Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL VIERNES 14 s 9 s 2007 ABC Brown contrata para su precampaña a la agencia que llevó a Thatcher al poder La medida dispara las expectativas de elecciones anticipadas en primavera E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Fue la agencia preferida de Margaret Thatcher, y ahora Gordon Brown espera que también le lleve a ganar sus primeras elecciones. A Saatchi Saatchi se debe el lema Labour isn t working (un juego de palabras para indicar que el Laborismo no está trabajando y también no funciona impreso en un cartel en el que se veía una larga cola de desempleados. La estrategia ayudó a Thatcher a alcanzar el poder en 1979. Ahora Saatchi Saatchi ha lanzado un cartel en el que se presenta al primer ministro con el el lema not flash, just Gordon que con la alusión al héroe del cómic norteamericano Flash Gordon sugiere que Brown no es alguien de efervescencia mediática, como Blair, sino la sólida persona de un político de convicción. La idea de que la agencia que empaquetó el thatcherismo se vuelve ahora al brownismo es increíblemente provocativa ha indicado Saatchi Saatchi, que fue asiduo recurso de la Dama de Hierro Entonces, la agencia pertenecía a Maurice y Charles Saatchi, el primero de los cuales se mantiene como dirigente del Partido Conservador. Ambos hermanos salieron después de la agencia y pusieron en marcha M C Saatchi, que ha seguido haciendo trabajos para los tories El contrato se ha realizado tras un concurso en el que la propuesta de campaña de Not flash, just Gordon ganó a la de otras agencias. El hecho de que Villepin acusa a Sarkozy del uso político del caso Clearstream Los testigos avalan ante el juez que el ex primer ministro intentó manchar la reputación del presidente francés J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Dominique de Villepin, ex primer ministro, se defiende a navajazos. Y espera poder envenenar políticamente el escándalo Clearstream, cuyos podridos flecos se hunden en los más tenebrosos pasillos del poder supremo, siendo presidente Jacques Chirac, cuando Nicolas Sarkozy prometió que terminaría colgando de un gancho de carnicero a quienes intentaron destruir su matrimonio, con siniestros métodos. Villepin fue inculpado oficialmente el verano pasado del presunto delito de complicidad en calumnias, robo de documentos, y complicidad en el uso de documentos falsos De manera menos elíptica: los jueces que instruyen el caso Clearstream sospechan que Villepin fue el jefe de orquesta o un cómplice privilegiado, siendo sucesivamente ministro de Exteriores y ministro del Interior, en un intento de destrucción política de Nicolas Sarkozy, siendo éste ministro del Interior y Economía. Según los testimonios de varios protagonistas privilegiados, entre los que se encuentra un general del contraespionaje nacional, consejero personal de la ministra de Defensa de la época, Villepin tenía mucho interés en difundir unos documentos falsos, con los que se pretendía difamar y destruir la carrera presidencial de Sarkozy, cuando el mismo Villepin aspiraba a ser candidato a la sucesión de Jacques Chirac en el Elíseo. Villepin lanzó ayer su primera contraofensiva, interrogado durante nueve horas por los jueces de instrucción, filtrando a la prensa lo esencial de su defensa. Primero, el jefe de Estado no tiene derecho a querellarse contra él, siendo al mismo tiempo juez y parte, en tanto que máxima jerarquía judicial del Estado. Segundo, Sarkozy habría privatizado el escándalo Clearstream, dándole un giro político personal, del que salió finalmente beneficiado Los jueces siguen instruyendo el caso. Y se sucederán nuevos interrogatorios. Hasta hoy, todos los testigos e inculpados acusan directamente a Villepin. Jean- Louis Gergorin, viejo amigo personal de Villepin, altísimo ejecutivo del consorcio aeronáutico y militar EADS, ha declarado en varias ocasiones que fue Villepin quien le ordenó hacer llegar a un juez los documentos falsos con los que se intentaba manchar a Sarkozy. Las notas personales de Philippe Rondot, consejero del Ministerio de Defensa, una de las máximas autoridades del contraespionaje francés, subrayan en repetidas ocasiones el interés de Villepin en la posible implicación de Sarkozy en las listas falsas. A esa evolución procesal del caso Clearstream se suman las filtraciones de los antiguos y violentísimos enfrentamientos personales entre Villepin y Sarkozy. Se sospecha que fue Villepin, siendo ministro del Interior, quien hizo llegar a Cecilia Sarkozy fotos y escuchas telefónicas de presuntas o reales infidelidades del actual presidente de la República, cuando todavía era ministro de Economía y Finanzas. Tales filtraciones estuvieron a punto de destruir el matrimonio de Cecilia y Nicolas Sarkozy, a quien se atribuye esta frase feroz: Cuando descubra quién intentó destruir mi familia, terminaré colgándolo de un gancho de carnicero Villepin deja al descubierto la brutalidad de sus enfrentamientos con Sarkozy. La evolución del caso promete revelaciones más turbias, quizá. ésta ya se haya puesto en marcha ha vuelto a provocar rumores sobre una muy próxima convocatoria electoral. Parecen descartadas unas elecciones para finales de octubre o principios de noviembre, aunque la celeridad en contratar una agencia publicitaria por parte de los laboristas ha vuelto a poner el asunto sobre la mesa. De todos modos, sigue dándose como más probable que los comicios tengan lugar en primavera (la legislatura termina en realidad en 2010) El anuncio del contrato se produjo el mismo día que la ex primera ministra visitaba el 10 de Downing Street, invitada por Brown. Éste acaparó los titulares la pasada semana al romper una lanza en favor de la Dama de Hierro a la que definió como un político de convicciones que vio la necesidad del cambio cuando el actual líder tory David Cameron, no gusta de verse asociado en exceso con ella. El cortejo a Thatcher no es algo nuevo entre los laboristas que le han sucedido. También Tony Blair expresó su admiración por ella e incluso se presentó como su real sucesor. Difundir documentos falsos Visita de Thatcher El dirigente laborista aplaude a la Dama de Hierro cuando los tories buscan distanciarse de ella El ex primer ministro Dominique de Villepin, ayer en París AFP