Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 s 9 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL MAL MENOR A aparente igualdad de fuerzas con que se presentan las próximas elecciones generales es un alarmante síntoma de la baja calidad de la política española, en la que los errores del poder y de la oposición se neutralizan hasta el punto de darse mutuas esperanzas de triunfo. Con los tres años de sectarismo e incompetencia de esta Administración, que se ha pasado el mandato centrifugando el país en una subasta de competencias, reabriendo trincheras civiles y negociando con los terroristas sin consenso y a cencerros tapados, cualquier Gobierno estaría triturado de antemano en las urnas y sus miembros buscando empleo para el mes de abril, pero resulta que IGNACIO quienes están llamados a CAMACHO relevarlos ocupan lo mejor de su tiempo en zancadillearse a sí mismos y repartirse la túnica de su propio candidato como si diesen por sentada su derrota. Así se explica que las encuestas persistan en señalar un aproximado empate del que nadie se despega porque el desencanto ante la gestión gubernamental se contrapesa con la desconfianza en la alternativa, generando una falta de entusiasmo colectiva que es lo último que necesita una nación atribulada. Y lo peor es que de esa igualdad los contendientes obtienen una razonable expectativa de victoria que les priva de hacer autocrítica de sus desatinos. El otro factor que sostiene el empate- -técnico, le llaman los expertos, aunque la realidad parece consistir en que el PSOE lleva una mínima y superable ventaja- -es la pertinacia sociológica de gran parte de nuestros conciudadanos, dispuestos a votar a los suyos ocurra lo que ocurra. He aquí otro elemento aún más pesimista de democracia de mala calidad, en la que la actitud sectaria de la dirigencia pública se sostiene en el enfermizo banderismo del electorado. Tales para cuales. Más de veinte millones de compatriotas repiten su voto año tras año cualesquiera que sean las circunstancias, truene o haga calor, el ochenta por ciento como clientela fija de PSOE y PP y el resto entre Izquierda Unida y la plétora nacionalista. Con este capital asegurado, equivocarse sale muy barato para los dirigentes, que como mínimo mantienen asegurada su supervivencia en la nomenclatura. El panorama es francamente desalentador si se observa desde una cierta distancia cívica: lo mejor que puede pasar es que gane el que menos o más perdonables errores haya cometido, y que los pocos ciudadanos capaces de discernir más allá de sus propios prejuicios biográficos o ideológicos acudan a decidir votando, siquiera con la nariz tapada, al que consideren menos malo. Los últimos tres años y medio vividos garantizarían la alternancia en una sociedad medianamente articulada, pero la articulación política incluye la capacidad de disponer de un relevo digno de ganarse la confianza. Así las cosas, no queda otro remedio que conformarse con la teoría del mal menor, que resulta de un pragmatismo desolador y poco confortante. Nos quedan por delante seis meses de omnipresente demagogia y desaforado propagandismo, y bastante tendremos con resistirlos sin sucumbir al hastío y a la desesperanza. L EL ÁNGULO OSCURO UNA MUJER DE LIZARZA L A Antigüedad es pródiga en ejemplos de mujeres que mantuvieron incólume su valor cuando ya los hombres habían claudicado, cuando ya se habían resignado a la derrota, cuando ya las huestes enemigas invadían la ciudad sitiada. Mujeres erguidas como acantilados en medio de las ruinas, invulnerables a las llamas que calcinan el solar de sus padres, impasibles ante la ferocidad de los invasores que pasan a su lado, expoliando cuanto se tropiezan, arrasando los templos de una religión ancestral, como ángeles de muerte embriagados por el olor a la sangre. Mujeres que guarecen en su regazo a sus hijos, o a los cadáveres de sus hijos, mientras a su derredor se enseñorea la barbarie, sin derramar una sola lágrima, tal vez porque ya no les quedan lágrimas que derramar, tal vez porque no quieren conceder al enemigo la satisfacción de su llanto, dispuestas antes a perecer bajo los cascos de sus caballos que a inclinarse en señal de acatamiento. Mujeres numantinas erigidas en símbolo del más noble anhelo del hombre, alegorías de una libertad asediada, expuesta al vituperio y la profanación. Mujeres que nos recuerdan nuestro deber de hombres, que mantieJUAN MANUEL nen encendida una antorcha en la hora DE PRADA en que las tinieblas se extienden sobre el mundo. En Lizarza una mujer heroica mantiene encendida esa antorcha. La televisión me acaba de mostrar su estampa limpia y enaltecedora, estampa de guerrera o de santa, caminando sin titubeos hacia la iglesia de su pueblo, en la clara mañana del domingo, mientras a su paso una jauría infrahumana la increpa y amenaza, como antaño se hacía con las adúlteras antes de la lapidación. ¿Qué delito horrendo ha cometido esa mujer que se dispone a participar de la misa, a poner en paz su corazón con Dios, a impetrarle la fuerza necesaria para seguir resistiendo ante el aullido de los chacales? Esa mujer tan sólo aspira a mantener el imperio de ley allá donde otros menos valerosos que ella han renunciado a hacerlo, tan sólo desea que sus hijos y los hijos de sus paisanos puedan se- guir respirando un aire preservado de los miasmas del crimen, un aire erguido frente a quienes desean vernos cabizbajos, arrodillados, rendidos, abyectamente postrados en el fango. Esa mujer tan sólo se esfuerza por hacer ondear una bandera que representa la supremacía de unos valores, la supervivencia de una sociedad que se resiste a ponerse de hinojos. En esa mujer de Lizarza se encarna nuestra propia supervivencia, se encarna el último rescoldo de dignidad que late en nuestro pecho, apenas una llama exangüe que, sin embargo, a la vista de tan alto ejemplo, se convierte en un vasto incendio, el incendio de la libertad, dispuesto a reavivarse siempre frente a quienes pugnan por sofocarlo. Sólo en un tiempo sórdido, tiempo de ofensa e ignominia, una mujer que se limita a cumplir y hacer cumplir la ley puede convertirse en emblema de heroicidad. Imagino a esa mujer en la penumbra de la iglesia de Lizarza, como a Jesús en Getsemaní, rogando a Dios que le aparte el doloroso cáliz que se le tiende; la imagino sudando sangre, después de haber sufrido las increpaciones y los denuestos de los chacales, preguntándose por qué le ha tocado a ella una misión tan aflictiva; la imagino oprimida por el miedo, porque esa mujer de Lizarza está fabricada con el mismo barro que todos nosotros, un barro que tiembla y se agrieta como el nuestro, un barro que gustosamente cedería a la tentación del desmoronamiento, a cambio de unas migajas de paz, a cambio de poder pasear tranquilamente por las calles de su pueblo, a cambio de no escuchar en medio de la noche el aullido de los chacales rodeando la casa de sus ancestros. Pero, en la mismidad de ese barro, en su meollo más íntimo y verdadero, esa mujer de Lizarza esconde un espíritu templado en las fraguas del coraje que resplandece como un metal invicto, un raro metal que no se dobla ni se malea ni se funde, que soporta los golpes y anima el frágil barro del que está fabricada. Esa mujer de Lizarza, su bendita alcaldesa, muere un poco cada día por cada uno de nosotros, y a cada uno de nosotros nos salva en un tiempo de ofensa e ignominia. Hoy lloro por ella y por ella no siento vergüenza de ser español, por ella siento el orgullo de ser hombre. www. juanmanueldeprada. com