Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MIÉRCOLES 12- -9- -2007 ABC Maragall y Pujol proclaman que ha llegado el momento del Estado catalán Condecorados por un atribulado Montilla y ante la euforia de Carod y Mas, incluyen en el proceso al País Vasco y Galicia ÁNGEL MARÍN BARCELONA. Los ex presidentes de la Generalitat Jordi Pujol y Pasqual Maragall olvidaron ayer sus viejas rencillas personales y políticas para reclamar al unísono un Estado propio para Cataluña en un acto institucional que puso fin a la celebración oficial de la Diada de Cataluña. En la entrega de la medalla de oro de la Generalitat a Pujol y Maragall, los líderes históricos de nacionalismo y del socialismo catalanes lanzaron sus proclamas independentistas para asombro y estupor de su sucesor en el cargo, José Montilla, y regocijo de los máximos dirigentes de ERC y de CiU, Josep Lluís Carod- Rovira y Artur Mas, respectivamente. El morbo de ver hermanados a Pujol y Maragall en la misma causa, ya que en los últimos días habían coincidido en reclamar la huelga fiscal para acabar con el expolio que, a su entender, sufre Cataluña por parte del Estado, llenó el aforo del Salón de Sant Jordi del Palau de la Generalitat. Ni Maragall ni Pujol defraudaron las expectativas creadas por ambos en la conmemoración del 11 de septiembre más soberanista de toda la historia de la Diada. Ante el Ejecutivo de Montilla en pleno, diputados, autoridades militares y eclesiásticas y representantes de la sociedad civil catalana, Maragall aseguró que Cataluña será una nación porque figurará en su propia Constitución como Estado dentro de una Europa diversa, y no solamente porque lo diga el Preámbulo de su Estatuto Según el líder socialista, ahora es el momento de decirle a España que tienen tres naciones no reconocidas que quieren ser Estado en alusión al País Vasco, Galicia y Cataluña, y añadió que este reconocimiento no debilitará a la UE, sino todo lo contrario. Tras subrayar que para él, su familia y amigos era un honor el galardón otorgado por el presidente catalán, nacido en Iznájar (Córdoba) recordó, Maragall comparó la rendición de Barcelona ante las tropas de Felipe V en 1714 con el bombardeo de Pinochet al Palacio de la Moneda en el golpe contra Allende y los ataques del 11- S. Tres ciudades bombardeadas un 11 de septiembre de dolor apuntó. Pujol, por su parte, aseguró que no es Cataluña la que se tiene que adaptar a la Constitución, sino que es la Constitución la tiene que adaptarse a Cataluña, y respetarla El ex presidente catalán subrayó que la nación catalana es una realidad que viene de mucho más lejos que la Carta Magna. No es fruto de ninguna Constitución ni de ningún pacto político, ni de ningún programa electoral, es una realidad histórica con identidad propia apuntó. Pujol, mucho más moderado que Maragall en sus planteamientos soberanistas, emplazó a Montilla a que entre en juego para frenar los, a su juicio, intentos del Estado de reducir a un común denominador a Cataluña junto al resto de autonomías. En la defensa de una identidad propia y del autogobierno, que tiene raíces históricas que pero sobre todo expresa una voluntad de proyecto futuro, nadie nos podrá igualar en el conjunto del Estado añadió. Pujol también agradeció el otorgamiento de la medalla de oro de la Generalitat, pero le espetó a Montilla que para él su mayor honor era haber sido presidente de la Generalitat durante 23 años por voluntad del pueblo de Cataluña Con el fin de sofocar los ánimos independentistas, incluso dentro de su propio gobierno, Montilla contestó a Pujol y Maragall que nadie nos hará ir, como pueblo, por un camino que, colectivamente, no deseamos El presidente de la Generalitat matizó que, en los últimos 30 años, Cataluña siempre ha salido adelante y aseguró que ahora también sabrá Constitución adaptada Un camino no deseado Maragall y Pujol recibieron ayer la medalla de oro de la Generalitat encontrar el camino de su futuro si hay unión entre los partidos catalanes para alcanzar los grandes objetivos nacionales como el despliegue de todas las potencialidades del nuevo Estatuto. El camino que traza Montilla es muy diferente al dibujado por su vicepresidente de gobierno, que insiste en la necesidad de poner una fecha al referéndum sobre la independencia de Cataluña. Carod abogó ayer porque la consulta popular se celebre en un plazo sensato y reiteró que es la única salida ante la situación actual de Cataluña. El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, consideró, por su parte, que Cataluña debe seguir la estela de Escocia y que este país debería de ser un referente y aliado de la nación catalana en su camino hacia la independencia El presidente de CiU, Artur Mas, emplazó a los catalanes a recuperar la ilusión y la confianza en el futuro pese a que Cataluña vive un momento difícil por culpa de la mala gestión del tripartito de Montilla y del Gobierno de Zapatero. Los catalanes se sienten en parte desconcertados, en parte confundidos y en parte enfadados, y es lógico dijo el líder nacionalista, tras reiterar su confianza en su proyecto de convertir CiU en la casa grande del catalanismo donde tengan cabida todas las tendencias políticas. El contrapunto a Nadie nos hará ir, como pueblo, por un camino que, colectivamente, no deseamos replicó Montilla a Maragall Una Constitución catalana Varios consejeros del Gobierno catalán, en una marcha por la independencia La deriva soberanista que ha prendido en la clase política catalana no ha llegado a las calles ni parece formar parte de las prioridades de los catalanes. La manifestación independentista que cada 11 de septiembre convoca la dirección de ERC apenas reunió a unas 4.000 personas, varios miles menos que en anteriores ocasiones. La marcha paralela organizada por entidades de la izquierda independentista y radical logró reunir a otras 3.000 personas, que se despacharon contra España y expresaron su añoranza de Terra Lliure. El presidente y el secretario general de ERC, Josep Lluís CarodRovira y Joan Puigcercós, respectivamente, así como los consejeros republicanos del Gobierno catalán y el presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach, encabezaron la manifestación de Esquerra, en la que se lanzaron consignas a favor de la independencia y de las selecciones deportivas catalanas. A la cita anual con las proclamas independentistas acudieron también el ex director de Egunkaria Martxelo Otamendi, representantes de EA, del BNG, de Chunta Aragonesista y de partidos como el Spirit de Flandes. En su recorrido por las calles del centro de Barcelona, algunos manifestantes realizaron pintadas en varios locales, pero no se produjeron altercados ni detenciones. Carod subrayó, tras la marcha, que Cataluña es incompatible con España porque es un Estado que no permite el ejercicio de cada una de las libertades El líder independentista puso como ejemplo el secuestro de una edición de la revista El Jueves y la prohibición de celebrar un encuentro de fútbol amistoso entre Cataluña y Estados Unidos.