Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 s 9 s 2007 INTERNACIONAL 33 El lío de faldas que inquieta a Barroso Por si no fueran pocos los problemas que tiene la UE, ahora tiene que afrontar una crisis que puede tener graves consecuencias: el comisario Verheugen está en la cuerda floja por nombrar jefa de su Gabinete a quien, para algunos, dicen que ya era su amante ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Uno de los hombres más influyentes en Europa, el vicepresidente de la Comisión Europea, el alemán Gunter Verheugen, está en la cuerda floja. No por ningún asunto de su competencia, A Verheugen le ha pasado como a casi todos los seres humanos: ha sucumbido al amor. Y, según parece, se ha comportado como un ingenuo adolescente y ha mezclado un lío de faldas con su trabajo, lo que ha puesto en un serio aprieto no solamente al presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, sino que su caso podría hacer tambalearse, incluso, al Gobierno de coalición de Angela Merkel en Alemania. Gunter Verheugen, de 63 años y un aspecto nada agraciado, está teniendo según todos los indicios una relación muy estrecha con Petra Erler, de 49, que era una de sus asesores. El verano pasado los dos fueron fotografiados como Dios los trajo al mundo en una playa nudista del Báltico, poco después de que Erler fuera nombrada, nada menos que jefa del Gabinete del comisario. Verheugen ha sostenido hasta ahora que sólo son amigos, pero este verano se ha anunciado el divorcio de su esposa. La Comisión insiste oficialmente en que no hay reglas, ni escritas ni no escritas para determinar qué pasa cuando dos funcionarios europeos emprenden una relación sentimental. Y, de todos modos, en Bruselas, un sitio al que dirigentes de toda Europa van y vienen cada semana, no es un sitio donde estas relaciones sean raras. Barroso le apoya porque necesita buenas relaciones con Berlín si aspira a un segundo mandato, y en la capital alemana, lo último que desea Merkel es un debate con los socios socialdemócratas sobre quién ocuparía su puesto. La cuestión no es tanto que Verheugen se niegue a reconocer que tiene una relación sentimental con su jefa de gabinete, sino saber si ya la tenía cuando decidió ascenderla a tan rutilante cargo, con lo cual podría ser considerado irregular y en cualquier caso confirmaría que miente. ¿Le parece bien al presidente Barroso que un comisario haya nombrado a su amante para un alto cargo de su departamento y que haya mentido sobre ello? Las preguntas en la sala de prensa de La mentira, crucial Última imagen pública de Verheugen y su ex mujer la Comisión ya hace meses que son de este tono para arriba cada vez que aparece el caso del comisario de Industria, pero se han acentuado después de que un semanario alemán haya publicado en su último número un testimonio de un amigo de la familia, asegurando AFP que Verheugen le había reconocido en enero de 2006 que estaba saliendo con Petra Erler desde la primavera de 2005. Su nombramiento tiene fecha de marzo de 2006, más o menos un año después de que su esposa descubriese el pastel, en un viaje sorpresa a Bruselas.