Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 GENTE www. abc. es gente LUNES 10- -9- -2007 ABC Raphael: Sigo aprendiendo, soy un aprendiz de todo El artista de Linares llega al Telefónica Arena de Madrid el día 14 con su gira Cerca de ti MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Escándalo, es un auténtico escándalo la vitalidad y la energía (positiva) que sigue desprendiendo este hombre cuatrocientos discos de oro después. Porque Raphael sigue siendo aquél, el mismo que se coló en nuestros hogares a primeros de los sesenta con un tamborilero que le tocaba el tambor de tú a tú al Satisfaction de los Rolling Stones, por ejemplo. Un clásico, que el próximo día 14 trae su gira Cerca de ti hasta el Telefónica Arena madrileño. ¿Clásico? Bueno- -explica el cantante de Linares- creo que la mitad de mí es la de alguien clásico, pero la otra mitad es la de una persona que trata de ser muy avanzada en todo. De hecho, toda mi vida he tratado de darme a conocer con algo totalmente diferente a todo lo que se hacía, y sigo en esa línea porque yo jamás me he mirado en nadie para cantar ni para montar un concierto, aunque si haya habido muchos que se han mirado en mí. Sinceramente, creo que todo lo que he hecho ha resultado muy innovador y adelantado, y sigo en ello, porque soy un aprendiz de todo y sigo aprendiendo, no tengo metas, sólo, avanzar, avanzar y avanzar Avanti pues, viento en popa a toda vela, de un artista al que no le gusta fijarse en el retrovisor de la nostalgia. Si hay que mirar se mira, y además tengo una memoria de elefante, pero no soy una persona nostálgica. Lo pasado, pasó, y no hay nada que lamentar. Si miro atrás, veo que he tenido una carrera fantástica y siempre me he sentido muy querido por la gente, pero a mí lo que me preocupa es el hoy, incluso, más que el hoy, el mañana Entre concierto y concierto de esta gira que empezó en mayo del año pasado, Raphael va dibujando un nuevo disco, pero aún es pronto para dar detalles (queda año y pico de trabajo por delante) aunque coincidirá con mis primeros cincuenta años en el escenario El cantante asegura que el público podrá ver a un Raphael en estado puro, sin adornos, ni artificios, ni nada. Salgo sólo a a escena cantando a capella, y a partir de ahí voy construyendo con el público un futuro de dos horas y media que resulta fascinante. Salgo y digo buenas noches- -bueno, ni siquiera lo digo- -aquí estoy, y hagan conmigo lo que quieran Nervios, los justos, quizá los necesarios. Un poquito, pero muy controlados, y más que nervios yo diría que es sentido de la responsabilidad. No me pongo nervioso delante del público, nunca, porque siempre he sentido ese aliento de los espectadores muy cercano, siempre me he sentido muy protegido y querido por la gente Digan lo que digan, ciento ochenta minutos sobre un escenario son un palizón. Por mucho Rapahel que se sea. La clave, orden y concierto. Sobre todo mucho orden. Soy muy ordenado en mis descansos y en mis cosas, no soy de esos que después del concierto se van por ahí de cachondeo, lo habré hecho una sola vez en toda mi vida. Y no lo hago, porque sé que mañana me espera otro recital y a mí el público me merece un respeto tremendo, no puedo jugar con eso En el patio de butacas hay El público me considera de la familia porque estoy metido un poquito en la vida de todo el mundo muchos compañeros de viaje, gente que ha nacido y crecido con sus canciones. Es hora de saber si Raphael ve a su público tan bien como él. En los conciertos- -comenta- todo me resulta muy amigable. Aunque sean miles de personas, yo me siento como en familia. La verdad es que creo que el público siempre me ha considerado como de la familia, porque estoy metido un poquito en la vida de todo el mundo sin querer, sin querer queriendo, digamos, metiéndome en sus casas durante tantos años, tantas Navidades... Qué duda cabe que del tamboril al iPod, el MP 3 e Internet las ciencias han adelantado que es una barbaridad. Pero al cantante no le tiembla el pulso, ni mucho menos la voz, ante la llegada del futuro. Las nuevas tecnologías- -señala el Ruiseñor de Linares- -son hoy una El cantante Raphael en su casa de Madrid FRANCISCO SECO