Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 13 s 9 s 2007 ABC AD LIBITUM EL PALETO ZAPATERO N Suresnes, a las afueras de París, donde el PSOE germinó una de sus muchas e históricas mutaciones y consagró la figura de Felipe González, los monjes de la abadía de Saint- Germaindes- Prés producen- -4.000 botellas anuales según el Larousse Gastronomique- -un buen vino blanco de suaves efectos laxantes. Sabiéndolo se entienden algunos de los retortijones que marcan la línea del socialismo según lo entiende José Luis Rodríguez Zapatero. Es decir, el disparatado socialismo confederal que, lo mismo a través de un proceso de paz en el País Vasco que de una provocación estatutaria M. MARTÍN en Cataluña, está romFERRAND piendo la Constitución, debilita al Estado, pone en cuestión la idea nacional y ridiculiza cualquier sentimiento patriótico. Cuando, animados por el ambiente, dos nombres del pasado, tal que Jordi Pujol y Pasqual Maragall, invitan a los catalanes a una movilización soberanista tenemos bien clara la muestra del daño que Zapatero le viene haciendo desde el Gobierno de España al Estado español. El dos veces gárrulo Zapatero ha impulsado desde la franquicia catalana de su partido el desbordamiento del Título VIII de la Constitución y ahí, para mal de todos, están los resultados y las voces que les acompañan. El líder, que no pasará a la historia del pensamiento político, se defiende con mohines y asegura que el PP ha dedicado mucho tiempo a crispar y poco a trabajar Dando por buena la segunda parte de su pueril disculpa, ¿quién crispa la realidad nacional? ¿Quién promete lo inalcanzable y, rodeado de un equipo menor, acredita incoherencia y empuja despropósitos? Cuando un diario tan veterano y lúcido como The Wall Street Journal, con más de dos docenas de premios Pulitzer en la barriga, nos dice que en unos días Zapatero llevó a España de ser un país de primera línea a la retaguardia debemos, independientemente de nuestras respectivas intenciones de voto y al margen de filias y fobias, dedicarle un cuarto de hora a la reflexión. El diario económico compara en su análisis a Zapatero con los hermanos Kaczynki, los polacos, y concluye que les une su condición de provincianos No tienen horizontes y empequeñecen a dos naciones que, por historia y potencialidad, están llamadas a un mayor protagonismo europeo. Progresistas para el retroceso. No hay nada como la distancia para ajustar los juicios críticos. Cuando el colega norteamericano le llama provinciano a Zapatero- -paleto, traduciría yo para mejor ajustar su intención- -está dando en el clavo. Esa es la médula, dejando al margen el talento y la intención, de una personalidad acomplejada que ha bebido los recuelos del vino de Suresnes y, que sin haberlos digerido, se ha entregado a la ensoñación y el culto de la memoria de su abuelo, algo tan familiarmente entrañable como políticamente irresponsable. LISTAS ABIERTAS PROMETER MÁS QUE CHAVES OS populismos emergentes no prometen pisos, pen- lo por venir. Es más: sus empresarios y sus universidades siones, subsidios o ascensores. Prácticamente en to- apuestan cada vez más por una economía abierta, creativa y da Europa, los líderes populistas ofrecen programas capazdecompetir. Una sociedad civilafirma así susiniciatianti- inmigración, contrarios a la globalización, enfrenta- vas y su autonomía respecto de las inercias del poder polítidos a Bruselas y partidarios de optar por un pasado tan en- co. En nada de eso parece creer Chaves si hay que valorarlo trañable y cohesionado como irreal. Desde esta vertiente, por sus promesas electoralistas. Ya no estamos hablando de las ofertas demagógicas de Chaves son algo más antiguo, una manera de hacer política- -caduca y clientelista- -sino tradicionalen la medida en queelcaciquismo lograadaptar- de un modelo de sociedad y de futuro. Por una parte, existe la opción del esfuerzo y la competitividad; por otra, se a un siglo XXI trenzado por Internet y contabiliprometer dedicar el dinero público a construir zado en euros. Mientras tanto, en los sectores del 700.000 viviendas en diez años, suprimir peajes, un electorado que adoptan una cierta racionalidad a ordenador para cada dos alumnos, vacaciones pala hora de votar, la popularidad mercadotécnica de gadas para las amas de casa, poner ascensores en la promesa cuenta cada vez menos. todos los edificios, centros hospitalarios con todas En España, Chaves y sus imitadores reprodulas habitaciones individuales, entre otras ocurrencen la demagogia del pasado, sólo superada en acucias que habrán dejado exhaustos a los consejeros mulación de estratos jurásicos por el particularisy asesores de la Junta. VALENTÍ mo vasco y catalán, propensos a promesas étnicas Existe, ciertamente, una pulsión de instantaPUIG o irredentistas con alto nivel de fosilización. En neidad que en estos tiempos se traduce en acogida conjunto, los populismos alcanzan mayor arraigo en las fases en que una sociedad le teme al progreso- -como delas tesis populistas y enámbitopara lapolítica deemocioes el caso delas nuevas tecnologías o de la globalización. Ese nes. Almismotiempo, tenemosyauna ciertaexperiencia desíndrome de miedo al futuro da grosor a las expectativas de mocrática y a las ofertas de la demagogia se puede responseguridad y nadie puede prometer más seguridad que los derverificando lacredibilidad dequien prometey lo hacedenuevos demagogos, precisamente porque la seguridad que ro de todo cuanto prometa. Incluso es posible ganar eleccioofrecen es inalcanzable. Son, directamente, los más benefi- nes sin hacer promesas. En fin: si la exposición mediática a ciados por la psicología de una izquierda que hasta hace veces contribuye a un mayor volumen de lo demagógico muy poco- -y todavíaen algunas partes- -desprestigiaba la también puede asistir a su análisis y descalificación. Por seguridad en nombre del radicalismo y de un anti- autorita- ejemplo: todos hemos rendido tributo al protocolo de Kioto rismo que ha demolido la autoridad de padres y profesores. hasta convertirlo en dogma de fe al proponer una reducción Se trata de una política que busca sustituir los afanes de la de CO 2 en un 5 por ciento en relación al nivel de emisiones de 1990, pero ocurre que la Unión Europea firma y no cumsociedad civil por las prótesis de la dependencia. Ante ofertas demagógicas como la del actual presidente ple, Norteamérica leda la espalda mientras queRusia o Chide la Junta de Andalucía, echar cuentas es lo más revelador, nanosedan por enterados. Según los sondeos, en España sócomo incluso ha hecho Solbes con la promesa de pisos para lo un 3,5 por cientodelos encuestados considera quelos indisectores sociales de bajo poder adquisitivo. En estos casos, viduos tendrían queasumir másresponsabilidades en aqueJosep Pla siempre preguntaba: Y eso, ¿Quién lo paga? Es llos temas que les conciernen, mientras que un 19 por ciento la pregunta que los periodistas deberían hacer en todas las prefiere que lo haga todo el gobierno. Estos porcentajes exruedas de prensa. El miedo al futuro incrementa la irracio- plican que Chaves siga prometiendo lo imposible aunque lo nalidad en los comportamientos sociales. Pero no puede de- verdaderamente posible esté en manos de la sociedad. vpuig abc. es cirse que Andalucía sea una sociedad que le tenga miedo a E L