Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL JUEVES 13 s 9 s 2007 ABC UN MANDATO SALPICADO DE ESCÁNDALOS Primero, el fraude El 27 de diciembre de 2006, el secretario de Estado para las Reformas Administrativas, Genichiro Sata, presenta su dimisión por su implicación en un caso de fraude Mujeres o máquinas En enero de 2007, el primer ministro se ve obligado a reprender a su ministro de Sanidad, Hakuo Yanagisawa, por haber declarado que las mujeres son máquinas de tener hijos Las esclavas sexuales Abe sale, en marzo de 2007, en defensa del Ejército japonés, acusado de tratar a cientos de miles de mujeres como esclavas sexuales antes y durante la II Guerra Mundial Suicidio de un ministro En mayo, se suicida el ministro de Agricultura, Toshikatsu Matsuoka, al ser acusado de corrupción. El nuevo ministro que le sustituye, Norihiko Akagi, también es acusado de fraude Aviso electoral El partido de Abe, el PLD, sufre un batacazo electoral en las elecciones del 29 de julio al Senado, donde pierde la mayoría, y tanto la oposición como algunos compañeros le piden que dimita La corrupción acaba con el primer ministro japonés en menos de un año Abe dimite sin resolver si el país seguirá apoyando a EE. UU. en Afganistán PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Vuelven a Japón los peores tiempos de la incertidumbre política, aquellos días en que, tras la crisis financiera de 1997, los gobiernos apenas duraban un par de meses en el poder. Un poco más, casi un año, es lo que ha tardado en tirar la toalla el primer ministro nipón, Shinzo Abe, quien ayer anunció que dimitirá por no tener apoyo popular. Tras la abultada derrota que sufrió el Ejecutivo en las elecciones legislativas de julio, su renuncia era la crónica de un fracaso anunciado. Sin embargo, lo sorprendente es que Abe decida marcharse en pleno debate parlamentario sobre la misión de paz que el Ejército nipón está llevando a cabo en el Océano Índico para apoyar a Estados Unidos en sus operaciones militares contra el terrorismo internacional en Afganistán. Todo ello a pesar de que el primer ministro anunció el pasado domingo que dimitiría si la oposición de centro- izquierda, que tiene ahora mayoría en el Senado, no apoyaba su plan para prorrogar la controvertida misión exterior de las Fuerzas de Autodefensa niponas, que según la Constitución pacifista de 1947 no pueden efectuar operaciones militares en el extranjero. Pero, antes de que concluya dicho debate, Abe presentó su dimisión argumentando que su marcha puede servir para que el principal grupo de la oposición, el Partido Demócrata de Japón, apoye los servicios de avituallamiento y repostaje de combustible que los barcos nipones prestan a los buques de guerra americanos en el Índico. Según Abe, el líder de la oposición, Ichiro Ozawa, se había negado a reunirse con él para debatir este asunto, por lo que habría ofrecido su cargo para llegar a un acuerdo. He hecho mis mayores esfuerzos con la convicción de que no podemos detener las reformas, pero por desgracia nuestro partido no puede negociar con la oposición porque yo soy el primer ministro explicó Abe en una rueda de prensa televisada. Sin embargo, Ozawa desmintió que se hubiera negado a entrevistarse con él. Abe se aferró al sillón después de que su partido perdiera la mayoría en las últimas elecciones y hoy dimite justo antes de un debate parlamentario: nunca he visto nada igual en mis cuarenta años en la política se extrañó Ozawa. A pesar de la sorpresa, el primer ministro de Japón tenía motivos más que suficientes para dejar el puesto. Algunos medios nipones están insinuando que durante los próximos días se va publicar un reportaje acusando a Abe de evasión de impuestos, por lo que éste habría dimitido antes para evitar el escándalo. No en vano, la corrupción ha marcado al Gobierno de Shinzo Abe, ya que cuatro ministros han tenido que renunciar a sus cargos en menos de un año y otro más se suicidó el pasado mes de mayo. Además, la Seguridad Social ha perdido los registros de 50 millones de contribuyentes, por lo que la imagen del partido en el poder se ha desmoronado lentamente hasta cobrarse la dimisión del primer ministro. Shinzo el breve o cómo dilapidar una herencia política Hijo de un responsable de Exteriores y nieto de un primer ministro, el halcón de la derecha nipona Shinzo Abe se las prometía muy felices cuando, el 26 de septiembre del año pasado, relevó a Junichiro Koizumi como el premier más joven de Japón y el único nacido tras la Segunda Guerra Mundial. De su antecesor heredaba una aplastante mayoría electoral lograda un año antes. Pero sus intentos por mejorar las deterioradas relaciones con China y Corea del Sur resultaron en vano cuando negó que el Ejército nipón hubiera utilizado a esclavas sexuales de ambos países en la guerra. Además, la corrupción y los errores garrafales sacudieron a su Gobierno. Tras su marcha, el Partido Liberal Democrático elegirá el día 19 a un sucesor. Para dicho puesto se postula el ministro de Exteriores, Taro Aso. Shinzo Abe, tras su renuncia como primer ministro AP Evasión de impuestos EPA ABC. es Perfil de Shinzo Abe en abc. es internacional Diez muertos por un terremoto en Sumatra Al menos diez personas murieron y un centenar resultaron heridas en el terremoto de 8,2 grados registrado ayer en el sur de la isla indonesia de Sumatra, cuyas secuelas en forma de gran tsunami estaba previsto al cierre de esta edición que llegasen a las costas de Kenia y Mozambique, según las autoridades