Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA Precampaña electoral DOMINGO 9 s 9 s 2007 ABC Rosa Díez será portavoz de su nuevo partido, que por ahora no tendrá cargos orgánicos La nueva formación política auspiciada por la llamada Plataforma Pro celebrará su primer congreso dentro de dos años BLANCA TORQUEMADA MADRID. Nada de cargos orgánicos, al menos en esta primera fase. Los mimbres del nuevo partido político que encabezará Rosa Díez se están tejiendo desde la base, con participación muy activa de sus casi 2.800 militantes (aunque sea aún prematuro darles ese nombre) quienes están aportando músculo al esqueleto de las ideas fundacionales lanzadas por los promotores intelectuales del proyecto, Carlos Martínez Gorriarán y Fernando Savater. Sobre esos cimientos se está levantando la que aspira a ser una formación con una organización novedosa, apartada de la de los partidos tradicionales, a los que los impulsores de esta tercera vía consideran de estructura leninista por su férrea centralización y su mastodóntico aparato que los convierte en endogámicos y clónicos según el diagnóstico de la Plataforma Pro lugares en los que el partido tenga implantación) y un comité de dirección, reducido, que será el que se encargará de la gestión ordinaria. En este periodo inicial, en ese comité (una especie de Ejecutiva) no habrá cargos unipersonales con responsabilidades concretas, aunque todo apunta a que Rosa Díez asumirá la función de portavoz, pues se estima que su pegada y su popularidad son la gran baza para rascar representación parlamentaria en las elecciones generales, un reto a cortísimo plazo. Después, ya sin la presión de estos comicios, está planteada la convocatoria de un congreso dentro de dos, o como mucho, tres años del que saldrá el modelo definitivo de organización y el reparto interno de funciones. El ambiente de entusiasmo que ahora se respira en el seno de la Plataforma Pro está alimentando el discurso de que, incluso en caso de catástrofe electoral, esos planes seguirán adelante, en un alarde de voluntarismo que corre el riesgo de chocar después con la realidad. De momento, en las reuniones celebradas por los promotores en diversos puntos de España se ha comunicado a los integrantes de la fuerza embrionaria que no hay un afán específico por integrar a fichajes de relumbrón y, de hecho, el viernes Rosa Díez comentó a los participantes en la cena- coloquio celebrada en San Sebastián que nuestro gran fichaje tiene que ser nuestro mensaje, lo que proponemos a los ciudadanos Consciente de que ya no se va a producir en la opinión pública otro gran impacto como el que generó la noticia de su propia implicación en el proyecto, busca ahora administrar bien los réditos de esa acogida y de la repercusión de otras adhesiones sonadas, como la de Mikel Buesa, anunciada por él mismo en ABC, o, ahora, la del escritor sevillano Fernando Iwasaki, quien explica también sus razones en un artículo en esta misma página. La transversalidad Decisiones colegiadas El modelo alternativo propuesto, que alentará una toma de decisiones colegiadas, se desarrollará en dos etapas: en la primera se creará un consejo político amplio (se propone que cuente con un número significativo de miembros de todos aquellos Un consejo político amplio dará voz a la militancia y un comité de dirección asumirá la gestión ordinaria Los promotores del partido están interesados en lograr apoyo de gente con prestigio y experiencia en la sociedad civil que contribuya a forjar su calidad de fuerza transversal que supere la tradicional parcelación del espacio político. Esa transversalidad la traduce Carlos Martínez Gorriarán como el lugar de encuentro de gente con sentido de Estado, de- Savater y Rosa Díez, en la cena de San Sebastián del viernes fensora de la unidad de España porque esa unidad genera igualdad y libertad. Esas personas puede tener diferencias en otros aspectos ideológicos: por ejemplo, unos querrán dar más peso al ecologismo y otros al objetivo de lograr el déficit cero. Pero coincidirán en las políticas de Estado, por lo que nuestro partido se puede nutrir de la horquilla que va del liberalismo a la izquierda renovada En el empeño de hacer llegar ese mensaje, este mismo mes la Plataforma Pro difundirá un manifiesto (en el que es- Fernando Iwasaki UN PARTIDO DE CABALLEROS H e decidido apoyar la iniciativa promovida por Fernando Savater, porque considero que sus principales señas de identidad son la sensatez, el conocimiento y la decencia. Y aunque en España no existe un debate ideológico, en este momento urgen propuestas más razonables que ideológicas. Así, teniendo en cuenta lo que están haciendo desde el gobierno y lo que dejaron de hacer cuando gobernaron, ninguno de los dos grandes partidos nacionales parece estar en condiciones de plantear una reforma radical de la ley electoral o de restaurar las competencias del Estado en materia de Educación. Estoy de acuerdo con reformar la ley electoral para evitar que los votos de unos individuos que apenas llenan un campo de fútbol sigan condicionando la política nacional; estoy de acuerdo con la convocatoria de una segunda vuelta electoral que impida los pasteleos parlamentarios, y estoy de acuerdo con la existencia de listas abiertas y votos preferenciales que nos permitan a los ciudadanos elegir directamente a nuestros representantes. ¿Por qué se rompió el consenso en la lucha contra el terrorismo? Entre otras cosas, quizás porque no existían las condiciones reivindicadas en las líneas anteriores. Por otro lado, me alarma la deplorable situación de nuestra Educación, que ha dejado de ser competitiva a nivel europeo y que malvive erosionada por la indisciplina, la mediocridad y la violencia. ¿Por qué cuando se habla de Educación, los grandes partidos siempre lo hacen o en clave confesional o en clave autonómica? Tal vez porque no les interesa el conocimiento y así se explica que asignaturas como Religión y Educación para la Ciudadanía les preocupen mucho más que las ciencias, los idiomas y las humanidades. Por eso decidí afiliarme a UPD, porque también estoy a favor de devolverle al Estado las competencias en materia de Educación, restaurar la autoridad de los maestros, combatir la indisciplina y entronizar la excelencia. A estas alturas de mi vida- -es decir, con tantas cosas vistas, leídas y vividas- -nadie podrá convencerme de que la militancia en un partido, la creencia en determinada religión o la asunción de cierta identidad nacional, garantiza la excelencia de los individuos. ¿A qué Dios rezan los pederastas? ¿A qué partidos votan los maltratadores? ¿A qué patria traicionan los corruptos? Ninguna persona es mejor que otra por su nacionalidad, su religión o su ideología, porque lo que realmente hace a unos mejores que otros no es la solidaridad sino la generosidad, no es la tolerancia sino el respeto y no es la corrección religiosa o política sino la decencia. Siempre he reconocido estos valores en Fernando Savater y sé que apoyando la opción que él representa no me voy a sentir avergonzado jamás, porque los que nos avergüenzan nunca son quienes no piensan como nosotros, sino los que supuestamente piensan como uno. Por último, saber que no existe la obligación de ganar me hace sentir que estoy ante un partido de caballeros, porque aprendí de Borges que los caballeros siempre defienden las causas perdidas.