Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 12 s 9 s 2007 ABC Protagonistas del debate David Petraeus Comandante de las tropas en Irak Ryan Crocker Embajador en Bagdad Joseph Biden Senador demócrata Richard Lugar Senador republicano La reconciliación en Irak todavía no se ha producido, aunque se están dando pasos importantes Creo que los líderes de Irak tienen la voluntad de abordar los problemas acuciantes del país Deberíamos poner fin a la estrategia de los refuerzos y empezar a hacer regresar a casa a nuestros soldados No nos resulta suficiente que la Administración nos pida paciencia hasta el siguiente informe El Senado de EE. UU. no se cree que haya mejorado la situación en Irak Demócratas y republicanos ponen en tela de juicio el testimonio del general Petraeus PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Si Bagdad es un escenario bastante hostil para los máximos responsables de la Administración Bush en Irak, los comités de relaciones exteriores y asuntos militares del Senado de Estados Unidos- -habitados por múltiples candidatos presidenciales- -no ofrecieron tregua al general David Petraeus y el embajador Ryan Crocker. Durante el segundo día de su ofensiva parlamentaria para explicar y defender los logros obtenidos con los refuerzos ordenados en enero por la Casa Blanca, el oficial y el diplomático se encontraron con muy poca comprensión. Tanto republicanos como demócratas aprovecharon para expresar grandes dudas hacia los planes de mantener un sustancial contingente militar en Irak por lo menos hasta que el presidente Bush agote su mandato en enero del 2009. Una creciente frustración que se vio reflejada en duras preguntas sobre el calendario del actual compromiso adquirido por el Pentágono y las perspectivas reales de Irak en términos de estabilidad política y reconciliación nacional. El embajador Crocker intentó evitar el tener que predecir hasta cuándo va a durar la masiva implicación militar en Irak, limitándose a señalar la existencia de mejoras lentas en un Gobierno muy disfuncional como el de Bagdad y que un final no estaría precisamente a la vuelta a la esquina. Mientras que el general Petraeus, pese a ofrecer una imagen de calma y disciplina durante su prueba de fuego parlamentaria, ha terminado por compartir sus propias amarguras ante el escéptico interrogatorio senatorial, llegando a decir: Estoy tan frustrado por todo esto como cualquiera de ustedes De acuerdo a la respetuosa liturgia parlamentaria de la Cámara Alta, los senadores en sus respectivos turnos reconocieron los méritos y dedicación de Petraeus y Crocker, pero sin dejar de confrontar su testimonio de avances y planes para dejar solamente 130.000 soldados en Irak a partir del verano que viene. Con preguntas bastante demoledoras como la formulada por el senador republicano Richard Lugar, sobre si los iraquíes quieren de verdad ser iraquíes. Cuestión que conecta con el reproche de que las tropas del Pentágono ahora están condenadas a arbitrar una guerra civil en Irak. En repetidas ocasiones, el embajador Crocker insistió en que nadie debe esperar una clara victoria en Irak. Argumentando que el éxito de estabilizar y democratizar el país árabe seguramente sólo podrá apreciarse en términos retrospectivos. Mientras el general Petraeus reconoció las profundas rivalidades sectarias expuestas tras el derrocamiento Liturgia parlamentaria La Policía tuvo que desalojar del Comité del Senado a una mujer que protestaba contra la guerra de Sadam Husein. Pronunciamientos que han provocado más dudas entre los senadores, con el demócrata Robert Menendez preguntándose el sentido de sacrificar más soldados para que los iraquíes se puedan dedicar a una competición por poder y recursos sin molestarse en construir su país. AP Los demócratas vuelven a ofrecer nuevas propuestas legislativas para limitar la presencia militar de Estados Unidos en Irak Al coincidir con el sexto aniversario del 11- S, el debate de ayer se vio marcado por toda clase de cuestiones sobre si la guerra de Irak ha aumentado la vulnerabilidad o la seguridad de Estados Unidos ante nuevos ataques terroristas. Para el senador demócrata Russell Feingold, la intervención en Irak ha revertido el cúmulo de