Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 12 s 9 s 2007 ESPAÑA 27 Los marineros abandonados en su barco en Santander vuelven a sus países ABC SANTANDER. Los marineros africanos que llevan casi tres meses viviendo en el buque Meugang I atracado en el puerto de Santander debido a problemas de navegabilidad, volverán esta semana a sus países (Camerún y Ghana) después de cobrar el sueldo que el anterior armador del barco les debía desde octubre de 2006. Así lo aseguraron a Efe fuentes que han participado en la negociación para solucionar el problema laboral de estos marineros, pero que no precisaron quién pagará las nóminas de estos hombres ni cuál es el futuro del barco. El Meugang I era propiedad de un armador camerunés que se desentendió del barco y de sus tripulantes cuando la Capitanía Marítima de Santander lo retuvo en el puerto por no presentar las mínimas condiciones de navegabilidad exigibles. El buque llegó el 13 de junio a Santander procedente de Dakar y quedó retenido en la capital cántabra al tener problemas en su motor principal y con sus instrumentos de navegación y contar con malas condiciones de habitabilidad, que hicieron necesario desinfectarlo, por estar lleno de cucarachas y piojos. Aun así, los marineros, 21 africanos procedentes de Camerún y Ghana, hicieron del barco su casa a pesar de ser libres para regresar a sus países, y se fijaron como único objetivo no salir de Santander sin el sueldo que se les debe desde hace un año. A los dos meses de permanecer en el buque, seis de sus tripulantes, incluidos el capitán, enfermaron y tuvieron que pasar por un centro sanitario, e incluso quedar ingresados durante algunos días. Las condiciones de habitabilidad del buque o los hábitos alimenticios pudieron ser la causa de que empeorara la salud de algunos marineros, que en estos tres meses han contado con la ayuda de Comisiones Obreras, la Federación Internacional del Trabajo, Cáritas, la Cocina Económica y el Banco de Alimentos. Después de casi 90 días viviendo en el barco, los 21 tripulantes podrían lograr hoy su único objetivo en este tiempo: percibir los sueldos que no reciben desde hace un año y regresar con ese dinero para sus familias a sus países. Amparo Valcarce conversa con varios de los asistentes a las jornadas sobre envejecimiento y discapacidad IRENE G. VARA Valcarce apuesta por el acceso de los mayores y discapacitados a la tecnología La secretaria de Estado clausuró Un nuevo reto social para el siglo XXI: envejecimiento y discapacidad jornadas organizadas por FIK y ABC JESÚS BASTANTE MADRID. La secretaria de Estado de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad, Amparo Valcarce, reclamó ayer a la industria, en especial a las empresas dedicadas a las nuevas tecnologías, implicarse más en la aplicación y puesta en marcha de las tecnologías de la accesibilidad a fin de lograr una sociedad inclusiva e igualitaria para las personas mayores y con algún tipo de discapacidad. Valcarce fue la encargada de clausurar las jornadas Un nuevo reto social para el siglo XXI: envejecimiento y discapacidad organizadas por ABC y FIK y que ayer tuvieron lugar en la Casa de ABC. FIK es una iniciativa privada de investigación científica y tecnológica en el contexto del envejecimiento y la discapacidad. Durante su intervención, la secretaria de Estado calificó de reto el progresivo envejecimento de la sociedad española, y abundó en las enormes posibilidades de las nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida y la autonomía de las personas con discapacidad y los mayores de 65 años. En este sentido, instó a las empresas a facilitar la inclusión social y la independencia de estas personas para lo que reclamó el esfuerzo de transformar los prototipos en productos reales, que lleguen a todos Al tiempo, la secretaria de Estado pidió a los sectores implicados- -industria, poderes públicos y asociaciones- -que nos coordinemos para desarrollar tecnologías accesibles y recordó que España acogerá, en 2008, la coordinación de la Red Europea de Diseño para Todos, que engloba a una veintena de centros de investigación y desarrollo de tecnologías para la inclusión de toda Europa. Por su parte, el director de ABC, José Antonio Zarzalejos, recordó el compromiso por parte de los medios de comunicación social de hacer visible la realidad de las personas mayores y con discapacidad. Un empeño en el que, aseguró, ABC tiene el compromiso de trabajar activamente para poner en valor a estas personas Para Zarzalejos, los medios de comunicación están siendo retados por esta importante realidad, cuantitativa y cualitativa, del envejecimiento y la discapacidad por lo que debemos seguir apostando por la no discriminación de estos colectivos. En su opinión, una sociedad con más ancianos no es un problema, sino una oportunidad Por ello, el director de ABC animó a los medios de comunicación social, los nuevos gestores del conocimiento a pensar en el nicho de las personas mayores y discapacitados posiblemente el gran reto de la comunicación en el futuro más inmediato. Para Zarzalejos, hemos de asumir como propia la preocupación por los mayores y por las personas con discapacidad que requieren, por parte de la sociedad y las instituciones públicas, el mismo respeto y la misma atención que el resto de los ciudadanos Finalmente, mostró su confianza en que las nuevas tecnologías sirvan para resolver los retos que deben afrontar las personas mayores y aquellos que sufren alguna dependencia. Entre los participantes en las jornadas se encontraban el director científico de FIK, José Miguel Azkoitia; la directora del Observatorio de Personas Mayores del Imserso, María Teresa Sancho; el vicepresidente de la Asociación para la promoción de la Tecnología Social (Aptes) Juan José Goñi; el presidente de la Conferencia Europea de San Sebastián, Gorka Eizamendi; el director general de Servicios Sociosanitarios del grupo Eulen, Juan Manuel Martínez, y la responsable del Center of Rehabilitation Engineering del King s College de Londres, la doctora Ruth Mayagoitia- Hill. Enfermos Otros protagonistas El director de ABC dice que una sociedad con más ancianos no es un problema, sino una oportunidad