Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 s 9 s 2007 MADRID 65 Uno de los bomberos participantes en la I Carrera Vertical, ante Torre Espacio Los profesionales subieron cargados con los 50 kilos de su equipo completo Otro bombero, a punto de llegar a la cumbre en la planta 33 La prueba era muy dura Algunos hombres llegaron exhaustos a la meta 792 peldaños en 5,15 minutos Ese fue el tiempo, ayer, de Mario Verdugo, bombero de Parla, para subir hasta la planta 33 de Torre Espacio. Ganó la prueba, un homenaje a los fallecidos en el incendio de Almacenes Arias hace veinte años POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS CHEMA BARROSO MADRID. Este es uno de los mejores homenajes que puedo dedicar a mis compañeros fallecidos Son las primeras palabras pronunciadas ayer, casi sin aliento, por Mario Verdugo, el bombero del Ayuntamiento de Parla que ganó la I Carrera Vertical Torre Espacio, dentro del Maratón Bomberos que se celebra estos días en recuerdo a los diez bomberos fallecidos en el incendio de los Almacenes Arias, de Madrid, hace ahora veinte años. Verdugo tuvo que competir, en el buen sentido de la palabra, con otros 69 bomberos profesionales que, como él, habían venido de todas las ciudades españolas e incluso del extranjero porque en el listado de participantes se encontraban varios profesionales italianos. con traje completo, casco, botas, bombona de oxígeno y el resto del equipo. Total: 50 kilos a la espalda. Y por si fuera poco, todos estos hombres- -en la ascensión no había apuntada ninguna mujer bombero- -se encontraron con una dificultad añadida: no había barandillas donde agarrarse, algo que echaban de menos todos los bomberos cuando llegaban a la meta, en la planta 33 de Torre Espacio, equivalentes a unas 55 plantas de un edificio normal ya que entre piso y piso de esta torre, aún en obras, hay una altura de cuatro metros. Esos mismos 792 peldaños se los hizo Juan Nuñez en 5,39 minutos. Este bombero del Ayuntamiento de Madrid fue el segundo clasificado. El tiempo se medía en un chip que se fue colocando a cada uno de estos profesionales en el tobillo al principio de la ascensión. Que haya tantos tramos sin barandilla, se nota. Al llegar a la planta 20 las piernas se van tensando. Crees que no vas a llegar pero lo logras porque todo es cuestión de coco y corazón nos comentaba Nuñez. Lo cierto y verdad es que producía una enorme emoción ver llegar a los bomberos a esa cumbre de la planta 33 de Torre Espacio. Todos aparecían cansados por el esfuerzo. La prueba estaba calificada como muy dura pero lo importante es que ninguno se quedó en el camino. Otra prueba de la fuerza, el coraje y la buena preparación física de estos hombres. Allí arriba, a unos 250 metros del suelo, les esperaban sus compañeros. ¡En cuanto lleguen hay que quitarles la careta y el casco para que vayan ventilando! decían. Y así se hizo. A continuación, Ana Martín, enfermera del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, les arropaba con una toalla para secar el sudor, les tomaba la tensión y les ofrecía una bebida isotónica. A los pocos minutos ya estaban recuperados y sonrientes. Además de esta carrera vertical para bomberos profesionales que debían subir con el equipo puesto encima, hubo otra- -denominada popular y con 150 participantes- -en la que había que subir hasta la planta 54. El ganador de esta prueba sin equipo a cuestas fue Felipe Ramos, bombero de Fuenlabrada, que logró un tiempo de 6,46 minutos. Al final de las competiciones, el alcalde de Madrid, RuizGallardón entregó premios y distinciones a los ganadores. Toalla y bebida isotónica ¡Y sin barandilla! Mario fue capaz de subir 729 escalones en 5,15 minutos. Esta carrera vertical tuvo como escenario la Torre Espacio, uno de los cuatro rascacielos que se construyen en los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid. El reto no era fácil. Había que subir La inevitable imagen de El coloso en llamas Fernando Munilla no paraba ni un momento. Estaba al tanto de todo. El jefe del Servicio de Extinción del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid lo mismo estaba a ras de suelo que en la planta 33 de Torre Espacio, hasta donde tenían que llegar sus hombres y otros compañeros del resto de España. A lo alto, era casi imposible no recordar la película de El coloso en llamas Allí, Munilla nos recuerda que ya estuvieron en este rascacielos cuando se incendió el 3 se septiembre de 2006 y que si están bien preparados y cumplen la normativa sobre incendios, no hay que alarmarse demasiado. No son como los edificios más bajitos pero si tienen todos sus equipos contra el fuego, a nosotros nos lo ponen más fácil