Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12- -9- -2007 La CE permitirá a Gran Bretaña e Irlanda continuar con el sistema métrico decimal 85 Luis Robles Unidad de Cáncer Familiar del Hospital Doce de Octubre de Madrid La FAO coincide con la OCDE en sus pronósticos sobre la apuesta por los biocombustibles EXPERTAS SÓLO EN MANOS manera desenfrenada durante los últimos años. Pero lo que un día se firmó con el convencimiento de que era el camino más corto hacia la reducción de emisiones, despierta hoy más de una incógnita. El primer ejemplo de que la UE no acaba de dar con la fórmula para frenar el cambio climático fue el sistema de comercio de emisiones (ETS, en sus siglas en inglés) cuya primera fase está a punto de concluir con un fracaso a la espalda y la esperanza de la Comisión Europea de que la segunda fase traiga consigo resultados. Si los pronósticos de la FAO y la OCDE se cumplen, al chasco del ETS podría sumarse en de unos años el de los biocombustibles. La UE apostó por ellos el pasado marzo, cuando se comprometió a que al menos el 10 de los combustibles consumidos por los automóviles europeos sean de origen biológico para 2020. Este compromiso supone la importación del 20 del biocombustible necesario y el uso de 59 millones de toneladas de cereales- -el 18 de la producción interna- Ante esta apuesta y los riesgos presentados en su informe, la OCDE invita a la UE y a sus Gobiernos a interesarse por los biocarburantes de segunda generación- -que pueden producirse a partir de fuentes no alimentarias como residuos agrícolas (paja) y desechos de maderas- -y les insta imponer políticas más eficientes como los impuestos sobre el carbón. Por último, llama la atención sobre la necesidad de que la Comisión Europea cree una certificación de sostenible para los biocarburantes. La OCDE también llama a los países en vías de desarrollo, como Brasil, de donde proceden en muchos casos el bioetanol y otros combustibles biológicos, a utilizar sus fuentes energéticas no sólo desde el cómodo punto de vista de la exportación, sino como la vía para identificar nuevas formas de progreso económico, como la investigación en bioenergía. n cáncer de mama será diagnosticado en una de cada 8- 10 mujeres de los países desarrollados. Gracias a los programas de detección precoz mediante mamografías anuales o bienales a partir de los 50 años y gracias a tratamientos oncológicos cada vez más eficaces, la mortalidad asociada a esta enfermedad está descendiendo en los últimos años como la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) viene anunciando desde hace tiempo. Aproximadamente entre el 5- 10 de los diagnósticos, suceden dentro de familias donde ya han ocurrido más cánceres de mama. Cuando estos casos provienen de una misma rama familiar paterna o materna, acontecen con frecuencia a edades menores de 50 años o bien se asocian al diagnóstico de cáncer de mama en el varón o a diagnósticos de cáncer de ovario, existiendo altas probabilidades de que se deban a una predisposición hereditaria. En estas familias se puede llegar a detectar una mutación en los genes BRCA 1 o BRCA 2 que explique el incremento del riesgo a enfermar de cáncer. Actualmente sabemos que encontraremos una de estas mutaciones en menos de la mitad de las familias con los criterios antes enumerados. La Medicina aún no sabe localizar el riesgo que se transmite de padres a hijos en esos casos. Sin embargo todas las familias, tanto en las que se ha identificado una mutación como en las que no, pueden beneficiarse de un asesoramiento genético para poner en marcha medidas preventivas encaminadas a reducir el número de diagnósticos. Tanto la valoración de la idoneidad de solicitar un test genético, como la interpretación de su resultado y el establecimiento de las medidas preventivas correspondientes es un proceso complejo y delicado que debe recaer en profesionales con experiencia. La determinación de test genéticos es, por tanto, un eslabón de una larga cadena, pero ni mucho menos el eslabón más importante. U La penetración de los biocombustibles obligará a adaptar las estaciones de servicio en la UE AFP La OCDE cuestiona la escasa eficiencia y rentabilidad de los biocarburantes La Unión Europea se ha comprometido a que el 10 de sus combustibles serán biológicos para 2020 LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. La contribución real de los biocarburantes a la mitigación del cambio climático es cada vez más cuestionada. Ayer, la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reavivó el debate con la publicación del informe Bicombustibles: ¿es el remedio peor que la enfermedad? en el que se ponen en duda la rentabilidad y el beneficio medioambiental del uso de combustibles biológicos. El informe denuncia que la creciente demanda de biocombustibles para sustituir a los carburantes fósiles- -carbón, petróleo o gas natural- -tendrá consecuencias económicas a nivel mundial. Pone el ejemplo del conflicto comida contra combustibles que obligará a los agricultores a decantarse por destinar sus campos de cultivo a la alimentación o a la elaboración de biocombustibles, producidos sobre todo de maíz, caña de azúcar o cereal. La consecuencia de cualquier desvío de la producción hacia la generación de energía biológica encarecerá el precio de la comida, según el informe, que augura ya una subida para la próxima década. Y es que, a pesar de que son las regiones tropicales las más adecuadas para dedicarse a estos cultivos, el hecho de que los productos medioambientales estén subvencionados y cuenten con incentivos en la UE provocará, según el texto, una destrucción de los ecosistemas naturales, como bosques, humedales y pastos, en favor de las cosechas para energía biológica. La obsesión por los biocarburantes puede suponer una amenaza para el medio ambiente y la biodiversidad. El informe alerta de que si se tienen en cuenta la acidificación de la tierra, el uso de fertilizantes, la pérdida de biodiversidad y la toxicidad del uso de pesticidas agrícolas durante el proceso de producción de bioetanol o bio- La UE se defiende La Unión apostó el pasado marzo por el uso de biocombustibles y se comprometió a que al menos el 10 de sus carburantes sean biológicos en 2020. Un estudio europeo publicado el pasado mes de julio, afirma que ello no conllevará una subida del precio final de los alimentos ni una distorsión del mercado internacional. El informe defiende, sin embargo, que el mayor uso de biocombustibles aumentará hasta un 40 el aprovechamiento de las tierras cultivadas. Segunda generación Amenaza al medio ambiente diésel, su impacto medioambiental puede superar fácilmente el de la gasolina o el diésel mineral El progresivo uso de biocarburantes creará problemas que, según la OCDE, no aportarán a cambio ningún beneficio medioambiental, puesto que la reducción de las emisiones de CO 2 no superará el 3 El empeño por preservar su liderazgo y la lucha global contra el cambio climático han empujado a la UE a imponer medidas y firmar compromisos de Más información en: http: www. oecd. org