Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12- -9- -2007 TOROS www. abc. es toros 83 Antonio Barrera y el único toro vivo SALAMANCA Plaza de toros de La Glorieta. Martes, 11 de septiembre de 2007. Menos de media entrada. Toros de La Campana, desiguales de presentación, inválidos y descastados; destacó el buen 5 Manolo Sánchez, de negro y oro. Pinchazo y estocada (saludos) En el cuarto, tres pinchazos y descabello (silencio) Antonio Barrera, de malva y oro. Metisaca y estocada delantera (silencio) En el quinto, pinchazo y estocada (oreja) Serafín Marín, de rioja y oro. Estocada (silencio) En el sexto, estocada (silencio) Soporífera moruchada de Atanasio VALLADOLID Plaza de toros de Valladolid. Martes, 11 de septiembre de 2007. Cuarta corrida de feria. Menos de media entrada. Toros de Atanasio Fernández, incluido el sobrero (6 bis) bien presentados, mansos y descastados. Leandro, de grana y oro. Cuatro pinchazos y bajonazo (silencio) En el cuarto, estocada baja (silencio) Mario Campillo, de rosa palo y plata. Metisaca, media y dos descabellos. Aviso (silencio) En el quinto, estocada contraria y atravesada y dos pinchazos Aviso (silencio) Joselillo, de purísima y oro. Estocada caída (vuelta) En el sexto, estocada caída y dos descabellos (vuelta) ZABALA DE LA SERNA SALAMANCA. Aquello fue una procesión de toros moribundos, un funeral de toros muertos, por no andar con rodeos. Ni un ápice de fuerza en los toros de La Campana. Doblaban las campanas por el alma de la corrida hasta que saltó al ruedo el quinto, un toro vivo entre toros medio palmaos Y con nobleza y recorrido, además de la viveza de espíritu y pies. Antonio Barrera se encontró con él, o viceversa, en buena hora. Barrera salió enfibrado, muy dispuesto, con una larga cambiada de rodillas y unas verónicas de decisión y paso al frente. En esa misma tónica siguió, con la mente puesta en el triunfo: dos pases pendulares por la espalda de apertura y ritmo sobre una y otra mano para torear largo y ligado. La Campana se salvaba por la ídem. O por la idea fija del matador sevillano de lucir también la embestida del ejemplar Pase de pecho de Antonio Barrera, que cortó la única oreja de José Sánchez Benito, que para eso es su suegro. Incluso aplaudió Antonio Barrera el arrastre después de pasaportarlo de un pinchazo y una estocada al encuentro y aligerarle del peso de una oreja para su viaje eterno. Inasequible a cualquier tipo de esfuerzo de Barrera fue el manso segundo, que se soltó de capotes, escarbó y apretó hacia los adentros en banderillas todo lo que sus pobres fuerzas le permitían. Le tapó las salidas en dobladas y derechazos antes de que se parase sin remisión. No sé si fue metisaca o que la espada resbaló en las banderillas, pero el caso es que a la segunda fue cuando la espada se hundió por digno sitio. Dentro de la misa funeraria en que se convirtió la tarde, el primero tenía una exquisita calidad que permitió a Manolo Sánchez torear a modo, a gusto, con gusto y muy despacio a la verónica. Si ya el toro andaba bajo mínimos de fortaleza, el volatín de principio de faena lo dejó derrotado. Sánchez compuso apuntes de trazo delicado a pulso, pero la misión se hizo im- EFE posible. Recogió una ovación al menos, que ni una palma logró sacar de un cuarto que se frenó ya en los primeros compases de la muleta con movimientos artríticos. Terminó por echarse en mitad de la faena. Serafín Marín voló el capote con su garbo en el saludo al tetrapléjico tercero, que el presidente debió devolver. Sin embargo, quiso desde su impotencia tomar las telas con buen aire por el pitón izquierdo. Marín mató soberbiamente. Al serio sexto, que nunca humilló y rara vez se desplazó, también. Albacete Rotunda tarde de Miguel Ángel Perera, por la puerta grande Miguel Ángel Perera abrió la puerta grande en la Feria de Albacete después de protagonizar una rotunda tarde, en la que mostró su capacidad y su valor, según crónica de burladero. Se lidiaron cinco toros de Martelilla y uno de Casa de los Toreros (2 muy bien presentados y bajos de raza, destacaron 3 y 5 manejables. Antonio Ferrera, silencio y saludos. Matías Tejela, silencio y oreja. Perera, oreja con fuerte petición de la segunda y dos orejas. Ponce se lesiona una rodilla y triunfo de Conde y El Juli, que corta un rabo en Murcia B. DE PEÑAS ABC MURCIA. Enrique Ponce se lesionó ayer en la Feria de Murcia y no podrá torear hoy en la Feria de Salamanca, donde compartía cartel con José Tomás. Según el parte firmado por García Ayllon, doctor de la enfermería de la plaza, Ponce sufre contusión en la rodilla izquierda con posible esguince del ligamento lateral interno y posible lesión de la inserción del menisco interno. Pendiente de estudio radiologico que le impide continuar la lidia Después de ser atendido en la enfermería, el valenciano viajó a Madrid para hacerse una resonancia y ver el alcance de la lesión. Su apoderado, Juan Ruiz Palomares, aseguró a ABC que su comparecencia de hoy en Salamanca es imposible, está descartada, porque hay un desplazamiento de la rodilla De confirmarse la lesión, Ponce perdería también sus compromisos en Valladolid, Albacete, Guadalajara y Nimes (Francia) según informa Efe. La lesión se produjo cuando toreaba al natural y el toro se le venció sobre la pierna izquierda. Ponce abrevió y mató de dos pinchazos y un descabello. Fue ovacionado. La corrida quedó entonces en un mano a mano entre Javier Conde, que cortó un total de cuatro orejas, y El Juli, que consiguió tres orejas y un rabo. Conde dejó detalles de su genialidad en una buena actuación y El Juli cuajó un faenón. Con tres cuartos largos de entrada, se lidiaron toros de Santiago Domecq, bien presentados, nobles y de buen juego. Esta circunstancia ha desbaratado el esperado cartel de hoy en Salamanca, que acogerá la reaparición de José Tomás tras la grave cornada que sufrió el pasado 29 de agosto en la Feria de Linares (Jaén) J. L. HERNANZ VALLADOLID. Menuda oportunidad dio la empresa a los toreros de la tierra. La moruchada de Atanasio Fernández no ofreció ninguna opción a la terna y dio al traste con sus ilusiones. Más que toros, parecían bueyes de carreta con toda su mansedumbre a cuestas. Los tres matadores estuvieron por encima de sus rivales y justificaron con creces su presencia. Joselillo dio sendas vueltas al ruedo en dos actuaciones presididas por la entrega y la firmeza que no rayaron a mayor altura por la nulidad de un lote sin opción. El resto de la soporífera corrida no tuvo más historia. Cuatro silencios en los marcadores. Leandro, con un lote infumable, no pudo evidenciar su buen corte. Sólo voluntad y algún detalle en su haber. Tampoco los toros de Mario Campillo brindaron una embestida apta para el toreo. Con semejante material, sólo pudo mostrar su disposición.