Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 s 9 s 2007 Fórmula 1 DEPORTES 83 Fernando Alonso con la copa de vencedor, el pasado domingo, del Gran Premio de Italia, en Monza REUTERS Alonso bloquea el mercado Le gustaría volver a Renault, en Ferrari le miran con otros ojos y Toyota es el destino millonario, pero es probable que tenga que continuar en McLaren JOSÉ CARLOS CARABIAS MONZA. Termina la carrera en Monza y el Moët Chandon tapa con sus plácidos efluvios la distancia que separa a Fernando Alonso de McLaren. Las victorias, la rutina, las semanas no cambian una relación que nació torcida desde la primeras carreras. Desde que un novato con talento y arrestos, Lewis Hamilton, resquebrajó el mundo idílico que se vaticinaba. El campeón del mundo sigue en sus trece después de ganar en el templo de Ferrari, estrechar manos, recibir felicitaciones y recortar dos puntos al líder inglés. Quiere emigrar. Y ese deseo repercute en el mercado de la Fórmula 1. Está bloqueado en la parte alta del escalafón. Esperan agentes, directores de equipo y pilotos la solución al enigma. Por un lado, la sentencia del sanedrín automovilístico que juzgará el jueves el caso del espionaje, el trasvase de papeles de Ferrari a McLaren. Y por otro, el desenlace del Mundial en cuatro carreras. Advierten, sin embargo, los expertos, los grandes patrocinadores, el segmento más influyente del mundillo: Es muy difícil deshacer un contrato en la Fórmula 1 Los tentáculos alcanzan a grandes empresas, con sus vínculos comerciales, sus estrategias de mercado, sus horizontes internacionales. La gente cumple los contratos en la F- 1 y ni siquiera un total acuerdo entre dos partes convencidas del divorcio garantiza la separación. Siempre habrá alguna marca que intervenga aseguran portavoces del patrocinio a gran escala. El futuro de Alonso ha anestesiado la parrilla de 2008. Entre los grandes, sólo BMW ha ratificado a Heidfeld y Kubica. McLaren, Ferrari, Renault y Toyota no han dicho nada. Y tampoco el pelotón intermedio, pendiente de la cascada de movimientos. más de contrato. Y podría plantearse la libertad si la FIA sancionase gravemente a la escudería de Woking. Se podría entender que habría incurrido en una falta de daño a la imagen del piloto, según consta en el contrato. Algo que supondría, sin duda, una procelosa cadena de interpretaciones. El Santander (12 millones de inversión sin ser patrocinador principal) y la Mutua Madrileña (cuatro) han acompañado al asturiano en el cambio de equipo y algo tendrían que decir. A favor de McLaren consta la evidencia de un velocísimo monoplaza que ha convertido el Mundial en un duelo de compañeros. Soy feliz si tengo un coche ganador dice Alonso. Lo tiene. Y es probable que, aunque no le guste el ambiente, deba quedarse donde está. Salvo BMW, la mayoría de los equipos no ha ratificado a sus pilotos pendientes de la decisión del español Renault. Briatore ha negociado McLaren. Alonso tiene dos años el regreso de Alonso y en la dirección de Renault se considera que el asunto está muy avanzado Las dos partes quieren encontrarse de nuevo. La marca francesa ha confirmado su apuesta por la Fórmula 1 para los próximos años (ING es un patrocinador muy potente) y sin las habituales limitaciones de gasto, según sus directivos. Briatore había asegurado que comunicaría su pareja de pilotos para 2008 en Monza (Kovalainen parece seguro, Fisichella es duda) No lo hizo. La duda: ¿puede pagar Renault el sueldo de Alonso? campeón en la escudería de referencia) presenta complicaciones. La leyenda dice que Jean Todt, supremo de Ferrari, afirmó un día que Alonso no vestiría de rojo mientras yo esté Desde que saltó a la luz la colaboración de Alonso con la investigación de la FIA (el español mantiene que le amenazaron con quitarle la superlicencia) en Ferrari se le mira con otros ojos. Massa, cuyo manager es el hijo de Jean Todt (Nicolas) no ha renovado todavía. Toyota. El mayor gigante en la Ferrari. El trasvase natural (el fabricación de automóviles tiene una ruina de equipo. Si por dinero fuera, Toyota habría ganado los últimos Mundiales cuenta Briatore. Desde hace un par de años, Alonso tiene una oferta perpetua de este equipo japonés. La ventaja: dinero a espuertas. El riesgo: no volver a ganar una carrera. Red Bull. La escudería más divertida ya intentó el año pasado captar al asturiano. La billetera tampoco se antoja un problema aquí, pero es lo mismo que Toyota: el coche no va.