la sociedad de su tiempo. Se casó con Malibrán, un hombre treinta años mayor que ella, probablemente para escapar de la severidad de su padre. Luego descubre que este hombre, un banquero, está en realidad arruinado. Y tiene que cantar para pagar las deudas de su marido. Luego viajó a Europa, donde se enamora del violinista Charles- Auguste de Bériot, y se va a vivir con él: un auténtico escándalo para la sociedad de entonces, porque todavía estaba casada con Malibrán. Fue amiga de Georges Sand, compositores como Liszt, Chopin, Bellini, Mendelssohn, la adoraban... Para Cecilia Bartoli, María Malibrán abrió muchas puertas a las mujeres en el mundo de la música. Hay ciertas figuras, ciertas posiciones dentro de nuestro mundo- -dice la mezzo- que siguen relacionadas con el hombre, como la dirección de orquesta. Hay muy pocas mujeres que hayan desarrollado una carrera como directoras. Y en ciertos aspectos seguimos peleando por tener mayor presencia. Y hay que dar las gracias a mujeres como Una cafetera con el rostro de la Malibrán y una mesa decorada por la propia soprano María Malibrán, o a la propia Georges Sand, que han sido pioneras, que han plantado la semilla cuyos frutos hemos podido recoger otras mujeres Cecilia Bartoli viajará de la mano de María Malibrán por toda Europa. Este fin de semana arranca la gira en Munich, y su calendario está completo hasta junio: Alemania, Suiza, Holanda, España, Bélgica, Francia, Reino Unido, Portugal, Austria, son varios de los países donde actuará la mezzosoprano. Pero en rojo están subrayadas dos citas. Por una parte, el estreno en Zúrich, en abril, de una nueva producción de la apenas conocida ópera Clari que Halévy escribió para la propia soprano de origen español; y el maratón Malibrán que llevará a cabo el 24 de marzo de 2008 (el día en que se cumplirán 200 años del nacimiento de la legendaria artista) en la Sala Pleyel de París. Por la mañana- -explica Cecilia Bartoli- -cantaré un recital con Lang Lang y Maxim Vengerov; a mediodía, una ópera en concierto- -seguramente será La cenerentola -y por la noche un concierto de gala. Una jornada inolvidable Más información sobre el proyecto: http: www. ceciliabartolionline. com