Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 9 s 9 s 2007 ABC AD LIBITUM LA NOVELA DE LA DIADA N estas mismas páginas dejó dicho Ramón Pérez de Ayala que una novela está lograda si somos incapaces de separar de ella partes superfluas. ¿Será trasladable tan brillante método analítico a la política? Aquí y ahora parece que no. Todo es superfluo, cuando no falsificado, en nuestro entorno público y el poder, entendido como forma de ostentación, no se aplica a la deseable transformación de la realidad, sino a la perpetuación de sus titulares. José Luis Rodríguez Zapatero es un buen ejemplo de ello. Si le arrancáramos cuanto en él es objetivamente superfluo se nos quedaría en nada. ¿Hay algo M. MARTÍN dentro del personaje, alFERRAND guna ambición descriptible y algún proyecto más allá de la imposible, y dolorosa, invención del pasado? Ahora, en vísperas del Onze de Septembre, es uno de esos momentos del año en donde lo superfluo resulta inseparable de lo fundamental. Se confunden. La Diada es el triunfo de la imaginación como superchería de la Historia y, dados como son al victimismo, los catalanistas se rasgan las vestiduras y conmemoran algo que sucedió de modo muy distinto al que celebran y propagan. No es cosa de abundar en ello, que el folclore no es la especialización de esta columna; pero sí conviene subrayar que, tras el acierto- ¿el único? -de Josep Piqué de no participar en la fantasmagórica liturgia de la efeméride, el PP vuelve a equivocarse. Su nueva cabeza catalana, Daniel Sirera, pagará a sus vecinos de Parlament el tributo de asumir la falsedad de la memoria inventada y, en su caso, soportar los abucheos de rigor. El problema de Cataluña, vista como parte integral de España, no es el de una fecha ni el de un líder ni, tan siquiera, el de un partido político. Es, abundando en el símil literario, el de quitarle mucho de lo que le sobra para que aflore todo cuanto es y puede ser. Algo mas que un bosquejo de nación a la deriva para bien de unos caciques locales, grandes en su ámbito y sin contrastar en el que, de verdad, les corresponde. Este año, dada la inconsistencia del grupo de poder que preside José Montilla, la rabieta que impulsa a sus opositores y la urgente necesidad de los estrategas separatistas de hacerse notar, la Diada será ruidosa y llena de contradicciones: una versión poco corregida y muy aumentada de las anteriores. Tanto es así que Josep Antoni Duran Lleida, que siempre quiso estar sin ser, parecer sin arriesgar, influir sin compromiso, dar sin merma y recibir sin contrapartida, se ha buscado una excusa para no estar, como líder de la U de CiU, en donde, pánfilo, estará Sirera. Evocaba a Pérez de Ayala en el arranque de este comentario porque tan insigne asturiano fue en su día uno de los fundadores, con José Ortega y Gasset, de la Liga de educación política española una de esas intentonas tan meritorias como efímeras que tanto nos definen. ¿No nos está haciendo falta otra liga con el mismo fin e idéntico rótulo? PROVERBIOS MORALES PRO E tica antiterrorista parece que el PP haya esperado nunca a L nuevo partido impulsado por Rosa Díez, Fernanque la Conferencia Episcopal se pronuncie, y no ha desado Savater, Carlos Martínez Gorriarán y Mikel Buerrollado legislación alguna en materia de costumbres, alsa- -entre otros- -pretende combatir, en el futuro go que a los socialistas les chifla. Otra cosa es que el PP repróximo, la deriva confederalde laizquierda y la deriva clesista al anticristianismo primario de los progresistas, lo rical de la derecha. Eso dicen, al menos, sus promotores. O que también hacemos otros que ni siquiera somos cristiasea, que la formación neonata se inserta en la tradición de nos (y más, cuando el anticristianismo y la judeofobia vielo que en España fueron los partidos republicanos, cuya nen en el mismo paquete) Segunda constatación: el clericultura política común consistía precisamente en el naciocalismo es hoy un fenómeno fundamentalmente nalismo progresista, tan bien estudiado por Ande izquierda, vinculado a la compulsiva imposidrés de Blas, y en el laicismo (o anticlericalismo, a ción de las doctrinas del clero laicista en materia secas) A mí, con independencia de la simpatía que de sexualidad, salud, educación, multiculturalisme suscitan ciertas figuras de dicha corriente (no mo y corrección política al conjunto de la societodas) me parece que la historia del republicanisdad. Los clérigos abusones no están hoy en los temmo español es una sucesión de chapuzas y fracasos plos y en los púlpitos, sino en las universidades, en debidos a la manía de poner las ideas por encima los medios de comunicación y en los equipos mide los intereses y problemas concretos de la gente. nisteriales. Me alegraría mucho que el nuevo partido eludiera JON El objetivo declarado del nuevo partido es la reun destino semejante, pero la fórmula escogida no JUARISTI generación de la izquierda. Con todos los respetos, presagia resultados muy distintos. Las formaciome parece una ilusión teñida del rancioclericalismo del senes republicanas del pasado, que fueron legión, se vieron senta y ocho, que produjo tantos grupúsculos de clérigos siempre rebasadas por la izquierda o por la derecha y sus maoístas, trosquistas, consejistas, situacionistas, etc. embreves trayectorias terminaron todas de modo cómico o peñados en regenerar a las masas comunistas aburguesatrágico. das y en proponerse como alternativa a las burocracias Cuando hablo de republicanismo, no me refiero, natutraidoras de los grandes partidos. No regeneraron a nadie, ralmente, al ingrediente antimonárquico, que ya no es sobra decirlo. Como escribió de ellos Pasolini, obedecieron esencial. En lo referente a la forma de gobierno, el republidesobedeciendo. No otro es el riesgo de PRO: consolidar la canismo denuevo cuño puedepermitirse el lujo de ser accihegemonía de la izquierda degenerada, ofreciendo a sus dentalista, como lo fueron los socialistas de la época de Fedescontentos un sumidero electoral que sin duda restará lipe González, antes de que Rodríguez se hiciera un lío con apoyos a la única alternativa real, hoy por hoy, al bloque zasu memoria ancestral y las recetas de Petit. El republicapaterista. Lo digo con pena, porque quienes auspician el nismo consiste hoy, como ayer, en la mezcla habitual de naproyecto son gente valiosa y honesta. Probablemente, los cionalismo demótico y laicismo, que a estas alturas de la mejores de la izquierda española. Me habría gustado ver película necesita justificarse recurriendo a una ficción: el en ellos la decisión y elrealismo delos mejores dela izquierclericalismo de la derecha. da francesa, que han desafiado el antisemitismo rampante Primera constatación: la derecha española actual, may el antioccidentalismo suicida de la progresía, sin miedo a yoritariamente católica, no es clerical. Por ejemplo, el PP ser tachados de reaccionarios (pues de eso se trata, de reacapoyó la intervención americana en Irak, contra lo que era cionar eficazmente contra la estupidez) Pero los nuestros entonces la posición de la Iglesia. Se puede estar en rotunhan optado por la endogamia neorrepublicana, que es más do desacuerdo con esa política, pero sería estúpido califiabrigadita. Rodríguez debe estar bailando jotas. carla desumisa al Papa. Ni en política territorial ni en polí- E -No he visto gente más interesada que los votantes. Tienes que ofrecerles cosas a cambio de que te voten.