Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Sexto aniversario del 11- S MARTES 11 s 9 s 2007 ABC Bin Laden propaga otro vídeo, con el testamento de un kamikaze del 11- S Seis años después de la matanza, el líder de Al Qaida desvelará, probablemente hoy, su última sorpresa macabra ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. De 11- S en 11- S, Osama Bin Laden va consolidando una carrera cinematográfica en los Estados Unidos. Sus vídeos son objeto de análisis político y de culto semiótico. Es el Orson Welles del terrorismo. Ayer se anunció que en unas horas volverá a aparecer para leer al mundo el último testamento que quedaba por desvelar de un piloto suicida de los atentados del 2001. La Casa Blanca todavía se estaba recuperando del primer vídeo, que procuró saludar con frialdad, cuando una de las páginas web vinculada a Al Qaida anunciaba una segunda grabación, que probablemente se difundirá hoy, que incluiría el testimonio, no conocido aún de uno de los kamikazes. De líder casi impotente tildaron a Bin Laden asesores del presidente George W. Bush, dando por hecho que hoy Al Qaida es incapaz de repetir un atentado como el de las Torres Gemelas y el Pentágono. Algo con lo que no todo el mundo está de acuerdo. Sí hay muchos que comparten el análisis de que Bin Laden no es lo que era. Ayer en las páginas de The Washington Post Bruce Hoffman (autor de A mano armada estremecedora radiografía del terrorismo a lo largo del siglo XX) calificaba a Bin Laden de estrella invitada de su propia función. De carismático protagonista de cameos, mientras los hilos los mueve alguien mucho más temible que él: el egipcio Ayman al Zawahiri. hegemon del mundo árabe y musulmán. Y por el control, más que político, empresarial del mundo. Otro analista de The Washington Post destacaba ayer que en su último vídeo, Bin Laden amenaza mucho más a las grandes multinacionales norteamericanas que a los gobiernos de Oriente Medio. Pero, lo que puede haber cambiado es la convicción de que Al Qaida estabilizará su cuota de poder en Irak, que cada vez recuerda más a un reino de taifas. The Wall Street Journal informaba ayer de que la compañía texana Hunt Oil ha llegado a un acuerdo directo con las autoridades de la región kurda iraquí para buscar petróleo en la zona. El pacto no ha pasado por Bagdad. Sí puede haberle llamado la atención al empresario de nacimiento Bin Laden, o a quien de verdad dirige desde Al Qaeda una lucha por el poder que ya no se libra ni contra gobiernos ni en países concretos. Un ejemplo de las paradojas a las que el nuevo orden mun- dial aboca al panorama mediático es lo que le pasó a la CNN con el vídeo del pasado viernes de Bin Laden: tardó en emitirlo media hora más que sus cadenas rivales. El motivo era que el vídeo lo difundía la agencia de noticias Reuters, con la que la CNN acababa de rescindir su contrato exactamente siete días antes. La todopoderosa CNN, la que desde la primera guerra del Golfo marca la agenda informativa de Occidente, tuvo que pedir las imágenes a la emisora qatarí Al Jazeera. ABC. es Informe sobre la amenaza terrorista en el mundo en abc. es internacional Un comerciante afgano de Kabul, junto a una alfombra conmemorativa de los atentados del 11- S AP DEL COLEGIO A LA TRÁGICA LECCIÓN DE AL QAIDA Nadie sospechaba que el niño argelino de 15 años Nabil Belkacemi, estudioso y amante del fútbol, se inmolaría matando a treinta personas POR LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Argelia vive horrorizada al enterarse de que uno de los dos kamikazes que mataron a treinta militares en el puerto de Dellys era Nabil Belkacemi, un estudiante de 15 años que unos días antes de obtener su título de enseñanza media desapareció de casa para no volver más, como relata el diario El Watan Al Qaida del Magreb ha matado en Argelia a 52 personas en dos ataques suicidas el jueves y el sábado de la semana pasada. El primero tenía como objetivo al presidente, Abdelaziz Buteflika, de visita en la ciudad de Batna, pero el terrorista fue descubierto y se inmoló antes de que el mandatario hubiera pasado. El segundo fue en el que participó Nabil con una furgoneta con 800 kilos de explosivos. En un comunicado colgado en internet por la banda terrorista, el chaval aparece sonriente, vestido de militar, con turbante, con un kalashnikov en bandolera y adoptando el nombre de guerra de Abú Musab Al Zarqawi, el difunto lí- ta de Apreuval, en Kouba. Nunca se ausentó del colegio hasta el día en que pasó la noche en la mezquita y desapareció Su abuela y varios vecinos lo describen como amante del fútbol, educado y buen estudiante. El padre recuerda que el día antes de irse de casa se enfrentó a él y llegó a golpearlo una vez porque consideraba que no debía frecuentar al imán de esa mezquita, cuyos sermones ya han arrastrado a otros jóvenes a la yihad (guerra santa) Días después, en una llamada telefónica a sus familiares, el joven advirtió de que no sé dónde estoy. Quiero huir, pero tengo miedo de que os maten recordó la madre a El Watan Informé a todo el mundo. He hecho de todo para salvarlo, pero finalmente le han matado. Sé que le han obligado a ir en esa furgoneta maldita a matar a todos esos marinos añadió la madre de Nabil. Influido por el imán La sensación de que el enemigo no da la cara y no es quien parece aumenta cada día. De Afganistán llegaban voces asegurando que Bin Laden y el mulá Omar están vivos y a salvo en ese país, o quizás en la frontera con Pakistán, que formalmente coopera con EE. UU. pero en la práctica no permite que sus efectivos busquen directamente a los hombres de Al Qaida en su territorio. Lo más parecido a buscar una cerilla en el infierno. Algunos análisis apuntan ya a que la retórica antiamericana y anticapitalista de Bin Laden en sus vídeos es un mero instrumento de la verdadera confrontación, que Al Qaida ya ni siquiera libraría con Occidente, sino con sus rivales en la El mulá Omar también vive Nabil, antes del atentado EFE der de Al Qaida en Irak. Hacía la oración, pero jamás se mostró extremista. Nunca nos prohibió la televisión o la música añadió su madre, que dice que la muerte de su hijo no ha sido más duro que saber que destrozó la vida de treinta argelinos. Un día empezó a frecuentar la mezqui-