Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 12 s 9 s 2007 ABC Moscú prueba una bomba de vacío potente como una nuclear Las autoridades rusas dicen que supera cuatro veces a su análoga norteamericana ABC MOSCÚ. En el último capítulo del pulso que quiere librar con Occidente en el terreno militar, las autoridades rusas anunciaron ayer que han fabricado la bomba de vacío más potente del mundo, equiparable a una carga nuclear, según anunció el jefe adjunto del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, coronel general Alexandr Rukshin. Los resultados de las pruebas de esta bomba han confirmado que por su eficacia y capacidad destructiva es comparable a una carga atómica dijo el general al informativo Vremia del Canal 1 de la televisión pública rusa. Rukshin subrayó que las bombas de vacío, a diferencia de las nucleares, no representan peligro para el medioambiente pues no provocan la contaminación radiactiva del territorio adyacente. El Canal 1 mostró unas imágenes del ensayo de la nueva bomba de vacío o termobárica, en las que se pudo ver cómo era lanzada desde un bombardero estratégico Tu- 160 y descendía en un paracaídas hacia la tierra. Las bombas de vacío, también llamadas termobáricas o de combustión, dispersan en la zona del impacto un combustible pulverizado que se mezcla con el oxígeno de la atmósfera y, al ser detonado, incinera todo lo vivo, con el efecto añadido de una onda expansiva supersónica y una altísima presión. Todo lo vivo se evapora literalmente. Tras esa explosión, la tierra recuerda más bien la superficie lunar, pero sin contaminación química o radiactiva comentó el canal de televisión. La televisión agregó que el Ministerio de Defensa subraya que la fabricación de esta bomba no está reñida con ningún acuerdo militar internacional suscrito por el país, ni supone el lanzamiento por Rusia de una nueva carrera de armamentos Según Canal 1, la bomba rusa contiene menos explosivos que su análoga norteamericana (7,1 toneladas contra 8,2) pero la supera cuatro veces en capacidad destructiva y veinte en superficie afectada y crea una temperatura dos veces más alta en el epicentro de la explosión. Yuri Baliko, jefe de un centro de investigación del ministerio de Defensa ruso, indicó por su parte que el explosivo de la bomba es considerablemente más potente que el TNT, pues se fabrica con empleo de nanotecnologías. Debido a ello, el nuevo artefacto explosivo requiere menos precisión para dar en el blanco. Yúshenko, antes y después del envenenamiento que sufrió en 2004 durante la campaña electoral AP Yúshenko revela que ya tiene pruebas de que la dioxina que lo envenenó procedía de Rusia La Justicia ucraniana ha solicitado a Moscú la extradición de tres personas clave en el intento de asesinato de su presidente RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Para el presidente ucraniano, Víctor Yúshenko, no existe la menor duda sobre el hecho de que la dioxina que estuvo a punto de acabar con su vida hace tres años fue sintetizada en un laboratorio ruso, el único que no ha enviado todavía una muestra a los investigadores para su análisis. Así lo ha declarado durante un encuentro con periodistas extranjeros celebrado en Kiev. El efecto de la sustancia con la que intentaron envenenarle minó seriamente su salud, deformando su rostro hasta hacerlo casi irreconocible. Hay sólo tres laboratorios en el mundo que elaboran el tipo de dioxina según la fórmula que me fue suministrada y dos nos han facilitado ya las muestras solicitadas por la investigación, pero Rusia no aseguró Yúshenko. Los dos centros científicos que sí están colaborando en el esclarecimiento del envenenamiento se encuentran en EE. UU. y el Reino Unido. El máximo dirigente ucraniano afirmó que la negativa de Rusia a colaborar está obstaculizando la investigación Pese a ello, Yúshenko dijo que se ha conseguido ya establecer quién, cuándo, dónde y con qué sustancia fue envenenado. Según el presidente ucraniano, hay tres personas clave implicadas y están todas en Rusia. Hemos enviado a la Fiscalía General rusa la correspondiente solicitud para que sean devueltas a Ucrania Una vez hayan declarado, señaló Yúshenko, los hechos quedarán probados Preguntado sobre si cree que detrás de lo sucedido está el Kremlin, el presidente ucraniano respondió que hay que interrogar a esas tres personas y dejar que los investigadores lleven sus pesquisas hasta el final El embajador ruso en Kiev, el ex primer ministro, Víctor Chernomirdin, salió ayer al paso con una explicación nada convincente. Chernomirdin manifestó que, en lugar de lanzar acusaciones contra Rusia y solicitar la ayuda de determinados laboratorios, Yúshenko debería esclarecer lo que pasó dentro de su propio país en primer lugar La Fiscalía ucraniana cree que Yúshenko fue envenenado en la noche del 5 al 6 de septiembre de 2004, al comienzo de la campaña electoral de las presidenciales que tuvieron lugar en noviembre. Los resultados de aquellos comicios, en los que el principal adversario de Yúshenko era el actual primer ministro ucraniano, Víctor Yanukóvich, el favorito de Moscú, fueron manipulados y terminaron desembocando en la revuelta conocida con el nombre de Revolución Naranja El 5 de septiembre de hace tres años, Yúshenko acudió a una cena ofrecida por Igor Smeshkó, director del SBU, los servicios secretos que surgieron del KGB en Ucrania después la desintegración de la URSS. El encuentro tuvo lugar en la dacha (casa de campo) del subdirector del SBU, Vladímir Satsiuk. Pocos días después, al entonces líder de la oposición ucraniana y actual presidente del país se sintió mal. Con la cara completamente desfigurada y cubierta de pústulas, fue hospitalizado en una clínica de Viena. Allí se constató la presencia de una dioxina que le debió ser suministrada en algún alimento durante la cena con la cúpula del SBU ucraniano. Los análisis fueron después corroborados por médicos de otros muchos países europeos. Una cita peligrosa Imagen de la explosión mostrada por la televisión rusa AP Dos de los tres laboratorios que fabrican la sustancia enviaron muestras; el centro ruso se negó