Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 10 s 9 s 2007 ABC SÓLO HAY DOS SALIDAS: AMPLIA VICTORIA DE RAJOY, O LA GRAN COALICIÓN Las encuestas anuncian un empate técnico con el agravante de que los nacionalistas de hoy no tienen nada que ver con los de otras legislaturas que continúa blandiendo amenazas, y ocupando las calles vascas con ANV y Batasuna, que han convertido Lizarza en vergüenza nacional, donde el cacareado Gobierno de España de Zapatero consiente el delictivo espectáculo de las pancartas de los terroristas que inundan el pueblo, por el que se despliegan fantasmales ertzainas encapuchados para que la valiente y amenazada de muerte alcaldesa del PP, Regina Otaola, pueda asistir a misa e izar, de lunes a viernes, la bandera de España que ocultan otros gobernantes de Cataluña, País Vasco y Navarra. En esta Comunidad de Navarra permanece abierta la crisis del PSOE, que Felipe González ha querido cerrar y justificar en un penoso artículo- -que se podría extrapolar a Cataluña- -en aras del interés general del PSOE, y no de España. Porque, en ese caso, el ex dirigente socialista no habría tenido más remedio que imputar la crisis de unidad e identidad nacional a Zapatero. El presidente del Gobierno, acuciado por los daños electorales de sus errores, ha pretendido recortar las largas alas soberanistas que les había regalado a sus socios nacionalistas- -no sorprende que José Blanco se escude ahora en el Tribunal Constitucional para justificar la reducción del Estatuto catalán- todos inmersos en la prematura trampa confederal y en batallas internas, para ver quién levanta más la voz del independentismo. Ibarretxe frente a Imaz en el PNV, Carod Rovira frente a Puigcercós en la Esquerra, y Mas frente a Durán Lleida en CiU, en una escalada a la que se sumaron Pujol y Maragall con su huelga fiscal LA CRÓNICA DEL LUNES Pablo Sebastián seis meses de antelación, suponemos que para tomar importantes decisiones e iniciativas, Mariano Rajoy se proclama hoy candidato a la presidencia del Gobierno en las elecciones del mes de marzo, sin haberse esforzado en incorporar a Rodrigo Rato en sus listas, cuando su nombre hubiera tenido una especial significación ante el progresivo deterioro económico español, que avisa Solbes y niega Zapatero. Tampoco quiso Rajoy desvelar su decisión sobre el deseo de Alberto Ruiz- Gallardón- -a quien los conjurados de Aguirre y Rato pretenden arrinconar en el Senado- -de participar en el centro de la batalla electoral, donde desean instalarse, con Rosa Díez en el cartel, Basta Ya y Ciutadans, sabedores de que ese mítico lugar se ensanchó por causa de los duros enfrentamientos entre el PSOE y el PP, dejando de ser un terreno reservado a los nacionalistas de CiU y PNV que, una vez más y sal, vo un vuelco inesperado, tendrán en sus manos la llave del Gobierno de España, con o sin el apoyo de fuerzas más radicales como IU, ERC, BNG y Na- Bai. Así lo auguran las encuestas que anuncian un empate técnico electoral entre el PSOE y el PP, con el agravante de que los nacionalistas de hoy no tienen nada que ver con los que en 1993 apoyaron a González, en 1996 a Aznar y en 2004 a Zapatero, una vez que el actual líder del PSOE les abrió la puerta de la España confederal, desde donde pondrán un alto precio a la investidura del presidente, lo que aumenta los riesgos de una segunda legislatura de Zapatero y dificulta los pactos con Rajoy, dejando como única salida al pretendido desafío soberanista la gran coalición PSOE- PP, siguiendo el modelo de Alemania, que en España es impensable mientras Zapatero figure al frente del PSOE. Y que sería imprescindible para forzar la necesaria reforma de la ley electoral. De ahí que para frenar la deriva confederal de Zapatero haga falta que el PP consiga una victoria importante, cercana a la mayoría absoluta. Porque en caso de resultado ajustado, como el de las elecciones municipales, el PSOE- -a pesar de la palabra de Zapatero de no gobernar si no obtiene más votos que Rajoy- -hará lo imposible para renovar el poder, prometiendo incluso la reapertura de la negociación con ETA, Con En caso de resultado ajustado, como el de las elecciones municipales, el PSOE hará lo imposible para renovar el poder Dos históricos dirigentes de CiU y PSC que, subidos a la peligrosa grupa del caballo loco y confederal de Zapatero, han perdido el sentido común, el de la Historia y el de la realidad globalizada y europea donde vivimos y donde priman los estados fuertes, como el que en Francia lidera Sarkozy y en Alemania, Merkel. Se acaba de ver en la crisis de Repsol y Gas Natural con Argel, donde seguramente se espera con interés la llegada del ministro catalán de Exteriores, Carod Rovira, y su diplomacia deportiva Y, todo ello, una vez que fracasó la profecía de Zapatero sobre los campeones nacionales de la energía que resultaron ser pretendidos campeones nacionalistas para que, al final, Francia e Italia (en Gas Natural y Endesa) sean los triunfadores de tan singular torneo español. Con o sin liderazgo, Rajoy es la única alternativa al desgobierno confederal de Zapatero, y no lo tiene fácil, aunque los vientos de la crisis económica y el renacer de ETA soplen a su favor. Por ello su nominación en el cartel del PP será insuficiente si no va acompañada de nuevos equipos y candidatos, y de políticas que no caigan en la provocación de la educación confesional, reconozcan los errores de la guerra de Irak y se desmarquen de la grotesca conspiración del 11- M, que son los discursos que le quedan a Zapatero contra Rajoy y estuvieron, en 2004, en el origen de su derrota, la que pretende vengar el líder del PP saltando el primero a la arena electoral, esperamos que para innovar. De lo contrario, más le valía esperar.