Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 s 9 s 2007 INTERNACIONAL 33 Bush endosa el plan de Petraeus para dejar 130.000 soldados en Irak en 2008 Los demócratas denuncian que con la reducción hasta el número de efectivos que había antes del refuerzo la Casa Blanca garantiza diez años más de guerra PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Después de dos espinosas jornadas en el Congreso de Estados Unidos sobre los intentos por rectificar la situación en Irak tras cuatro años de ocupación, la Casa Blanca se prepara para endosar los planes expuestos por el general David Petraeus, que consisten únicamente en retirar el equivalente a los 30.000 soldados de refuerzo enviados desde enero. Esta reducción supondrá dejar una fuerza en el teatro de operaciones iraquí de 130.000 efectivos, por lo menos hasta después de que el presidente Bush culmine su segundo mandato en enero del 2009. La Casa Blanca piensa confirmar estas órdenes con un televisado discurso presidencial en hora de máxima audiencia, hoy a partir de las nueve de la noche (tres de la madrugada hora peninsular española) Se espera que Bush asuma el plazo de mediados del año que viene para culminar esta repatriación limitada de tropas, pero siempre bajo la condición de que se mantengan los avances en materia de seguridad logrados este verano. La oposición demócrata calificó inmediatamente estos planes de engañoso juego de números, ya que el Pentágono, sin extender los sacrificados destinos de quince meses en Irak, no puede mantener hasta más allá de la próxima primavera el actual despliegue con casi 170.000 tropas de combate. Como deferencia, el presidente adelantó sus intenciones a los líderes republicanos y demócratas en el Congreso. Un detalle que no ha limado su firme oposición. Aunque Bush viene insistiendo en que tomará decisiones no por presiones políticas sino a tenor del consejo de los responsables de Estados Unidos sobre el terreno, el senador Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta, planteó que la decisión de la Casa Blanca no representa un cambio de misión sino más de lo mismo Mientras que la Speaker Nancy Pelosi insistió en que la Administración Bush parece dispuesta a garantizar al menos diez años adicionales de guerra en Irak. A su juicio, es un insulto a la inteligencia del pueblo estadounidense presentar esto como una nueva dirección a la guerra, cuando en realidad es un plan de status quo que dice al Gobierno iraquí que no necesita cambiar nada Durante las siguientes semanas, los demócratas tendrán ocasión de pasar de las palabras a los hechos. Especialmente cuando la Administración Bush solicite 50.000 millones de dólares adicionales para gastos bélicos, no contemplados en los presupuestos regulares del Pentágono. Pero, como ha reconocido la propia Nancy Pelosi, las opciones posibles son limitadas, ya que carecen de las mayorías de dos tercios necesarias para superar un veto presidencial. Con todo, el coro de críticas bipartidistas escuchado esta semana ha dado nuevo ímpetu para buscar alguna fórmula de compromiso que pueda ser rubricada por un número suficiente de congresistas republicanos. Entre las posibilidades barajadas se contempla la opción de imponer algún tipo de reducción adicional o un cambio de misión para las tropas de Pentágono en Irak, pero sin los calendarios de inmediata retirada que han sido recibidos por la Casa Blanca con amenazas de veto. El ex presidente filipino Joseph Estrada, condenado a cadena perpetua EFE MANILA. El depuesto presidente de Filipinas, Joseph Estrada, fue condenado ayer a cadena perpetua por corrupción tras seis años de juicio, el más sensacional desde que se restableció la democracia. Estrada, estrella de películas de acción, no pudo contener las lágrimas al conocer el fallo del Tribunal Anticorrupción, que también ordenó la confiscación de 87 millones de dólares de sus cuentas bancarias y le inhabilitó de por vida para ejercer la función pública. Es culpable más allá de cualquier duda razonable anunció la portavoz del Tribunal Anticorrupción al leer la sentencia, por saquear las arcas del Estado delito que se castigaba con pena de muerte hasta junio de 2006, en que fue abolida. En la calle, cerca de medio millar de leales del ex presidente enmudecieron al enterarse del fallo, y poco después se disolvieron pacíficamente ante la Policía que acordonaba el edificio del tribunal. Más de lo mismo