Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 8 de Septiembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.505. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany PAVAROTTI uciano Pavarotti era el vivo retrato de la felicidad. Su abultada cintura embutida en un frac, que le daba un aspecto de cometa, su risa contagiosa rompiéndole la barba, sus manos de Nabuco, su mirada, entre incrédula y golosa, ese enorme fular que le envolvía, su voz atronadora, centrífuga, aerostática, todo en él era timbre, juego, salto. Amarle era tan fácil como mimar a un niño. Su pelambre era de ésas que se te echan la siesta en el regazo. Ayer, por toda Italia, desde la crespa chioma hasta la punta, las ventanas cantaban Vinceró Sería tan hermoso que, con las alas frescas y la luna quebrada, nos diéramos los hombres una cita en el eco. En ese cementerio de voces afinadas donde flota, sagrada, la armonía, y donde ya sin cuerdas se congregan, como una pluma al viento, los sauces más llorones, los temblores más dulces, las místicas coronas, la juventud en flor. Porque estamos de luto, pero de un luto blanco, y algún día se sabrá que el universo es un CD poblado de tenores, que rasguen sus violines las estrellas, que vibre el corazón del violonchelo, que no caiga el telón, que en estos funerales nessun dorma Pavarotti era tutto Pavarotti y, como buen pagano, ingenuo y libertino. Siempre he sabido que era inagotable, y de puro redondo, indestructible. Si me meto en su carne, él también lo sabía. Con su propio talento, con su vida y su masa, hizo todos los panes que le enseñó su padre. Lo imagino en el último minuto, diciéndose otra vez que vencería. El jueves, creo que fue de madrugada, le visitó la muerte para la última prueba. Pero, nada, señores, no hubo modo. Porque a algunas personas, la muerte, tan delgada, se les queda ridícula y pequeña. L Bush, ademas de sus despistes, también tuvo tiempo de verse con Putin y hablar de misiles y vuelos estratégicos REUTERS Bush: no digas esta boca es mía Por la boca muere el pez... y el presidente americano. Esta vez ha sido en Sidney, donde Bush se equivocó de cumbre (OPEP por APEC) y llamó austriacos (ni siquiera austrohúngaros, como Berlanga) a los australianos MANUEL DE LA FUENTE ntes de la Alianza de Civilizaciones, el entendimiento interracial y la sopa multiétnica, cuando (lamentablemente, todo hay que decirlo) la Historia iba en serio (esto es, a tortazo limpio) por menos (por un mero quítame allá esas armas de destrucción masiva) se declaraba una guerra. Pero cuando se vive de la lengua (de doble y hasta de triple filo) por la boca acaba muriendo (o equivocándose) el pez, y hasta el presidente, el presidente Bush. Por lo menos, don George se ha ido lejos, muy lejos esta vez, hasta Australia, para practicar uno de sus deportes preferidos: la metedura de lengua. El hombre estaba allí recién aterrizado y le llevaron ante la cumbre de la APEC (Cooperación Económica AsiaPacífico) en Sidney. Primero, confundió a esta organización con la OPEP. Nada raro, desde crío Bush piensa en petrodólares. La segunda ya sí fue de armas tomar, casi tanto como aquel mítico ¡Viva Honduras! de nuestro compatriota y entonces ministro de Defensa Federico Trillo ante un grupo de soldados salvadoreños. Y todo porque el presidente estadounidense recordó cómo el primer ministro australiano, John Howard, visitó Irak el año pasado para dar ánimo a sus tropas, aliadas de las norteamericanas. Tipos duros, los australianos, recuerden Gallípoli. Lo malo es que Bush se refirió a los militares como soldados austriacos, que tampoco está tan mal, tienen la ópera y el Concierto de Año Nuevo, pero ni siquiera tuvo el detalle de llamarlos austrohúngaros como habría hecho nuestro maestro Berlanga. Afortunadamente y que se sepa, cuando le dieron de cenar estofado de canguro no dijo que la carne de la niñera estaba un poco tiesa. El caso es que en geografía e historia (bastante tienen con hacerla y escribirla, para que encima se la tengan que aprender) los Bush no progresan adecuadamente. Recuerden al hermanísimo Jeb Bush cuando hace cuatro años ante la presencia de Aznar (también a él se le escapó aquel vaya coñazo que les estoy dando ante un micrófono indiscreto) agradeció la amistad del presidente de la República de España Desde luego, tiene su mérito confundir a Aznar con don Niceto Alcalá- Zamora. Pero es que al texano se lo ponen peor que a Martin Sheen en El Ala oeste de la Casa Blanca Un día te levantan en Irak con Condoleezza de carabina y te ponen a revistar a las tropas. Al rato, te sientan en una cumbre sobre el cambio climático en Pernambuco, y unas horas después estás en el Capitolio delante de un puñado de demócratas que quieren tu cabeza: ¡Váyase señor Bush! Así no hay quien maneje un imperio, ni quien diga esta boca es mía. A