Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA El ácido, crueldad extrema en la violencia de género DOMINGO 9 s 9 s 2007 ABC El trauma por la pérdida del aspecto físico perdura siempre en la maltratada Los psicólogos afirman que los ataques con ácido, como el del lunes en Madrid, dejan secuelas imborrables S. SANZ A. LARDIÉS Á. PÉREZ MADRID. En España se producen 168 denuncias al día por violencia de género, según el Ministerio del Interior. Un 25 por ciento más que el año pasado. Además, desde el 1 de enero han muerto 55 mujeres por ese motivo. Las afectadas que sobreviven a los malos tratos sufren el dolor físico de los golpes, pero también secuelas psicológicas. La Justicia, el paso del tiempo y la ayuda de los profesionales hace que en muchos casos logren superar los problemas. Sin embargo, hay algunos maltratadores que dan un paso más. Quieren que su violencia deje una huella imborrable, y recurren al ácido para lograrlo, la forma más cruel de trato hacia una mujer. El pasado lunes, Elena Ursachi, de 42 años y nacionalidad rumana, fue rociada por su marido, Adrián Ursachi, con medio litro de líquido corrosivo- -ácido clorhídrico- -en Madrid. Uno de los tres hijos que tienen en común (Roberto, de 19 años) estaba presente en el momento del suceso. Sufrió contusiones y un esguince en la refriega con el agresor. También resultaron heridos leves un agente de la Policía Nacional y una viandante que trató de frenar el salvaje ataque. Elena se llevó la peor parte, pero las consecuencias pudieron ser peores. Los sanitarios del Samur que se desplazaron al lugar lo evitaron. Usaron diphoterina un producto que, aplicado minutos después de que la piel entre en contacto con cierto tipo de líquidos corrosivos, paraliza su avance y por lo tanto atenúa las quemaduras explican fuentes del Samur. Para utilizar este producto- -con el que pocos servicios de emergencia del mundo cuentan por su elevado coste y porque se necesita un vehículo especial para transportarlo los sanitarios tuvieron que usar trajes especiales de protección contra el riesgo químico. Su actuación ha ayudado de forma decisiva a Elena física y estéticamente En este sentido, la actuación de los servicios de emergencia rebajó el grado de las quemaduras y calmó el dolor producido por las heridas Después de la actuación del Samur, la mujer fue trasladada al hospital madrileño de La Paz, donde estuvo ingresada cuatro días. La mujer rumana atacada con ácido por su marido el pasado lunes, atendida por el Samur Desde el pasado viernes, la víctima está en su casa recuperándose junto a sus hijos. Las quemaduras en el 15 por ciento de su cuerpo- -tórax, cara, abdomen, una mano y la pierna derecha- -se unirán a las secuelas psiquícas y físicas que tendrá que superar. Según Luis Muiño, especialista del Colegio de Psicólogos de Madrid, en los momentos posteriores a la agresión los afectados viven una hiperactividad general en su organismo que se traduce en síntomas como dificultad para dormir, ataques de llanto e incluso de pánico subraya. Además, apunta Muiño, lo más díficil de llevar para el afectado es la aparición de pensamientos intrusivos Es decir, te viene a la mente lo ocurrido sin que lo esperes, mientras estás realizando cualquier labor cotidiana No obstante, el psicoterapeuta advierte que dichos síntomas van desapareciendo poco a poco. Lo que perdura, destaca Muiño, es el trauma por la pérdida del aspecto físico, lo que se considera la tarjeta de visita del agresor. Aquí entra en juego el duro trabajo que deben desarrollar los expertos para conseguir que la víctima logre reconciliarse con su identidad vital, bien potenciando el perfil in- AYUNTAMIENTO DE MADRID Ayuda física y estética A ver si con la cara destrozada le sigue yendo tan bien la vida dijo el criminal tras atacar a su esposa Un hombre avisa a la Policía tras matar a puñaladas a su mujer M. TRILLO ZARAGOZA. Un hombre de 69 años se confesó ayer en Zaragoza autor del último crimen de violencia de género en España. Fue él mismo quien, en torno a las tres menos veinte de la madrugada de ayer, telefoneó al 091 para denunciar que había matado él mismo a su mujer, de 64 años. En cuanto se recibió la llamada, miembros del Cuerpo Nacional de Policía se desplazaron hasta la calle Mariana Pineda, donde se encuentra el domicilio de la pareja. A pocos metros de allí se desarrollan a buen ritmo las obras de la futura Expo 2008. Según fuentes policiales, los agentes se encontraron en la puerta de entrada al garaje de la casa a un hombre que se identificó como la persona que les había llamado, ya que había apuñalado a su mujer, y cuya identidad se corresponde con las iniciales Félix C. M. A continuación, la Policía localizó en el interior del garaje el cuerpo sin vida de la mujer, Ascensión S. T. Los funcionarios policiales detuvieron al autor confeso del crimen y lo trasladaron a las dependencias de la Jefatura de Policía. El detenido no tenía ninugún antecedente policial ni existen denuncias previas por malos tratos. Los vecinos tampoco se explican lo sucedido. telectual o bien el emocional de la misma. En cuanto al sentimiento que experimentará la mujer hacia su agresor, con el que había estado casada durante 23 años, el psicólogo del colegio madrileño destaca que por encima del odio le producirá aversión sobre todo la inmadurez y la falta de control que ha mostrado el padre de sus hijos. Para Muiño, cuando se producen estos casos, la relación emocional ya suele haber acabado entre los dos miembros de la pareja Ello encaja con la declaración que Elena realizó en el hospital de La Paz: Me separé de mi marido hace un mes. Estaba harta de sus palizas y borracheras Asimismo, el psicoterapueta identifica en el agresor un habitual pensamiento de los maltratadores: Si no estás conmigo, empeorará tu calidad de vida El maltratador tiende a pensar que es una figura fundamental para su compañera y reacciona con violencia porque no entiende que pueda llevar una vida buena alejado de él. El propio criminal se pronunció en esta línea tras ser detenido en la localidad madrileña de Parla: A ver si con la cara destrozada le sigue yendo tan bien la vida El agresor