Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍAyNEGOCIOS www. abc. es economia MARTES 11- -9- -2007 ABC Las cajas prevén lanzar cuotas participativas para sortear la crisis y seguir creciendo Otra estrategia será sacar a Bolsa sus grupos industriales como han anunciado La Caixa, Bancaja y Caja Navarra A. L. D. M. J. P. MADRID. Numerosas cajas de ahorros están pensando en estos momentos recurrir a la emisión de cuotas participativas o sacar a Bolsa sus grupos industriales para poder seguir manteniendo las actuales tasas de crecimiento, en un entorno cada vez más complicado, especialmente alarmante por el estrechamiento del mercado inmobiliario e hipotecario que sufren estas entidades desde hace meses, según explicaron a ABC fuentes financieras. Esta situación se ha complicado un poco más a raíz del estallido de la crisis de las hipotecas subprime de alto riesgo, en Estados Unidos. Algunos expertos han reconocido a este periódico que el miedo a una globalización de esta crisis ha provocado ya dificultades de liquidez a alguna de estas entidades, a las que cada vez les es más difícil financiarse en el mercado interbancario con titulizaciones. Las cajas de ahorro han estado utilizando las participaciones preferentes o la deuda subordinada para captar fondos. Tras varios años de crecimiento continuado, estas entidades de ahorro necesitan aumentar sus recursos propios para mantener estas fuertes tasas de actividad. Como dato, la desaceleración del crecimiento del volumen del crédito en las cajas, que ha pasado de crecer a un ritmo del 28,3 en agosto de 2006 a una tasa del 21 en junio de 2007. El crédito hipotecario es el principal negocio de las cajas, aunque también financian a promotores y otros agentes de la actividad constructora, en desaceleración. Por ello, para paliar este déficit de sus recursos, cuentan con dos fórmulas viables, que son tanto la emisión de cuotas participativas (títulos similares a las acciones pero sin derechos políticos) como la salida a Bolsa de parte de sus participaciones industriales. Varias cajas de ahorros han anunciado ya sus intenciones respecto a este segundo supuesto. Entre ellas, La Caixa, Bancaja y Caja Navarra, y sin aún haberlo hecho oficial, también TASA DE MOROSIDAD DEL CRÉDITO En porcentaje 0,70 0,69 0,68 0,67 0,66 0,65 0,64 0,63 0,62 CRÉDITO EN LAS CAJAS DE AHORRO En porcentaje 29 28 27 26 25 24 23 22 21 28,3 21,0 DE FMAMJ J ASONDE FMAMJ 05 06 07 2006 2007 Crisis inmobiliaria Caixa Galicia. Mientras tanto, según algunas fuentes financieras, entre las cajas que se han mostrado partidarias a la utilización de cuotas participativas, si fuera necesario, están la CAM, Caja Madrid, también Caixa Galicia, Caja Murcia y Caixanova. Todas ellas tienen en estudio la posibilidad de lanzar las controvertidas cuotas participativas para su eventual expansión en la Unión Europea y en Iberoamérica y mantener sus tasas de actividad sin verse afectadas por la recesión inmobiliaria. Caixanova llegó incluso a aprobar mucho antes de la actual crisis hipotecaria norteamericana la emisión de cuotas participativas, pero nunca llegó a realizarse. El presidente de la Confederación Española de las Cajas de Ahorros (CECA) Juan Ramón Quintás, ha reconocido en numerosas ocasiones que si bien las alternativas que hay ahora para obtener financiación son menos costosas, el campo de actuación en preferentes y subordinadas es, cada vez, menor por sus límites. Puede que haya cajas de ahorro que tengan que optar, entre seguir creciendo y emitir cuotas, o congelar su crecimiento aseguran fuentes del sector. Todo ello con el beneplácito del Banco de España que en los últimos tiempos ha flexibilizado su postura respecto a la expansión internacional de estas entidades de ahorro a cambio de que las cajas se autoimpon- gan unos controles excepcionales, lo que, según comentan fuentes del sector bancario, se podrá conseguir a través de diferentes fórmulas como crear una sociedad para controlar la operación bancaria en cualquier otro país o con la emisión de dichas cuotas participativas. Pero no es un camino fácil. Las entidades se han encontrado desde un principio con un fuerte obstáculo en sus planes Las entidades, por ley, necesitan elevar sus recursos propios para financiar sus proyectos de expansión de emitir cuotas, debido a que éstas tienen fuertes detractores entre los sindicatos, presentes en los órganos de gobierno de las cajas (asamblea y consejo de administración) Las centrales consideran que las cuotas pueden ser la antesala de la privatización de las entidades y han advertido que no respaldarán una medida de este tipo. Sin embargo, fuentes financieras defienden el hecho de que este extremo no se daría nunca. Según consta en el real decreto que regula estos instrumentos financieras, y que fue aprobado en febrero de 2004, el porcentaje de retribución de las cuotas tendrá un mínimo igual al de la dotación para la obra social y un límite máximo del 50 que podrá ser supera- Ángel Laso D lom DE POLÍTICOS Y OTRAS CUOTAS os gestores de las cajas de ahorros llevan tiempo intentando convencer a los consejos de estas entidades de la necesidad de utilizar el recurso de las cuotas participativas (acciones limitadas y sin derecho de voto) para seguir creciendo L y comiéndose el mundo. Justo lo que llevan haciendo desde hace años, cuando los bancos empezaron a fusionarse y despedir a miles de tipos con gran experiencia, que las cajas acogieron encantadas, y vendiéndo unos locales estratégicos, que la entidades regionales también compraron gustosas. La petición es lógica, viniendo de profesionales a los que no les gusta tener activos ociosos o capital improductivo. Pero esta petición lleva bastante tiempo chocando con los consejeros de las cajas que representan a partidos políticos (ayuntamientos y comunidades) sindicatos e impositores, porque a todo este paisanaje esto de las cuotas les sigue sonan- do a privatización encubierta, por mucho que la propia ley que aprobó este instrumento de financiación (que todavía no ha utilizado ninguna) recoge que si se decidiera abrir el capital de estas entidades y hubiese cuotas, la caja tendría que comprarlas para empezar el posible proceso de cero. Además, las cajas ya son privadas y también para algunos que mandan mucho, esto de la cuota les suena como me tengo que ir aunque no sea así. Sin embargo, algo está cambiando en el sector respecto a este planteamiento y tiene mucho que ver con el estrechamiento del mercado inmobiliario e hipotecario los últimos meses, mercados que han sido básicos en el crecimiento de las cajas. Y también con la famosa crisis subprime en EE. UU. y su globalización, así como el miedo que está encareciendo los créditos. Para que luego digan que la crisis no se siente por aquí. Por ello, la actual situación ya ha provocado que los consejos empiecen a entender a los gestores cuando hablan de cuotas participativas o grupos industriales. Y en esas estamos. Pero todo esto podría evitarse si se extendiese por otras regiones lo que sucede en Navarra, que no es otra cosa que el presidente de la comunidad sea el mismo que el de la caja, ya que tendría todas las sensibilidades unidas, las de gestor y las de político ¿no? ABC A M J J A S O N D E F M A