Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Precampaña electoral DOMINGO 9 s 9 s 2007 ABC La ministra Elena Salgado declina ir en las listas del PSOE en las generales S. E. MADRID. La ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, más conocida esta legislatura por la ley antitabaco y por su ley del vino, que al final tuvo que echar para atrás, ha declinado participar en las listas del PSOE para las próximas generales. Zapatero ofrecerá a todos los miembros de su Gobierno la posibilidad de ser diputados en las elecciones que, previsiblemente, se celebrarán el 9 de marzo, como ha avanzado ABC. Aunque la dirección del PSOE aún no ha hablado con todos los miembros del gabinete, al menos el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y la ministra Salgado ya han trasladado su intención de no concurrir a los comicios generales, según informaron a Europa Press en fuentes socialistas. El PSOE no comenzará el proceso de confección de listas para el Congreso y el Senado hasta el 20 de diciembre, aproximadamente, cuando las Cortes Generales estén a punto de disolverse. Según las fuentes consultadas, la dirección socialista considera que la gran renovación en el grupo del Congreso ya se hizo en los comicios de 2004, por lo que en gran medida habrá bastante continuidad. Otro de los criterios es que todos los miembros del gabinete de Zapatero que lo deseen puedan ser diputados la próxima legislatura. De los 16 miembros que componen el actual Gobierno de Zapatero hay siete que no son diputados. Se trata del vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes; el titular de Industria, Joan Clos; el de Sanidad, Bernat Soria; el de Justicia, Mariano Fernández Bermejo; el de Cultura, César Antonio Molina; la de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, y la de Administraciones Públicas, Elena Salgado. Sí serán candidatos al Congreso algunos ex ministros como José Bono, que encabezará lista por Toledo, o María Antonia Trujillo, que será candidata por Extremadura. Por Castellón volverá a repetir Jordi Sevilla. Además, el PSOE baraja la posibilidad de que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que ahora es diputada por Madrid, encabece la lista de Valencia, y así trate de arrastrar algún voto en una Comunidad que se le sigue resistiendo al PSOE. Rajoy ha logrado cerrar de momento el debate sobre las listas electorales, en las que quiere ir Ruiz- Gallardón y en las que no irá Rato EFE Rajoy rompe la inercia Tras un verano de desconcierto en el PP, el líder de la oposición ha conseguido en una semana movilizar a todo el partido para ganar las elecciones, al tiempo que zanjaba las polémicas internas sobre su sucesión y las candidaturas electorales J. L. LORENTE MADRID. Semana importante para sus pretensiones electorales la que ha vivido el Partido Popular. En siete días, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha movilizado a todo el partido en la preparación de los comicios generales, ha zanjado- -al menos eso parece- -la polémica pública de su propia sucesión y el debate interno sobre las listas electorales y, por último, ha retomado la iniciativa política que Zapatero le arrebató a principios del verano. Estos últimos no han sido unos meses fáciles para el presidente del PP. Y eso que su partido consiguió vencer al PSOE- -en número de votos- -en las elecciones municipales del pasado 25 de mayo, una victoria que los populares no lograban desde hace siete años (las generales de 2000) Pero a partir de los comicios municipales, todo se fue complicando para Rajoy. Primero, su derrota en el debate sobre el estado de Nación, según señalaron todas las encuestas. Después, la pérdida de poder territorial (el pacto de progreso volvió a arrebatar el Gobierno balear a Matas, pese a ser la fuerza más votada) Más tarde, la crisis del PP catalán, que conllevó la retirada de Josep Piqué. En medio, la batalla política por las listas electorales (con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, en el centro del debate) Y, por último, las palabras de Manuel Fraga, con las que el presidente fundador apostaba por abrir el proceso sucesorio. A ello se añade la nueva estrategia del PSOE, que también ha hecho daño al líder del PP. Perdidas las elecciones autonómicas y consumada la ruptura de la tregua etarra, los socialistas- -con José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza- -han dado un giro de 180 grados a la política desarrollada en los tres años y medio de legislatura. En primer lugar, cabe citar el cambio de rumbo hacia una gestión más moderada y centrista. Del pacto con los nacionalismos más radicales e independentistas, los socialistas han pasado a abrazar sin reparos la bandera españolista. Especialmente significativo fue el arranque del curso político del PSOE en Rodiezmo (León) donde Zapatero pronunció el término España repetidas veces. También ha calado en la opinión pública la pretendida firmeza del presidente del Gobierno en la lucha contra ETA. La treintena de detenciones de etarras desde el final del alto el fuego ha acabado de un plumazo con la sensación de condescendencia de los socialistas hacia la banda, que se instaló en la ciudadanía y que tanto daño hizo al PSOE en los meses previos a las municipales. En este escenario, entre los populares ha cundido este verano el desconcierto y el desánimo, conscientes de que los problemas transitaban del PSOE al PP. Rajoy ha intentado esta semana romper esa inercia. El sábado día 1, en el arranque de curso, quiso dar a sus bases una imagen de confianza y de que se pueden ganar las elecciones. El lunes, puso en marcha la maquinaria electoral del partido. El martes, en una reunión con su grupo del Congreso, cerró el debate sobre las listas con el argumento tajante de que éstas serán las que más convengan a él y al partido El miércoles, recibió el apoyo unánime de los barones territoriales. El jueves, la polémica sobre la sucesión quedó rebajada al anunciarse que Rato no irá en ninguna candidatura. Así las cosas, Rajoy será proclamado mañana por la Junta Directiva del PP candidato a la Moncloa. El presidente del PP será proclamado mañana por la Junta Directiva del PP candidato a la Moncloa