Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MARTES 11- -9- -2007 ABC Mariano Rajoy, sentado junto a Manuel Fraga, recibió el apoyo unánime del Partido Popular para intentar ser presidente del Gobierno en las elecciones de marzo IGNACIO GIL Rajoy, aclamado como candidato, exige al PP que se dedique sólo a ganar las elecciones El líder popular asegura que puede formar cincuenta gobiernos infinitamente mejores que el de Zapatero MARIANO CALLEJA MADRID. Mariano Rajoy ya es candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, por segunda vez consecutiva. No hizo falta votación, ni se presentó ningún candidato alternativo. Cuando el secretario general del PP, Ángel Acebes, le proclamó aspirante a La Moncloa, los más de 400 miembros de la Junta Directiva Nacional se pusieron de pie y le ovacionaron durante varios minutos. Se acabaron así las discusiones dentro del partido sobre la sucesión, las listas y el lugar que debe ocupar cada uno. El mensaje en clave interna de Rajoy en su primer discurso como candidato del PP no dejaba lugar a las interpretaciones: su único objetivo, y el de todo el partido, es ganar las elecciones generales de marzo. Me dedicaré en exclusiva a esta tarea. Todo lo demás no me interesa. Y exijo al PP que se dedique a este único objetivo. Lo demás no nos importa Mariano Rajoy pidió a los suyos sentido común y concentración en ese objetivo prioritario, unas palabras que sonaban a reprimenda hacia los dirigentes que se dedicaron a alimentar la polémica sobre la sucesión de Rajoy, mientras el PSOE se frotaba las manos. Todos tenemos la máxima experiencia para saber qué es lo que conviene y qué es lo que no conviene al PP remachó Rajoy. Como tampoco se trataba de aguar la fiesta, Rajoy pasó rápidamente a elogiar a los dirigentes del PP que le acompañaban: Tenemos los mejores equipos, mucho mejores que nuestros adversarios Presumió, incluso, de poder formar cincuenta gobiernos infinitamente mejores que los que ha formado Zapatero La carrera hacia las elecciones de marzo ya ha comenzado. Rajoy nunca ha escondido su admiración por el presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy. En el PP tomaron buena nota de la campaña electoral que hizo el político francés, y ahora ha llegado el momento de llevar a la práctica lo aprendido. Lo primero, hablar sin complejos de España y de la Nación. Rajoy lo cumplió ayer a rajatabla. El mensaje del PP sobre España va a ser nítido y rotundo. En un discurso de seis folios y medio, pronunció la palabra España 33 veces. Quiero ser presidente del Gobierno de España porque es mi país, quiero a España y siento a España. Quiero ser presidente para defender la España constitucional, la cohesión y la igualdad de los españoles. Voy a poner fin a la etapa del señor Rodríguez Zapatero lisa y llanamente porque es lo que le conviene a España El acento nacional fue a más: Vamos a ganar para defender que la soberanía pertenece a los españoles, a todos. Vivan donde vivan, piensen como piensen, recen como recen, porque España es de todos. Desde Melilla hasta Finisterre, España es de todos El alarde de patriotismo continuó: Es la España que amamos, la España de las autonomías, no la España de las soberanías. Somos iguales porque por encima de ser gallegos, andaluces o murcianos somos españoles Rajoy cree que, por el contrario, Zapatero ha jugado con lo esencial, no tiene una idea de España, carece de proyecto de España consistente Para el presidente del Gobierno, España no es una realidad nacional histórica, es simplemente una realidad contable, un reparto de competencias y transferencias según convenga a sus intereses La legislatura del PSOE, según Rajoy, se resume así: Cada uno puede plantear Quiero a España