Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES LUNES 10 s 9 s 2007 ABC Es aterrador para el Real Madrid tener en diez años cinco presidentes y doce entrenadores Míchel s Director de la cantera del Real Madrid Se siente entrenador vocacional, pero el banquillo le ha pegado ya dos buenas cornadas. Después del descenso del Castilla esta temporada no ha querido seguir como técnico en Segunda B y se dedica fulltime a la labor de despacho. POR ENRIQUE ORTEGO MADRID. La temporada pasada alternaba el banquillo y el despacho. Los resultados no le acompañaron en el césped, pero el trabajo de cantera sí dio sus frutos: Torres se ganó la titularidad en el primer equipo, fueron varios los jugadores del Castilla que se entrenaron con Capello durante toda la temporada y Schuster ha contado con siete canteranos en la pretemporada. Míchel se siente orgulloso de esa proyección de los jóvenes y no desespera sobre su futuro como entrenador. Está convencido de que tendrá otra oportunidad. Recibe a ABC en su despacho de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. Amplio, luminoso. Desde su silla observa casi todos los campos de entrenamiento. Está moreno, un poco quemado y tan analítico como siempre. que acepté y acepto. He tenido una gran satisfacción al comprobar que el 33 por ciento de los jugadores del primer equipo en esta pretemporada eran de la cantera. OPORTUNIDAD PERDIDA ¿Quién soy, el que podía entrenar al primer equipo o el que ha participado en el descenso del Castilla? Soy el mismo DESCENSO DEL CASTILLA descender con la Real y al mes estaba trabajado. Lo que sí haré a partir de ahora es medir mucho más el riesgo personal. Tengo que ser más egoísta. Pensar más en mí. Me tengo que fiar menos de algunas cuestiones y de algunas personas. Pensar, si me dan once elefantes, si debería entrenarles o no... Pero me va a costar cambiar. -Es verdad. Esto es el fútbol. Los que te veían como posible salvación para el primer equipo, aunque fuera sólo una pose, ahora dicen que he descendido al Castilla. Pero yo soy el mismo entrenador. La importancia del entrenador se magnifica en el fútbol. ¿Quién soy, el que podía entrenar al primer equipo o el que ha participado en el descenso del Castilla? Soy el mismo. ¿Qué hubiese pasado si hubiera dado ese paso? -Lo vi muy cerca. Si se hubiese perdido en San Sebastián sin ninguna duda, pero yo tampoco era la solución al problema. En diez años hemos tenido cinco presidentes y 12 entrenadores. Eso es aterrador para el Madrid... Yo quería que el Madrid ganara en Anoeta, porque yo soy madridista de verdad. Otro hubiera podido pensar que su futuro como entrenador pasaba por ahí, porque quién te dice que no lo haces bien y ganas la Liga, como se ganó. Entonces yo era el más tranquilo -Lo que es el fútbol, de estar a punto de entrenar al primer equipo la temporada pasada si hubiera perdido en San Sebastián a verse ahora sin banquillo Era más una aventura que un plan de acción. A Mourinho le quería ver allí. No entendimos que jugábamos una Liga profesional con un plan amateur FUTURO ¿Estuvo muy cerca? Me siento entrenador. Es la única visión que tengo del fútbol. Debo ser más egoísta, fiarme menos de las personas y, si me dan once elefantes, pensar si les debo entrenar o no -Yo nunca pido jugadores. Hay entrenadores que lo hacen porque en la base de pedir está su futuro. Tengo que aprender de todo lo que ha pasado para mejorarlo. No me quito responsabilidad, a ver si la culpa va a ser ahora de los jugadores. Yo soy un entrenador más, sin más y sin menos. La temporada pasada acuñé una frase: A Mourinho le quería ver yo aquí De 21 jugadores, 14 debutaron en Segunda. Sólo 7 habían jugado, pero sin continuidad de titulares. -Lo que le pasó también fue culpa suya. El club le dejó en cueros, pero usted no se tapó... ¿No se arrepiente de no haber pegado un puñetazo en la mesa la temporada