Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Fórmula 1 s La escudería de Alonso, en el banquillo Martin Whitmarsh Director general de McLaren Mike Coughlan Ex jefe de diseño de McLaren Nigel Stepney Ex jefe de mecánicos de Ferrari JUEVES 13 s 9 s 2007 ABC Quién es quién en la polémica Además de Ron Dennis, seis personas aparecen como presuntos implicados en la trama de espionaje a Ferrari sobre la que hoy decide la FIA que domina Max Mosley Jonathan Neale Coordinador general McLaren Es el número dos de la escudería, el jefe del equipo. Tiene 49 años y ha crecido de la mano de Ron Dennis. Cualquier decisión en McLaren tiene que pasar por su despacho. El eje de toda la trama de espionaje. Su mujer fotocopió los documentos secretos. Tiene 48 años y ha trabajado en seis equipos de F- 1. McLaren lo ha suspendido. Es el acusado de inaugurar el caso de espionaje. Suministró los secretos de Ferrari a McLaren porque no le ascendieron. Ha negociado con Honda. Ferrari lo ha despedido. Licenciado en Físicas por la Universidad de Nottingham, de 45 años. No aparece inculpado, aunque diversas informaciones mantienen que conocía la documentación en tránsito. McLaren pone en juego su prestigio Todos los pronósticos apuntan a una dura sanción de la FIA para el equipo británico por espiar la fabricación del Ferrari JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL SPA (BÉLGICA) McLaren pone en juego su prestigio. Su reputación de empresa fina, políticamente correcta- -casi perfecta- modelo de gestión y crecimiento durante 50 años en la Fórmula 1, puede saltar hoy por los aires como una tremenda mancha de carbón en su impoluto traje blanco, inmaculado, divino. La FIA le acusa de espionaje industrial, que es como acusar de dopaje a un deportista. Es la trampa, el atajo de lo fácil. Lo que tantas veces se ha visto en el mundo del deporte. En realidad, McLaren ya ha pasado por el púlpito de la opinión pública y los medios de comunicación y es culpable antes de que se demuestre lo contrario. Así está montado este negocio. La presunción de inocencia brilla por su ausencia, aunque las gentes del mundillo hablen en voz baja de una práctica común, consentida, admitida por todos como natural. Todos saben los secretos que se administran de todos. Incluso se comenta por el paddock que hay escuderías que dedican parte del fin de semana a analizar las novedades del enemigo antes que a mejorar su propio producto. Todos saben de todos, dicen por el paddock con una soltura que ahora permanece en cuarentena. Ya no está bien visto (la Fórmula 1 es cuestión de apariencias e imagen, sobre todas las cosas) comentar los pormenores de los enemigos porque se precipita el informante sobre el peligroso abismo del espionaje. El Consejo Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo se reúne hoy en París con el objetivo de descifrar si McLaren copió a Ferrari en la fabricación de su coche, el MP 4 22 que pilotan Fernando Alonso y Lewis Hamilton. Y lo hace a partir de una evidencia que nadie discute: un empleado de una tienda de fotocopias cercana a Woking (sede de McLaren) recibió el encargo de guardar en un formato de ordenador los 780 folios que le llevó Trudy Coughlan, la mujer de uno de los jefes de diseño de la escudería, Mike Coughlan. Esa carpeta se ha convertido en la piedra filosofal de uno de los asuntos de mayor calado de la temporada: la adaptación de los monoplazas a los neumáticos Bridgestone. McLaren, como el resto de los equipos que montaban gomas Michelín, hubo de acostumbrarse a las diferentes prestaciones de los Bridgestone, el quebradero de cabeza de todos los ingenieros de la Fórmula 1. Sólo Ferrari lleva años de colaboración ininterrumpida con Bridgestone. Y todo comenzó como una pelea entre egos. Según cuentan por Italia, Nigel Stepney, ex jefe de mecánicos de Ferrari- -actualmente despedido- filtró esa información a sus rivales y pasó a engrosar la nómina de los espías de la F- 1 por un quítame allá ese ascenso. Con la salida de Ross Brown y el movimiento en cadena en el escalafón de Ferrari, Stepney confiaba en ascender a ingeniero de pista. No fue así. Jean Todt, el jefe máximo de la Scudería colocó en el puesto a Luca Baldisseri. Y los celos de Stepney fueron más allá de la legalidad. Al tiempo que se reunía con Nick Fry, el máximo responsable de Honda, en busca de trabajo y promoción, le pasaba los informes secretos a Coughlan, otro descontento en McLaren, que también pidió empleo a Honda. Lo que podría haber pasado a la historia como un rumor más, otro ejercicio de chauchau en este mundillo ultra- Posibles sanciones Penalización de puntos Pueden ser de dos tipos: Mundial de constructores y Mundial de pilotos. El pronóstico general es que quitarán a McLaren todos los puntos del Mundial de constructores. Descalificación parcial Se especula con que podría no terminar el Mundial y con que Alonso podría correr las pruebas que restan con otro equipo. Exclusión El castigo más severo. McLaren podría ser apartado del Mundial de Fórmula 1 por una o dos temporadas. Sanción económica Una multa sería la mejor noticia para McLaren que no vería afectada su posición en el Mundial. Amonestación Una llamada de atención parece improbable a tenor de los acontecimientos Todos saben de todos El presidente de la FIA y Ron Dennis son viejos enemigos desde el intento de creación de un Mundial paralelo Ron Dennis, patrón de McLaren, cuando acudió a declarar ante la FIA el pasado 26 de julio