Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13- -9- -2007 Orlando Bloom y Scarlett Johansson también se bajan del proyecto Polanski abandona Pompeya el filme que se va a rodar en La Ciudad de la Luz 77 da nación y momento. Dividido en un vasto y completísimo espacio, que ocupa toda una impresionante montaña cercana a Jerusalén, la Montaña del Recuerdo (Har HaZikaron) el actual Complejo de Museos que forma el Yad Vashem está compuesto por un espléndido y modernísimo Museo Histórico del Holocausto, de magnífica factura y resolución en cada uno de sus temas, con nueve galerías subterráneas que narran de forma estremecedora para cualquier visitante lo que fue el Holocausto judío; una emocionante Sala de los Nombres, con los nombres y datos personales que se han ido reuniendo de los miles de víctimas, con objeto de preservar no sólo la memoria privada y simbólica de cada ser humano individualizado, sino, de forma muy significativa, su nombre propio e insustituible (ese nombre que desmiente el número con el que los nazis intentaron deshumanizar y cosificar a sus víctimas) un Museo de Arte del Holocausto, con la exhibición de la mayor colección actual proveniente de guetos, campos de concentración o de los más impensables escondites; un Centro Audiovisual, otro de Aprendizaje, además del Archivo, Biblioteca y una activísima Escuela Internacional para Estudios del Holocausto, en la que se imparten cursos especializados y que recientemente inició cursos y seminarios específicos dirigidos por vez primera a educadores provenientes de España (en colaboración con la Casa Sefarad- Israel de Madrid) Pero también se encuentra allí, en un paseo que rodea el Museo, difícil de olvidar, el tributo que encoge el corazón al millón y medio de niños judíos que perecieron en el Holocausto (una bellísima gruta que lleva el nombre de Memorial de los Niños) el Jardín de los Justos, y monumentos como El Vagón de Carga o Memorial de los Deportados, la Plaza del Gueto de Varsovia, el Monumento a los Combatientes y Partisanos, la Plaza dedicada a Janusz Korczak (heroico y célebre pedagogo que eligió acompañar voluntariamente a 200 huérfanos que debían ser asesinados en Treblinka) y el Valle de las Comunidades, en memoria de los miles de pequeñas comunidades judías, principalmente del centro y este de Europa, que serían totalmente arrasadas durante la II Guerra Mundial. Web de la Fundación Príncipe de Asturias: www. fpa. es David Bankier Director del Centro de Investigación del Holocausto de Yad Vashem EDUCAR PARA LA HUMANIDAD R Memorial de los niños La Sala de los Nombres está casi al final del FOTOS AFP, AP, REUTERS recorrido del museo. En ella, aparte de una alta cúpula con miles de fotos de las víctimas, se guardan sus nombres y sus historias en infinitos anaqueles negros. Faltan las historias de casi dos millones, cuya memoria está aún borrada Un hombre contempla banderas nazis en el museo Un millón de las víctimas eran niños. Entre las reliquias de un insoportable dolor, se conservan sus fotos y cuadernos, incluso los regalos de su último cumpleaños, como la muñequita de arcilla, del tamaño de un dedo, que María Eisen recibió de su padre en el gueto de Varsovia eflexionado sobre el reinado del emperador Marco Aurelio, escribió Edward Gibbon en su obra magistral Ocaso y Caida del Imperio Romano que la historia es el registro de los crímenes, insensateces y desgracias de la humanidad El gran historiador inglés del siglo XVIII dijo sólo media verdad, pues la historia es también el registro de aquellos que intentan educar contra la insensatez para su cura y tratan de evitar los crímenes y desgracias. Uno de los objetivos principales de Yad Vashem, el Ente Nacional para el Recuerdo del Holocausto de Israel, que ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, no solo es conservar la memoria de la mayor tragedia que azotó al pueblo judió sino también universalizar esta tragedia y convertirla en patrimonio de la humanidad toda. ¿Qué significa esta universalización? Todos asimilamos de las historias de otros pueblos su memoria histórica y los valores culturales conviertiéndolos en parte de nuestra identidad. No soy español ni he sufrido la invasión napoleónica, pero me toca en lo más hondo el fusilamiento del tres de mayo de Goya; es parte de mi historia como ser humano. No soy inglés, ni vivo en Londres elisabethino, pero lo que Shakespeare ha escrito en Macbeth ha contribuido a mi manera de entender la patología del mal. Así también, el Holocausto no es un evento que les incumbe a los judíos solamente, sino una tragedia en la historia de la humanidad toda. Ojalá todas las minorías que fueron perseguidas hasta la muerte aprendan de la labor educativa que hemos puesto en marcha en el Yad Vashem y den a conocer su infortunio- -los esclavos negros, cazados durante siglos; los armenios, los tutsis... -para que su memoria sea parte integral de nuestra historia humana y así educar en el futuro contra la insensatez, los crímenes y las desgracias. Web de Yad Vashem: www. yadvashem. org