pasada cuando veía que no le traían ni un jugador? ¿Le gustan los toros? -Mucho. ¿Y usted de quién es? -Los toros dan cornadas, pero los banquillos no son mancos... ¡Ah, no sabía por dónde venía! En los banquillos las cornadas no las dan los toros, sino todo lo que rodea al fútbol. El entrenador en el fútbol es una buena diana. -He sido y soy de Joselito, de Espartaco, de Manzanares hijo, que me gusta muchísimo. de todos los que estaban a mi alrededor. -A usted el banquillo ya le ha dado dos buenos revolcones. -Para nada. Son gajes del oficio. Si miras el currículo de Juande, que es el entrenador de moda ahora, también descendió con el filial del Barcelona y tuvo unos comienzos difíciles. La historia demuestra que el currículo vale para poco. Lotina tuvo la desgracia de ¿Se le han quitado las ganas de ser entrenador? -Hice mis peticiones e hice ver a la dirección deportiva el peligro de la situación. Nunca entendimos que estábamos jugando una Liga profesional con una organización amateur Descendimos, pero no fue todo negativo. Torres fue el año pasado un jugador importante para el club. Fue el undécimo que más jugó, fue campeón y ahora parece que ya están cansados de él. Otros chavales se han hecho jugadores de Primera e incluso alguno para el Real Madrid... A De la Red lo querían muchos, a Javi García, también, A Negredo le hemos -Posiblemente, según las expectativas que la gente hubiera puesto en mí. En mi caso las cicatrices que me han quedado no han sido deportivas. Me lo he pasado muy bien como entrenador. He disfrutado, pero un técnico piensa, trabaja, desarrolla y propone una idea, y al final los que disponen son los jugadores. El Castilla competía en una Liga profesional sin invertir un euro en fichajes. Era más una aventura que un plan de acción. Trabajar en un filial para el entrenador es absolutamente distinto. Cosa Trabajo por llenar el primer equipo de chicos de la cantera -Bien. Estoy mucho en los campos. Veo todos los partidos que puedo y los entrenamientos. Lo mío es un departamento técnico más que de gestión. Tenemos 13 equipos: un benjamín, dos alevines, dos infantiles, dos cadetes, tres juveniles y el de Tercera. El Castilla ya no me corresponde porque se considera fútbol profesional y el responsable directo es el director deportivo, Pedja Mijatovic. ¿Cómo lleva el trabajo de despacho? -No me planteo el futuro a largo plazo. Estoy bien. Sólo pienso en que tengo cuatro años para desarrollar las ideas que hemos traído para el fútbol base. No tengo mono de banquillo. Me llena totalmente el trabajo que hago y si todos los años hiciéramos como el pasado, que un jugador subiera al primer equipo, como Torres, y otra media docena se entrenen y estén en el escaparate daríamos un valor incalculable a la cantera y llenaríamos el vestuario del primer equipo de gente comprometida, que en algún caso lleva desde los nueve años en la casa. ¿Y si le llega una buena oferta para entrenar, lo deja y se va? -Fue un año difícil. Era un momento muy malo. Fuimos víctimas del primer equipo, de las elecciones. No había tiempo ni dinero para fichar para el Castilla. Se pensó en reforzar el equipo en el mercado de invierno, pero como íbamos octavos a siete puntos del descenso no se confirmaba mi teoría de que lo íbamos a pasar mal. Llegaron Gago e Higuaín y nos quedamos sin lo que teníamos buscado. El primer equipo tenía unas necesidades que absorbió todo. Lo entiendo. -Vino a hacer su trabajo. No era su obligación el desarrollo de la cantera. Sí es verdad que contaba con jugadores y luego no los sacaba, pero para eso estamos precisamente, para que él pida y nosotros le demos. No le reprocho nada, estaría bueno. El entrenador siempre va a -En el fútbol, aunque suene mal, el que no llora, no mama... vendido por el cuádruple de lo que nos costó. Todo fue malo sólo para el que quiere verlo así. -Capello no ayudó mucho.