Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -9- -2007 La Comunidad califica de inaceptable el desmentido de Zapatero a Aguirre 47 Un billete de avión para Rumanía en una semana Fuentes cercanas al caso indicaron que la madre del recién nacido, Mirabella, tenía un billete de avión para Rumanía, un viaje que se suponía que iba a realizar en una semana. Quizá pensaba que el parto se retrasaría unos días, y eligió esa fecha. La mujer se encuentra hospitalizada, bajo custodia policial, en la Maternidad de O Donnell, dependiente del Hospital Gregorio Marañón. En cuanto al hombre, Adi, al cierre de esta edición estaba en los calabozos del cuartel de la Guardia Civil en Arganda del Rey, a la espera de ser puesto a disposición judicial, según informaron fuentes del Instituto Armado. El cadáver del bebé fue trasladado al tanatorio de Arganda, para que el forense le practicara la autopsia y se concretaran las causas de su temprana muerte, según relataron las mismas fuentes policiales. Ésta es la bañera donde Mirabella dio a luz FOTOS: DE SAN BERNARDO Habitación donde se refugió el matrimonio tras el parto dormitorio Mirabella y Adi, por lo que está claro que el alumbramiento se produjo en el cuarto de baño del piso, y no fuera del domicilio. Así lo explicaba Ana María: Por la mañana, no he visto nada raro. Eso sí, luego me he dado cuenta de que estaban un poco sucias la pared del baño y la bañera, y de que en la moqueta había algunas manchas de sangre, muy oscuras Sobre el carácter de los dos detenidos poco podía decirse: Adi era el más comunicativo, puesto que su mujer, Mirabella, apenas mantenía comunicación con el resto de personas con las que convivía, según reconoce Ana María. Eso sí, no tenía problemas con ellos. Nunca supuse que estuviese embarazada, no me dijo nada, ni siquiera le dieron mareos ni vómitos concluye. cer dinero, porque en España no hay trabajo fijo Mirabella y Adi llegaron al piso donde han ocurrido los hechos, en el número 1 de la calle de Leonor de las Cortinas, el pasado mes de julio. Ana María no sospechó nunca que la nueva inquilina estuviese embarazada: Cuando llegó, debía de estar de siete meses y creí que era una chica gorda según relata, y parece que, además, la mujer utilizaba una faja para ocultar su estado de gestación. Uno de los aspectos más curiosos de esta muerte violenta es el hecho de que ninguno de los otros cinco habitantes de la vivienda- -dos menores y tres adultos- -se percatara de nada de lo que ocurrió durante las horas anteriores. Al parecer, cuando el resto de los moradores del piso se fueron a la cama, ya estaban en su