Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 9- -9- -2007 ABC La factoría química Ercros sigue funcionando en la ribera del pantano de Flix, que esconde al menos 600.000 toneladas de fangos tóxicos Barrizal administrativo en Flix Tres años después de detectarse la contaminación en el embalse, los fangos tóxicos permanecen en el lecho y el proyecto de extracción no se ha materializado, entre el escepticismo de los vecinos POR ROGER JORRO FOTO ELENA CARRERAS TARRAGONA. Flix se encuentra en tierra de contrastes. Situado en un paisaje bucólico, la zona alberga grandes titanes industriales que, además de recordar la magnitud de la impronta humana, recrudecen un paisaje a priori despoblado. Aunque un tímido zumbido, molesto a medida que uno se acerca a la factoría química de Ercros, recuerda que algo no funciona bien en este municipio tarraconense. El embalse vivió su particular vía crucis tres veranos atrás. En septiembre de 2004, esta villa se situó en el punto de mira del cabreo ecológico nacional y europeo. Un informe del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) desveló que en el fondo del embalse que existe en Flix permanecían unas 600.000 toneladas de fangos tóxicos procedentes de la fábrica que se encuentra en la ribera del pantano. Organoclorados como el DDT, mercurio y hasta trazas radiactivas de fosforita, que durante el franquismo se estudió como combustible nuclear. Tras la anunciada algarabía mediática, que llegó hasta el Parlamento Catalán, fue la hora de buscar soluciones al embrollo. Se propuso enterrar los residuos, extraerlos e incluso desviar el curso del río. Los expertos se inclinaron finalmente por la extracción. El proyecto contempla que los fangos se aíslen del resto del embalse mediante un muro de contención y se sustraigan mediante dragas especiales. Posteriormente se someterán a un tratamiento descontaminante y, mediante una ambiciosa cinta transportadora, se depositarán en un vertedero a unos cinco kilómetros del pueblo. La complejidad del proyecto puede disculpar su retraso arguye Óscar Bosch. Este concejal de la localidad ejerce de alcalde en funciones ante la ausencia de la máxima autoridad gubernativa. No quiero que hagan las cosas rápido, quiero que las hagan bien. Será un proyecto que sentará precedente añade Miquel Llop, miembro de Ecologistas en Acción Aunque el consenso entre Todo un arsenal bajo las turbias aguas Los fangos tóxicos de Flix contienen mercurio, compuestos organoclorados como el insecticida DDT y sustancias radiactivas. Los sedimentos podrían ascender a las 600.000 toneladas, aunque se desconocerá la cantidad exacta hasta extraerlos. La fosforita que utiliza Ercros se estudió durante el franquismo como posible combustible nuclear. Quieta non movere El coste del proyecto, previsto en más de 150 millones de euros, correrá a cargo de la UE y las arcas públicas ambientalistas y administraciones no puede esconder lo evidente: Los residuos tóxicos siguen allí, Ercros dispone aún de licencia para verter mercurio en pequeñas dosis al río y el proyecto de limpieza es todavía un lejano sueño. Según Acuamed (Aguas de las Cuencas Mediterráneas S. A. empresa pública responsable del proyecto, la adjudicación tendría que haberse producido a finales de 2006 y el inicio de los trabajos se preveía para febrero de 2007. Posteriormente, un nuevo comunicado corrigió el anterior y el ente público informó que la licitación de las obras sería en verano y los trabajos empezarían a finales de 2007. Nada de esto ha ocurrido aún y el proyecto está pendiente de aprobación y licitación. La sociedad estatal, adscrita al Ministerio de Medio Ambiente, se defiende apuntando a la complejidad de la infraestructura y argumentan-