Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 s 9 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 75 Hallan en Jerusalén el túnel usado por los judíos para huir del saqueo romano LAURA LÓPEZ CARO JERUSALÉN. Las crónicas de Flavio Josefo recogidas en el volumen Historia de los Judíos daban cuenta de la existencia de un túnel excavado en Jerusalén que miles de hebreos utilizaron como refugio para zafarse de los conquistadores romanos, hasta que lograron escapar de ellos avanzando en dirección sur. Lo que durante dos mil años ha sido una ruta perdida, legendario escenario de uno de los más dramáticos episodios del histórico saqueo, adquiría hace dos semanas dimensión de gran descubrimiento gracias a las excavaciones inicialmente realizadas para sacar a la luz la calle principal de la Ciudad Santa en tiempos del Segundo Templo, que han servido para destapar entre los escombros la gruta de la huída. El pasillo por el que los judíos consiguieron evadir la ira de Tito Flavio Vespasiano en el año 70 después de Cristo, poniendo fin a su resistencia al Imperio. El hallazgo, presentado el pasado domingo por los responsables de la excavación, -el profesor Ronny Reich, de la Universidad de Haifa, y Eli Shukron, de la Autoridad de Antigüedades de Israel- ha revelado que el pasadizo era un canal subterráneo de drenaje construido para conducir las aguas de las lluvias que azotaban la ciudad hasta el manantial de Siloé. Hasta el momento, los trabajos han avanzado lo suficiente como para despejar a partir de la Puerta de Damasco 100 metros de este cauce artificial, de sólo un metro de anchura y tres de altura. Aunque se piensa que a lo largo de los próximos meses podrá completarse la excavación de hasta un kilómetro del túnel, ya se están empezando a documentar valiosos restos muebles, como piezas de cerámica, fragmentos de vasijas, monedas de la época del Segundo Templo y lámparas de aceite localizadas en su interior, así como las incisiones practicadas en los muros. Es una vivencia muy emocionante pensar que uno está allí por donde pasaron hace 2.000 años los últimos judíos que pisaron el suelo de Jerusalén y se rebelaron contra los romanos. Es una sensación muy fuerte confesaba el profesor Shukron, impactado todavía por el descubrimiento fortuito de estos restos, que fueron encontrados por casualidad cuando se detectó un boquete en un paño de piedra excavado en las cercanías del Muro de las Lamentaciones. Ronny Reich, de la Universidad de Haifa, posa en las excavaciones del túnel EFE