Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS El Museo de la Shoah, premio Príncipe de Asturias de la Concordia JUEVES 13 s 9 s 2007 ABC Hermann Museo del Holocausto Yad Vashem de Jerusalén El Yad Vashem demuestra que el bien triunfa sobre el mal Avner Shalevs Director del museo del Holocausto de Jerusalén Shalev subraya que el museo ha hecho y hace mucho por combatir la xenofobia, el antisemitismo, con el estudio, pero también con la preparación de profesores venidos de todo el mundo que luego se ocupan de educar a jóvenes LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Pocos dátiles y pocas manzanas con miel de las que anoche adornaron las mesas en Israel para simbolizar deseos de dulzura en el Año Nuevo judío- -5768- -que comienza hoy cumplieron tan exactamente con su cometido como las que acompañaron la cena del director del Museo del Holocausto. El profesor Avner Shalev, al frente de la institución desde 1993, recibía ayer en nombre de todo el equipo la noticia de la concesión del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia colmado de orgullo, de entusiasmo, de emoción y pletórico de renovados ánimos para seguir luchando contra la injusticia y la intolerancia con el respaldo ahora del reconocimiento de tan prestigiosa mención internacional En una mañana de excitación y nervios, Avner Shalev subrayaba a ABC su creencia de que el premio lo es a los valores humanos de paz y de esperanza universalmente compartidos que se representan en Yad Vashem. Un inmenso centro museístico, educativo, de pensamiento, de profunda reflexión sobre la naturaleza del hombre que es hoy el ejemplo vivo de que del sufrimiento y la matanza se puede extraer algo positivo: que el bien triunfa sobre el mal Que merece la pena guardar conocimiento de la tragedia para que las siguientes generaciones no repitan el horror. rrible y sistemático asesinato de millones de seres humanos, tiene un profundo y vital significado para la convivencia hoy de la gran familia de las naciones. El trabajo de Yad Vashem es confrontar y estudiar el pasado para avanzar en la construcción de un futuro mejor, desde el permanente enaltecimiento de los valores humanos universalmente compartidos de la paz, la esperanza y la dignidad. Una labor ahora reconocida con tan prestigiosa mención internacional, que nos anima a seguir esforzándonos para transmitir esos valores a más gente, para construir un futuro mejor. TEMPLO DE LA DIGNIDAD ué gran noticia para los Premios Príncipe de Asturias, paraEspañaeIsrael, para todos y cada uno de los ciudadanos de este mundo que luchan contra el horror y la mentira, conscientes de que bajar la guardia ante el odio y la indiferencia es, por necesidad, letal! YadVashemesunmuseo judío con una sobrecogedora exposiciónsobrelaabismaltragedia judía del siglo XX pero, más aún, es un templo que, con su casi insoportable relato de la inhumanidad del crimen único y total, convierte la visita al mismo en unaexperiencianoyainolvidable sino transmutadora. Cuando en 1953 fue creada la institución- -la Autoridad Nacional para el Recuerdo de los Mártires y Héroes del Holocausto- -en el joven estado de Israel eran muy pocos los quequeríanrecordar. Lossupervivientes huían del recuerdo y del trauma y terrible reproche de no habercompartido la suertedesus familias, al sionismo irritaba la imagen de la víctima judía cuandolosesfuerzoshabíandeconcentrarse en no volverlo a ser nunca más en un mundo hostil y en tremenda precariedad como las guerras por venir habrían de demostrar. Pero exactamente diez años después de la imborrable epopeya del levantamiento del gueto de Varsovia se puso en marcha esta nueva gesta por la dignidad, Yad Vashem, que, desde la dedicación y el fervor, ha conseguido crear un monumento único que prueba a sus visitantes al medirles el calado del alma. Honra a seis millones de judíos víctimas del odio y de la indiferencia, tanto de la indiferencia como del odioporquenuncaunos criminales habrían logrado tanto sin ser arropados por la indiferencia. Conellos, Yad Vashemhonraatodas las víctimas de esta terrible combinación de actitudes humanas, las que gozan del mal y las que lo aceptan, que yacen por toda esta tierra y siguen cayendo. Todos los días del año, el museo en lo alto del monte de la Conmemoración en Jerusalén conmueve a miles de almas que salen del mismo con más piedad, más sabiduría y más coraje. Este Premio Príncipe de Asturias emociona porque es justo, porque es una reparación de mil mensajes viles cotidianos y porque demuestra que también aquí en España hay ocasiones en los que la autenticidad, el valor y la voluntad de lucha por la dignidad impresionay obtiene reconocimiento. ¡Q Historias dramáticas, reales, de los guetos desde los que los judíos eran deportados a los campos, nos hablan de un sufrimiento sin límite, y de la fragilidad de la esperanza -En pocas palabras, ¿qué es Yad Vashem? -Es un símbolo contra el mal. Un enorme centro de educación, de investigación, con 80 millones de documentos en sus archivos, de recuerdo, de actividades dirigidas a trasladar el mensaje de que los Derechos Humanos no pueden ultrajarse. Un centro de profunda reflexión sobre la naturaleza del hombre, que demuestra que del sufrimiento, la matanza y la muerte se puede extraer algo positivo: la creencia en dios, que el bien triunfa sobre el mal. Un mundo mejor. Al final de todos los caminos se encontraba Auschwitz, la factoría de la muerte nazi. Sin embargo, el museo desemboca en la memoria, que simbolizan un balcón de luz y un olivar El recorrido por el genocidio contrasta, en el exterior del museo, con el Jardín de los Justos entre las Naciones, donde hay un árbol por cada una de las 21.758 personas, tres españolas, que se arriesgaron por salvar a los perseguidos. El único árbol doble es el dedicado a Oscar Schindler y su mujer ¿Qué supone para el Museo recibir este galardón, para el que estaban nominadas otras 46 candidaturas, incluidos cuatro presidentes africanos? -Nos sentimos muy honrados, emocionados, pero porque este premio viene a reconocer que la memoria del Holocausto, del ho- -En Europa y fuera de ella todavía hay ejemplos de ese tipo, lo que ha sucedido en Israel ha sido un hecho marginal, extremo, una anécdota aislada. Yad Vashem ha hecho y hace mucho por combatir la xenofobia, el antisemitismo, con el estudio, pero también con la preparación de profesores venidos de todo el mundo que luego se ocupan de educar a jóvenes. Sin ir más lejos, el año pasado recibimos a un grupo de profesores y periodistas españoles que estuvieron con nosotros diez días. -Usted incide en el componente educativo de la institución, y este reconocimiento llega en un momento sensible, cuando incluso dentro de Israel se ha detenido un grupo juvenil racista de inspiración neonazi. -A formar más profesores, sin duda. En más programas de educación que harán posible transmitir los valores humanos por todo el mundo. ¿A qué van a dedicar los 50.000 euros con los que está dotado el premio Príncipe de Asturias?