Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 s 9 s 2007 Sexto aniversario del 11- S INTERNACIONAL 33 HORIZONTE Ramón Pérez- Maura ES VIETNAM l maestro Norman Podhoretz, que ya lo ha vivido casi todo, escogió el día de ayer para lanzar su último libro: World War IV: The Long Struggle Against Islamofascism En él Podhoretz explica por qué seguimos en Vietnam. Dicho de forma resumida, igual que Pearl Harbor sirvió para borrar el aislacionismo de la política norteamericana, muchos creyeron que el 11- S serviría para superar el síndrome de Vietnam. Vietnam provocó el que durante muchos años infinidad de norteamericanos se sintieran avergonzados de su propio país, de su bandera, de su himno. Y el 11- S pareció generar una recuperación del orgullo patrio. Hasta Le Monde tituló la portada de su edición del 12 de septiembre de 2001 Todos somos americanos La guerra en Irak no ha generado unas protestas como impulsó la de Vietnam por dos razones: primero porque no ha causado- -ni de lejos- -un número de víctimas similar. Y segundo porque ya no hay reclutas, sino que son todos soldados profesionales. Mas hay un paralelismo mucho más profundo: la falta de fe de la clase política en su capacidad de victoria, esa victoria que el general Petraeus demostró el lunes pasado que está al alcance de la mano. En 1972 George McGovern compitió por la Presidencia con una propuesta de retirada inmediata de las tropas de Vietnam. Le derrotó Nixon no con la contrapropuesta de luchar hasta la victoria final, sino con la de retirarse manteniendo intacto el honor. El honor impoluto de esa América ha quedado nítidamente retratado en las películas de Oliver Stone. Hoy tenemos una campaña presidencial en marcha. La inmensa mayoría de los congresistas demócratas y todos los miembros de esa formación que son candidatos a la Presidencia propugnan la retirada de Irak. Y como en 1972 con Nixon, bastantes congresistas republicanos y algunos candidatos presidenciales de ese partido quieren retirarse manteniendo intacto el honor. No quieren entender que el honor quedaría igual de inmaculado que en Vietnam. De lo que podemos estar seguros seis años después del 11- S es de que la lección de Pearl Harbor fue que se había acabado el aislacionismo. Pero Vietnam vuelve. E Familiares de las víctimas del ataque a las Torres Gemelas recuerdan la tragedia, en el parque Zuccotti, en el bajo Manhattan AP EE. UU. empieza a aminorar la carga emocional a seis años de la tragedia El impacto del sexto aniversario queda suavizado por el paso del tiempo y múltiples distracciones desde Irak a la reconstrucción del World Trade Center PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Por primera vez desde hace seis años, el 11- S cayó en un martes, el mismo día en que aviones de pasajeros convertidos en misiles se cobraron las vidas de casi tres mil personas. También por primera vez, el sexto aniversario de esa traumática ofensiva terrorista empezó a pasar a un segundo plano. Con la excepción de las familias que perdieron seres queridos, por primera vez se pudo apreciar una rebajada carga emocional y un emergente debate sobre hasta dónde debe llegar la conmemoración de lo ocurrido hace ayer 2.191 días. Este año, la lista de distracciones que han servido para aminorar el impacto del sexto aniversario del 11- S resulta especialmente prolija. Desde la guerra de Irak (que hace tiempo ha costado al Pentágono más bajas mortales que el 11- S) a las crispaciones de la campaña presidencial, pasando por las advertencias sobre inquietantes agujeros y complacencia en la seguridad nacional. Sin olvidar tampoco la tendencia natural a pasar página. Frente a las elaboradas, masivas y conmovedoras ceremonias de otros años, esta vez el centro de atención se limitó a los minutos de silencio en cadena a partir del momento en el que el primer avión secuestrado se estrelló contra el World Trade Center. Un solar que finalmente se ha convertido en una gigantesca y activa obra de reconstrucción y que ha obligado a que la conmemoración de ayer en Nueva York tuviera lugar por primera vez en un parque cercano al lugar de la tragedia, aunque como medida de compromiso también se permitió a los familiares de las víctimas depositar flores en el maldito agujero del bajo Manhattan. Como parte de la nueva percepción sobre el 11- S, tampoco faltaron sonoros reproches de oportunismo político contra la presencia del ex alcalde Rudy Giuliani, que ahora compite por la nominación presidencial del Partido Republicano. Con renovadas críticas sobre su responsabilidad en la falta de medios y descoordinación demostrada por los bomberos y servicios de urgencia de Nueva York durante la ofensiva de Al Qaida. ques que el del 11- S- el secretario de Defensa, Robert Gates, y el jefe de la junta de Estado Mayor, Peter Pace, participaron en otra ceremonia junto a la sección destruida hace seis años. Pero la atención prioritaria del Departamento de Defensa se encontraba ayer fijada al otro lado del río Potomac, en los debates parlamentarios en curso para introducir algún tipo de calendario al compromiso militar asumido por Estados Unidos en Irak. Cerca de la localidad de Shanksville, Pensilvania, también se recordó la gesta de los 40 pasajeros y tripulantes que se revelaron contra sus secuestradores y perecieron durante la batalla por controlar ese avión supuestamente destinado a estrellarse en el centro de la capital federal. En ese tributo participó Michael Chertoff, titular del nuevo Departamento de Seguridad Interior. El ministro se refirió al fenómeno de fatiga del 11- S pero sólo para insistir en la necesidad de hacer todo lo que podamos para que no se repita una tragedia similar. Fatiga del 11- S Crece el debate sobre hasta cuándo debe conmemorarse el drama, del que ayer se cumplían 2.191 días En contraste con el martes especialmente luminoso de hace seis años, la lluvia esparcida por toda la costa este de Estados Unidos marcó la jornada de recuerdo de ayer. Y también en contraste con sus giras de recuerdo y discursos patrióticos de otros años, el presidente Bush no salió esta vez de Washington, optando por atender un servicio religioso y un minuto de silencio en los jardines de la Casa Blanca. En el Pentágono- -ahora transformado sin reparar en gastos en una fortaleza capaz de hacer frente a mayores ata- ABC. es Galería de imágenes de las conmemoraciones del 11- S en el mundo, en abc. es internacional